El presidente de la Comisión Europea, Donald Tusk, y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.
El presidente de la Comisión Europea, Donald Tusk, y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

Europa quiere vetar a Polonia su derecho al voto en el Consejo de Europa. La razón alegada es que el Gobierno de Varsovia ha cometido graves violaciones de los principios democráticos y del estado de derecho. En concreto, injerencias en las elección de jueces por parte del poder legislativo.

La reforma judicial como excusa: inmigración y cristianismo como trasfondo

La excusa de esta decisión, hasta ahora nunca tomada por la Unión Europea, es la reforma judicial del actual Gobierno polaco. Pero en el fondo hay otro motivos que a nadie se le esconden a estas alturas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Uno de ellos es la negativa de Polonia a aceptar la cuotas migratorias impuestas por Bruselas, y también la defensa de los valores cristianos por parte del Gobierno polaco, frente a una élite política europea que está intentando imponernos la ideología de género y el aborto.

En septiembre el Parlamento Europeo aprobó una resolución considerando “violencia contra la mujer” la existencia de leyes que protegen a los hijos por nacer

De hecho, en septiembre el Parlamento Europeo aprobó una resolución considerando “violencia contra la mujer” la existencia de leyes que protegen a los hijos por nacer. El resultado de estas políticas está siendo que la UE se está transformando en un macroestado que sólo admite una forma de opinar.

La hipocresía de las élites de Bruselas en materia judicial

Yo creo que el Gobierno polaco se equivoca al mediatizar políticamente la Justicia, pero me parece tremendamente hipócrita que la UE sólo se fije en el caso polaco. Por ejemplo, los Países Bajos ni siquiera tienen Tribunal Constitucional.

Es precisamente el país de Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea y comisario europeo de la Mejora de la Legislación, Relaciones Institucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales.

El holandés Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea y comisario europeo de la Mejora de la Legislación, Relaciones Institucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales. / EFE
El holandés Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea y comisario europeo de la Mejora de la Legislación, Relaciones Institucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales. / EFE

Ha sido él quien ha anunciado las sanciones contra Polonia, acusando a su Gobierno de violar el Estado de Derecho y la independencia judicial. Pero la cosa en los Países Bajos aún va más allá.

La curiosa independencia judicial que hay en el país de Frans Timmermans

Como señala Greta Massa Gallerano, doctora en Derecho por la Universidad de Calabria y por la Universidad de Granada, la Constitución neerlandesa “otorga (indirectamente) al Parlamento la exclusividad del control de la constitucionalidad de las leyes”.

El artículo 120 de esa Constitución señala: “La Constitucionalidad de los Actos del Parlamento y los tratados no serán revisados por los tribunales”. Además el artículo 118.1 dice: “Los miembros del Tribunal Supremo de los Países Bajos serán nombrados a partir de una lista de tres personas elaborada por la Cámara Baja de los Estados Generales”. Y el artículo 119 establece que a los parlamentarios, ministros y secretarios de Estado sólo los puede juzgar este tribunal.

En los Países Bajos, Luxemburgo, Alemania o Francia también son los políticos los que designan a los jueces de los tribunales supremos o constitucionales

Es decir, que a los componentes del Tribunal Supremo neerlandés los eligen los políticos, y esos mismos políticos sólo pueden ser juzgados por ese tribunal. ¿Esto es lo que Frans Timmermans y sus compatriotas entienden por independencia judicial? ¿El señor Timmermans tiene previsto anunciar acciones para sancionar a los Países Bajos?

En el país de Juncker a los jueces los designa el Gran Duque

Veamos ahora el caso de Luxemburgo, país del que procede Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Esto dice el artículo 90 de la Constitución de Luxemburgo: “Los jueces de paz y los jueces de los tribunales son nombrados directamente por el Gran Duque. Los consejeros de la Corte y los presidentes y vicepresidentes de las cortes de distrito son nombrados por el Gran Duque por consejo de la Corte Superior de Justicia”.

Jean Claude Juncker
Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. (Fotografía: Olivier Hoslet / EFE)

Es decir, que allí el Jefe del Estado nombra a los jueces. Imaginemos por un momento la que se estaría liando si la reforma judicial polaca hubiese otorgado al presidente de la República de Polonia el poder de designar a los jueces, que ni siquiera ha sido el caso.

Pues eso pasa en Luxemburgo. ¿Esto entienden por independencia judicial Juncker y sus compatriotas? ¿El señor Juncker anunciará acciones para sancionar a Luxemburgo?

En el país de Merkel los políticos designan a la Corte Constitucional

Veamos ahora el caso de Alemania. Como tal, ese país no tiene ni siquiera una Constitución propiamente dicha. Existe una Ley Fundamental de la República Federal de Alemania.

Su artículo 94 afirma lo siguiente: “Los miembros de la Corte Constitucional Federal serán elegidos por mitades por el Bundestag y por el Bundesrat”, es decir, por el Parlamento Federal y por el Consejo Federal (por así decirlo, el Senado alemán). Es decir, los miembros de la Corte Constitucional Federal son elegidos por políticos del Poder Legislativo.

La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel. / EFE

El artículo 95 habla sobre las Cortes Federales de Justicia, Contencioso-Administrativa, Social, de Hacienda y de Trabajo, que funcionan a modo de tribunales supremos.

En su punto 2 el citado artículo afirma: “Los magistrados de estos tribunales serán designados por el ministro federal competente para el respectivo ámbito, conjuntamente con una Comisión para la elección de jueces, compuesta por los ministros de los Länder competentes en su respectivo ámbito y por un número igual de miembros elegidos por el Bundestag”.

La Comisión Europea actúa como un gobierno, pero los ciudadanos no participamos en su elección

Es decir, que como se puede ver, los políticos también forman parte en la elección de los miembros de esos tribunales supremos. Hay que decir que la canciller alemana Angela Merkel ha criticado la reforma judicial polaca. ¿Quiere eso decir que va a reformar la Ley Fundamental alemana? ¿Tal vez veamos a Merkel pidiendo sanciones contra su propio país?

En el país de Macron el Consejo Constitucional es elegido por los políticos

Veamos ahora el caso de Francia. En ese país la suprema autoridad en materia constitucional la ostenta el Consejo Constitucional. Según el artículo 56 de la Constitución francesa, ese Consejo está compuesto por nueve miembros: “Tres de los miembros son nombrados por el presidente de la República, tres por el presidente de la Asamblea Nacional, tres por el presidente del Senado”.

Es decir, todos los miembros de ese Consejo Constitucional son elegidos por políticos. Además, como órgano de gobierno de los jueces Francia tiene al Consejo Superior de la Magistratura. Tiene 15 miembros, de los cuales seis son nombrados por el presidente de la República, el presidente de la Asamblea Nacional y el presidente del Senado (cada uno nombra a dos miembros).

Emmanuel Macron
El presidente de Francia, Emmanuel Macron. / EFE

El actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha sido uno de los políticos más beligerantes contra Polonia. Durante las elecciones presidenciales francesas de la pasada primavera prometió usar las estructuras de la UE para castigar a Polonia. ¿Por qué no usa las estructuras de la UE para pedir a Francia que los políticos no se metan en el poder judicial?

¿Quién elige a la Comisión Europea y quiénes son sus miembros?

Por lo demás, hay un detalle llamativo de toda esta ofensiva política de las élites de Bruselas contra Polonia. ¿Quién ha elegido a la Comisión Europea?

Por si no lo sabes, te lo explico yo: el presidente de esa comisión es elegido por el Parlamento Europeo a propuesta del Consejo Europeo (formado a su vez por los jefes del Estado o de Gobierno de los países miembros).

La comisaria polaca y el presidente del Consejo Europeo, también polaco, pertenecen al principal partido de la oposición en Polonia

Los restantes 27 miembros son designados por el Consejo de Europa. Es decir, que la Comisión Europea actúa como un gobierno, pero los ciudadanos no participamos en su elección. Pero hay más datos significativos sobre la composición de este curioso gobierno europeo. Para empezar me pregunto cuántos ciudadanos conocemos a alguno de sus miembros (conocidos como comisarios), aunque sólo sea que teóricamente ha sido nombrado por su país.

¿Saben los españoles, por ejemplo, que Miguel Arias Cañete es uno de ellos? Curiosamente, la comisaria polaca es Elzbieta Bienkowska, de la Plataforma Cívica, es decir, el principal partido de la oposición al actual Gobierno polaco.

No sería arriesgado suponer que eso ha tenido alguna influencia en el actual castigo que ha emprendido la Comisión contra Polonia, pero por si alguien cree que no, hay que añadir que el actual presidente del Consejo Europeo es el polaco Donald Tusk, también de la Plataforma Cívica.

Gobiernan desde Bruselas los que perdieron las últimas elecciones polacas

Hay que tener en cuenta que la Plataforma Cívica tuvo un 24% de los votos en las últimas elecciones generales polacas de 2015, frente a un 37% de los votos del partido Ley y Justicia, actualmente en el gobierno de ese país.

Cabe preguntarse si la oposición polaca está emprendiendo una ofensiva jurídica o una operación de venganza por haber perdido las elecciones. En todo caso, con esta operación de castigo contra Polonia, el ya considerable rechazo que hay en ese país hacia la UE no va a hacer más que aumentar.

Ese castigo y la consolidación del Grupo Visegrado (compuesto por Hungría, Polonia, la República Checa y Eslovaquia) que agrupa a países muy críticos con la línea que siguen las élites de Bruselas, podría acabar suponiendo una fractura de la Unión Europea, en buena medida provocada por el empeño de sus mandatarios en aumentar su poder a costa de la soberanía nacional de los países miembros. Eso sí que es un caso claro de autoritarismo.

Artículo original publicado por Elentir en su blog Contando Estrelas.

También te puede interesar:

Bruselas activa la “bomba atómica” de las sanciones contra Polonia por su reforma judicial

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido y residente en Vigo. Diseñador web y gráfico con 18 años de experiencia, aficionado a la fotografía y bloguero. Publica desde 2004 el blog "Contando Estrelas", en el que ha escrito más de 9.000 artículos sobre temas de actualidad, cultura, defensa y nuevas tecnologías. Participa desde hace muchos años en el movimiento cívico: es socio de HazteOir.org desde 2003, socio de Galicia Bilingüe desde sus inicios en 2007, miembro de la Red Liberal desde 2008 y colaborador de CitizenGO desde 2013. Admirador de J.R.R. Tolkien, su pseudónimo es una palabra en idioma quenya (la lengua élfica creada por el escritor británico) que significa "observador de estrellas”.