Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel/ Wikimedia

Una cosa es predicar y otra dar trigo. La canciller alemana, Angela Merkel, ha admitido su error en la política de refugiados y ha anunciado que detendrá «la inmigración ilegal» enviando de vuelta a sus países de origen a los falsos refugiados.

Un año y medio después de la campaña «Welcome refugees» las cosas no han salido como esperaban los líderes de la CDU. Muy pronto los problemas se multiplicaron en muchos puntos de Alemania, y el pasado fin de año ciudades como Colonia y Hamburgo fueron testigo de las violaciones masivas cometidas por refugiados a mujeres alemanas.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Merkel ha reconocido en Viena -otro lugar de paso de la inmigración proveniente de Oriente Medio- su política errática. «Queremos detener la inmigración ilegal al tiempo que nos mantenemos a la altura de nuestras responsabilidades humanitarias».

Se calcula que Alemania ha recibido más de un millón de refugiados procedentes de Siria, entre los cuales muchos de ellos ni eran refugiados ni eran sirios. Algo que incluso ha reconocido la propia agencia de refugiados ACNUR.

El fracaso electoral de la CDU precipita la reacción

En este proceso de reconocimiento de la culpa, el Gobierno alemán llegó a acusar a Pakistán y varios países de África del Norte de cerrar las puertas de vuelta a los inmigrantes refugiados que son rechazados en Alemania.

Es más que probable que el reciente fracaso de la CDU en las recientes elecciones municipales en Berlín haya sido la causa que ha hecho a Merkel abrir los ojos ante el problema que ella generó en parte. «Ojalá pudiera dar marcha atrás en el tiempo para estar mejor preparados», ha llegado a decir.

 

No obstante, este martes Merkel ha afirmado que la Unión Europea tiene un «deber humanitario» ante los refugiados que huyen de la guerra en Siria, así como los que huyen de los terroristas del Estado Islámico en Irak. «Nuestro sistema de valores reconoce la libertad religiosa y eso significa que no diferenciamos entre personas de creencias cristianos o musulmanas, ofreciendo a unos protección y a otros no».

Comentarios

Comentarios

Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.