Cartel propagandístico del Partido Comunista Chino.
Cartel propagandístico del Partido Comunista Chino.

Xi Jinping está actuando según una antigua estratagema china. Esta es: «Sentarse en la cima de la montaña y ver pelear a los tigres».  En Estados Unidos lo decimos de forma mucho menos poética: «Let’s you and him fight” (Hagamos que tú y él se peleen). 

Desde su posición en la cima de la montaña, Xi sigue de cerca los combates en Ucrania y la reacción mundial que provocan. No hay duda de que Xi espera que el presidente ruso, Vladimir Putin, logre tomar el antiguo país soviético. Después de todo, Xi espera algún día lanzar su propia “acción militar especial” contra la isla de Taiwán.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La alianza estratégica de China con Rusia ya ha comenzado a dar dividendos a Xi: la aventura ucraniana de Putin ha desviado la atención de EEUU de Asia a Europa. La parte geopolítica del discurso del presidente Biden en el State of the Union de hace unos días fue un incesante martilleo a Rusia sobre Ucrania. Y apenas si mencionó a China, donde se originó un virus mortal que mató a millones en todo el mundo.

Por un lado, tenemos al ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, “lamentando” públicamente el “estallido del conflicto” en Ucrania. Pero, por otro lado, cabe recordar que Putin voló a Beijing, justo cuando comenzaban los Juegos Olímpicos de Invierno. Se reunió en persona con Xi y firmó nada menos que  15 acuerdos  comerciales diferentes, incluyendo petróleo y gas natural. Luego, justo cuando los panzer de Putin comenzaron a entrar en Ucrania, China  abrió sus puertas  al trigo ruso. No cabe duda que ambos países coordinaron el momento del ataque, incluso por el detalle de que Putin retrasara su invasión hasta que terminaran los juegos de Beijing.

En otras palabras, Putin se dispuso a expandir su imperio sabiendo que el Partido Comunista Chino lo respaldaba y lo ayudaría a aliviar el dolor de las sanciones económicas que seguramente seguirían a la invasión.

La alianza de Xi con Putin ya ha dado sus frutos, desviando la atención de Occidente de China mientras Rusia invade Ucrania. Pero hay mucho más detrás el show mediático. Y es que el presidente chino, Xi Jinping, ha desplegado su juego en favor de lo que llama «acción militar especial» contra Taiwán.

Los llamados posteriores de China a un acuerdo de negociaciones no son más que una pantalla. Por eso Pekín se niega a llamar invasión a la “acción militar especial” de Putin contra Ucrania. 

Los verdaderos sentimientos del régimen de Beijing se manifiestan alto y claro en las redes sociales, que están llenas de propaganda pro-Putin y pro-Rusia, cosa que no sería permitida si no siguiera la línea política del partido.  

Aunque Xi espera ver a EE. UU., el principal rival de China en el Indo-Pacífico, empantanado en una guerra de poder en Ucrania, la lucha callejera en Kiev y otras ciudades, esta resistencia puede hacer que el dictador chino detenga sus planes sobre Taiwán. Si los ciudadanos de Taiwán luchan como los ucranianos, y las tres cuartas partes han dicho que tomarían las armas para defender a su país, entonces la toma de la isla podría costar decenas o incluso cientos de miles de vidas y prolongarse durante muchas semanas o meses.

Dudo que los costos humanos de una invasión sean un gran peso en la conciencia de Xi. Después de todo, los líderes del Partido Comunista Chino – PCCh han demostrado repetidamente que tienen una actitud arrogante y de desprecio hacia la vida humana. El número de víctimas de las purgas, guerras y hambrunas del partido ronda los 100 millones más o menos . ¿Qué podrían significar 100.000 más?

Pero, como Putin está aprendiendo por su cuenta y riesgo, el tiempo no está del lado del invasor. Cuanto más tiempo pueda mantenerse la resistencia, más probable es que reciba ayuda de sus aliados, y más profundamente afectarán las sanciones impuestas.  

Lo que pocos comentan es una sanción en particular que tiene la capacidad de hacer sudar frío a Putin en su búnker, e incluso puede convencer a Xi de dejar de lado sus propios planes de invasión. Se ha conformado un grupo de trabajo transatlántico que tendrá como objetivo actuar sobre los activos en el extranjero de Putin y su círculo íntimo.

La declaración oficial dice :

“Nos comprometemos a aplicar sanciones y otras medidas financieras y de ejecución a funcionarios y élites rusos adicionales cercanos al gobierno ruso, así como a sus familias y sus facilitadores…”.

Un funcionario estadounidense fue aún más directo :

“Tomaremos sus yates, sus apartamentos de lujo, su dinero y su capacidad para enviar a sus hijos a universidades de lujo en Occidente”. 

Los líderes del PCCh tienen mucho más dinero, yates, apartamentos de lujo y familiares en Occidente que los oligarcas rusos. Y si sienten que la invasión de Taiwán pondría en peligro todo eso, podrían decidir dejar que la isla siguiera su propio camino.

Si hay algo que detendrá la carnicería en Ucrania, y disuadirá permanentemente la agresión del PCCh contra Taiwán, es esta amenaza para los oligarcas rusos y chinos de que les confiscarán el dinero que han robado a sus propios pueblos y escondido en el extranjero.

Putin y Xi han tenido una relación amistosa durante mucho tiempo, pero todo eso podría cambiar si Occidente toma medidas enérgicas contra los oligarcas de sus respectivos países.

Putin puede imaginarse que es la reencarnación de Pedro el Grande, pero sospecho que quienes lo sostienen están mucho más preocupados por mantener sus yates que por reconstruir la Unión Soviética, pieza por pieza. Y ellos bien podrían decidir poner en su lugar a un nuevo zar menos ambicioso.

Y, mientras tanto, Xi seguirá observando desde la cima de la montaña.

Artículo publicado originalmente en inglés en el New York Post, 5 marzo, 2022 https://nypost.com/2022/03/05/with-us-distracted-by-ukraine-china-plots-its-own-invasion/

Steven W. Mosher es el presidente del Instituto de Investigación de la Población y autor de » Bully of Asia: Why China’s Dream is the New Threat to World Order «.

Comentarios

Comentarios