Justin Trudeau, Sir Keir Stramer y Joe Biden.
Justin Trudeau, Sir Keir Stramer y Joe Biden.

Pensaba utilizar, en el titular, la expresión izquierda moderada, pero creo que no es, ni por asomo, acertada, razón por la cual he escogido la de izquierda esnob. También, valdrían los apelativos guay, cool, fashion y trendy. Incluso cabría el calificativo de sexy left.

Hecha esta aclaración, procedo a exponer mi teoría, la cual puede que sea equivocada y ojalá resulte así. Albergo el convencimiento de que nos están asustando con el advenimiento del comunismo, para que nos conformemos con la izquierda esnob.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

De hecho, ya he oído a más de uno de la derecha decir que prorrumpiría en aplausos con la llegada de un Albert Rivera, Felipe González o político de parecida índole y pelaje, esto unido al último viraje hacia la izquierda de Ciudadanos. Ya empiezan a encajar demasiadas piezas en el rompecabezas.

Para más inri, Aldous Huxley, un augur más perspicaz incluso que George Orwell, de esos que lo aciertan casi todo en sus pronósticos sobre el futuro, presagió, en su obra Un mundo feliz, que se nos asustaría con la llegada de la revolución, para que nos conformásemos con la estabilidad. Sus vaticinios, publicados en los años treinta del siglo XX, coinciden sobrecogedoramente con mis sospechas. Encajan todavía más piezas del rompecabezas.

Aldous Huxley, para colmo, auguró que se nos asustaría con la llegada de la revolución, para que nos conformásemos con el gobierno mundial de la estabilidad, lo cual coincide al pie de la letra con aquello que me brinda la intuición.

Aguardo la sospecha de que este fenómeno no es exclusivamente español, sino mundial. Se nos está asustando con el aterrizaje del comunismo, para que la derecha se tranquilice con la instauración una izquierda esnob internacional, en aras de consolidar una especie de poder unificado a nivel global, una especie de izquierdismo cool trasnacional y de carácter vitalicio.

La albert-riverización de exsocialistas como Manuel Valls y Enmanuel Macron es un indicio de la construcción de esta izquierda esnob, vitalicia y aceptada por amplios sectores de la derecha. El auge de líderes cool como Justin Trudeau en Canadá, el cambio del izquierdista declarado Jeremy Corbyn por Sir Keir Starmer (definido como soft left) en el Partido Laborista británico, y la demonización de Trump para realzar la reputación del Partido Demócrata a nivel internacional, son señales de la instauración de este izquierdismo fashion, cosmopolita, global e indefinido.

Frente a la revolución, quieren que nos conformemos con la estabilidad, para que caigamos en el conformismo y de este modo, queden minados nuestros anhelos de reconstruir la civilización católica occidental. 

Comentarios

Comentarios

Escritor por vocación y amor a las causas nobles. Mi licenciatura en Derecho no me ha impedido dedicarme profesionalmente al periodismo durante una temporada de mi vida, oficio que desempeñé en Intereconomía, casa en la que blandí la pluma, con más fuerza que la espada, cerca de 4 años. En el presente, no vivo solamente de escribir, sino de otros menesteres, al igual que Cervantes, pero es una afición que sigo cultivando como colaborador en diversos medios de comunicación y a través de mi blog, El Despacho de Don Pepone, el cual goza ya de más de 1 millón de visitas