Emma ha estado congelada siendo un embrión durante 24 años.
Emma ha estado congelada siendo un embrión durante 24 años.

El caso de Tina Gibson y su marido Benjamin es una historia llamativa que ha llegado bien a término, pese a la excepcionalidad del caso.

Tina ha dado a luz recientemente a Emma Wren. Algo normal si no fuera que Emma es el bebé que más tiempo ha estado congelada siendo un embrión. En 1992 fue congelado y hasta 24 años después no ha sido implantado.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Su madre nació en 1991, apenas 18 meses antes que su inicio de la vida, pese a que ésta quedara detenida durante casi un cuarto de siglo.

Como consecuencia de no poder concebir naturalmente con su marido debido a una fibrosis cística que padecía el marido, decidieron adoptar un embrión congelado del Centro Nacional de Donación de Embriones de Knoxville, en Tennessee, Estados Unidos.

En Estados Unidos existen entre 700.000 y un millón de embriones humanos congelados

Tal y como ha contado el Daily Mail, no fue hasta el día antes de la implantación cuando la pareja cayó en la cuenta del tiempo que el embrión estaba congelado, aunque eso no les detuvo para poder darle plenitud a ese feto. Además, como ha explicado la propia Tina, “ella y yo, que teníamos las dos 25 años, podíamos haber sido muy buenas amigas”.

En un primer momento la pareja había decidido adoptar a un bebé por la imposibilidad de que ella se quedara embarazada, pero en una conversación con el padre de Tina supieron de la posibilidad de adoptar un embrión congelado. En un primer momento rechazaron esa opción, pero finalmente se decidieron a llevarlo adelante.

Se estima que en Estados Unidos hay entre 700.000 y un millón de embriones humanos congelados.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo y filosofía, lo que le permitió descubrir Roma. Catalán afincado en Madrid, amante de España y sus diversidades. Ávido lector y cariñoso contador de cuentos en casa.