Representantes del PSOE, entre ellos Odón Elorza (cuarto por la izquierda), durante su visita al Valle de los Caídos para pedir el traslado de los restos de Franco. / Flickr PSOE
Representantes del PSOE, entre ellos Odón Elorza (cuarto por la izquierda), durante su visita al Valle de los Caídos para pedir el traslado de los restos de Franco. / Flickr PSOE

El pasado mes de diciembre el Partido Socialista registró en el Congreso una propuesta de ley que pretende reforma la Ley de Memoria Histórica de Zapatero, y que en muchos aspectos parece radicalizarla, por el mero hecho de tratar de cambiar la historia de lo acontecido.

El miércoles 28 de febrero varios representantes del PSOE acudieron al Valle de los Caídos para que solicitar que deje de ser «memoria franquista y nacional-católica» y se transforme en un Centro Nacional de Memoria.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Como cada legislatura en la que no han gobernado, el PSOE ha convertido la Guerra Civil y la Memoria Histórica en una de sus propuestas estrella y con la propuesta de ley, parece que pretende radicalizarla. Eso sí, desde el partido, tratan de ofrecer un rostro amable.

La reforma que ha propuesto el Partido Socialista todavía no ha recibido respuesta ni del Partido Popular ni de Ciudadanos; Podemos la apoyará, así como otros grupos

Lo que parecía claro es que la propuesta de ley saldría adelante ya que pese a que «no ha respirado ni el Gobierno ni Ciudadanos», en lo sustancial con la propuesta está de acuerdo «Podemos y algunos otros grupos», ha afirmado Odón Elorza a Actuall. «Al Gobierno no le gustará y a Ciudadanos creo que en parte tampoco, pero ya veremos qué le gusta y qué no», ha asegurado.

Sin embargo, este jueves 1 de marzo el Gobierno, en el límite de plazo ha vetado la propuesta socialista de reforma de la Ley de Memoria Histórica al estimar que supondría un aumento de los créditos presupuestarios en más de 213 millones de euros, tal y como ha informado Europa Press. Ahora será la Mesa del Congreso el órgano encargado de decidir sobre la tramitación de la propuesta socialista. En ese caso, la pelota está en el tejado de Ciudadanos, que deberá decidir si bloquear definitivamente la propuesta de ley.

Para Odón Elorza, la intención de esta reforma es «dar vida a una memoria democrática. Memoria democrática de lo que sucedió en aquellos años y de lo que luego derivó de aquella Guerra Civil», aunque algunas de las intenciones o propuestas que aparecen en la ley, más que recordar lo que pretenden es transformar unos acontecimientos: secuestro de libros, adoctrinamiento escolar o supresión de la libertad de expresión en materia histórica.

Una delegación socialista acudió al Valle de los Caídos a pedir que trasladen los restos de Franco.
Una delegación socialista acudió al Valle de los Caídos a pedir que trasladen los restos de Franco. / EFE

«Se trata de eliminar símbolos, calles, monumentos que puedan significar realmente la exaltación de un régimen franquista. Y en eso es en lo que estamos desde hace años. En algún caso puede haber duda, puede ser opinable pero la mayor parte de los vestigios, nombres y denominaciones que aún quedan, que no son muchos, pero que quedan en España se trata de que no se mantengan como elementos que formen su exaltación y recuerdo de figuras que no deberían estar presidiendo nombres de calles en España ni se merecen un monumento desde el punto de vista de la cultura democrática y los valores de la reconciliación», ha afirmado el diputado por Guipúzcoa. Sin embargo, curiosamente, en base a la Ley de Memoria Histórica aún vigente, se retiran nombres de calles a mártires de la fe cristiana o a de militares como Millán Astray, fundador de la Legión y cruces en recuerdo a fallecidos (como en Callosa de Segura).

Y para preservar la supuesta imparcialidad, se pretende crear una Comisión de la Verdad que «contemplará todas las violaciones de Derechos Humanos y otras cuestiones que acontecieron en aquellos años. Me parece que es un trabajo necesario y que dará buenos frutos y que contribuirá a cerrar algunas heridas y a clarificar otras cuestiones», ha asegurado Elorza. Pero volvemos a los hechos y cómo al amparo de la Ley de Memoria Histórica, se pretende homenajear a fusilados por el bando nacional, de los que se sabe que más de 300 de ellos, pertenecían a las chekas que sembraron el pánico por las calles de Madrid y a los que se les atribuyen cientos de asesinatos de mujeres, sacerdotes, simples cristianos.

Con la nueva ley se ilegalizan las asociaciones que defiendan el franquismo, se destruirá libros que lo defiendan y se condenará a penas de cárcel a quien lo manifieste en público

Según Elorza, «la Comisión de la Verdad no tiene ningún espíritu de búsqueda de venganza o de aflorar unas cosas para tapar otras. No. Será de gente de composición muy independiente, de gente muy profesional, muy valiosa». Pero como decíamos anteriormente, parece que las medidas que se impondrán a quienes se aparten del informe que pueda surgir de esa comisión, lo pagarán en sus propias carnes: ilegalización de asociaciones y fundaciones que realicen apología del franquismo (¿La Asociación en Defensa del Valle de los Caídos o la Fundación Francisco Franco hacen apología del franquismo por defender su memoria?), penas de cárcel de hasta cuatro años a quienes produzcan o difundan escritos que fomenten el franquismo (¿Stanley G. Payne, Pío Moa o Fernando Paz serían condenados por sus escritos?), los tribunales acordarán la destrucción de libros que promuevan el franquismo (¿se repetirá la quema de libros como en la época nazi?¿Alemania permite la publicación de Mein Kampf y en España se prohibirán libros de Historia?).

Sí es cierto lo que ha comentado el diputado Elorza de que «hay varios miles de muertos enterrados, en lugares que se conocen o no, en las cunetas y que fueron fusilados, asesinados de maneras totalmente indignas, sin juicios previos durante la guerra» y que hay que «saber dónde están enterrados los restos y darles una sepultura digna». En eso todo el mundo puede estar de acuerdo por ser un acto de humanidad, y por que como se está descubriendo en algunas de las fosas que se han excavado, en ellas hay personas que militaban en el bando republicano y también en el nacional. Todas ellas merecerían un entierro digno. Pero todas. No volver a tapar las fosas si los cadáveres que se encuentran no son del color que se busca.

¿Y sobre las tumbas de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera? «Que permanezcan en el altar de una basílica los restos del dictador es algo que realmente llama la atención y va contra cualquier principio democrático», ha dicho Olorza. Pero la familia y los monjes benedictinos, custodios de ese lugar de culto, deberían ser quienes determinen dónde deben reposar los restos, no imponérselo por ley. Además, fue el Rey de España el que determinó que Franco fuera enterrado en el Valle de los Caídos.

También te puede interesar:

Prisión al disidente y otras 4 barbaridades de la nueva ley de Memoria Histórica del PSOE

Comentarios

Comentarios