AMLO parece haberse convertido en la antitesis de Bukele...
AMLO parece haberse convertido en la antitesis de Bukele...

México se encuentra ya en plena campaña electoral que culminará el domingo 2 de junio con la elección del nuevo Presidente de la República que, por primera vez en la historia, todo parece indicar que será una mujer.

Jornadas agotadoras las que están llevando a cabo tanto quienes aspiran a residir en el Palacio Nacional como quienes desean una gubernatura, un escaño en el Senado, una curul en la Cámara de Diputados e incluso fungir como alcaldes en la Ciudad de México.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Jornadas agotadoras en las que veremos tanto carcajadas espontáneas de los candidatos como sonrisas fingidas que no llegan ni a simples muecas.

Giras a través del territorio nacional o visitando ciudades y pueblos en los estados así como escuchando los problemas de los vecinos en colonias residenciales o en barrios proletarios.

Debates entre los candidatos, debates en los que se escucha de todo desde propuestas serias y ocurrencias ingeniosas hasta faltas de respeto.

Ruedas de prensa, mesas redondas y entrevistas a los medios.

Un amplio menú que contribuye a ponerle una pizca de sal a lo que pudiera parecer rutinario.

Bueno, eso es lo que ocurrió durante varias elecciones que se han llevado a cabo a lo largo del tiempo. Algo que, aunque parezca aburrido, podría ser lo deseable.

Porque lo preocupante es que en estas elecciones de 2024 ha entrado en escena un siniestro personaje que puede echar a perder la fiesta e incluso llegar al extremo de que se ponga en entredicho la validez de la elección.

Nos referimos a la creciente influencia del crimen organizado que a toda costa pretende que salgan elegidos candidatos de su agrado.

Es tal el poder que han ido consiguiendo estas mafias que existen zonas del país en donde si alguien desea postularse a un puesto de elección popular, forzosamente, necesita el visto bueno de los narcos de la región.

Y si acaso el aspirante no consigue el visto bueno, lo mejor que puede hacer es retirarte cuanto antes pues sí se empeña en seguir adelante puede acabar sus días como víctima de una balacera.

¿Dónde quedó el estado de Derecho? ¿Hemos llegado a una situación límite en la que las autoridades son simples marionetas manipuladas por las mafias?

Y es que si quienes han conquistado una alcaldía, diputación o presidencia municipal, lo han conseguido debido al visto bueno de implacables delincuentes….¿Qué garantías pueden tener los ciudadanos de que tendrán gobernantes honestos dispuestos a protegerlos?

Dentro de la tensión propia de una campaña en la que los narcos tienen un poder casi absoluto….¿Qué tan seguros pueden sentirse los candidatos? ¿Quién les garantiza a los ciudadanos que

podrán votar tranquilamente el 2 de junio?

¿Quién protege a los candidatos ante el riesgo –muy real- de que sufran un atentado?

¿Quién protege a los ciudadanos que se arriesgan a ir a votar en zonas dominadas por la delincuencia?

“Abrazos, no balazos” se nos dijo hace seis años que esa sería la solución.

La terca realidad desmintió tan ingenuos propósitos ya que la delincuencia ha subido a niveles nunca antes vistos.

Dentro de sus extravagancias, parecer ser que Nayib Bukele, presidente de El Salvador, fue el único que entendió que esa no era la solución, motivo por el cual decidió hacer exactamente lo contrario o sea “balazos, no abrazos”

Bukele ha metido en la cárcel a más de 75 mil personas, muchas de las cuales ignoramos si son criminales o simples infelices involucrados en delitos que jamás pudieron haber cometido.

Volviendo a México, conforme van pasando los días y más nos acercamos al 2 de junio, el corazón nos late con más fuerza al ver cómo, dentro de un ambiente tan desolador –todo, absolutamente todo- puede ocurrir…

Quiera Dios que nos equivoquemos y que todo lo que hemos dicho sea una exageración.

Quiera Dios…

Comentarios

Comentarios

Abogado, historiador y periodista. Editorialista de el Heraldo de México (1973-2003). Colaborador de varias revistas mexicanas y españolas. Corresponsal en México de la revista Iglesia-Mundo (1981-1994). Autor de 'La cruzada que forjó una patria' (1976); 'Forjadores de México' (1983); 'Los mitos del Bicentenario' (2010) e 'Isabel la Católica. Su legado para México (2013).