El problema es que los periodos oscuros no están en los años 30 del siglo pasado, o en el Régimen franquista, sino mucho más cerca de lo que Sánchez cree. En realidad…

Se cerrará un periodo oscuro de la democracia en España, cuando el Gobierno garantice el derecho constitucional de los españoles a trabajar. Y determinados gobiernos -Zapatero primero y Sánchez después, socialistas ¡también es casualidad!- se empeñan en destruir empleo. El primero se llevó por delante 3 millones de puestos de trabajo, y mientras muchos de los náufragos viven con el agua al cuello, él se ha ido de rositas, viviendo del chollo de los 100.000 euros anuales como consejero de Estado. Como socialista que es podría haber renunciado en solidaridad con los parados, pero no. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y Sánchez va camino de reeditar los records de Zapatero. Agosto ha terminado con 54.371 desempleados más, lo que supone la mayor subida en este mes desde 2010. El volumen total de parados se sitúa en 3.065.804 desempleados, con lo que España no baja de la barrera de los 3 de millones en la que entró con Zapatero.

Señor Sánchez no dé lecciones sobre periodos oscuros. La única oscuridad de muchos españoles es su futuro económico. 

Se cerrará un periodo oscuro de la democracia en España  cuando nuestros gobernantes sepan Historia para no repetir los errores del pasado. E historia bien reciente -no la guerra de nuestros abuelos-. Sánchez va a repetir dos de los mayores errores de Zapatero: dar oxígeno a los separatistas -es lo que ZP hizo con el Estatut-; y ponerse una venda ante la crisis económica. ZP no movió un dedo ante el tsunami porque negó que existiera. Sánchez ya ha dicho que no hay desaceleración, pese a los avisos del Banco de España, a la vista de los indicadores rojos de consumo, inversión y empleo. 

Cuando la iniciativa de la sociedad civil no se vea frenada por esa forma de robo que son los impuestos (estatales, autonómicos, locales)

Se cerrará un periodo oscuro de la democracia cuando volvamos a tener una clase media sólida y ancha, próspera y emprendedora, que no viva yugulada por pesadas cargas fiscales Cuando la iniciativa de la sociedad civil no se vea frenada por esa variedad de robo que son los impuestos (estatales, autonómicos, locales)

Se cerrará un periodo oscuro de la democracia en España cuando vuelvan a estar separados los tres poderes, y el judicial no sean un fotocopia del reparto de poder político. La responsabilidad, por cierto, de la politización de la justicia -un rasgo propio de regímenes autoritarios- es del PSOE, de la época de Felipe González. ¿Y qué hizo el PP?, Lo de siempre: nada. 

Se cerrará un periodo oscuro de la democracia, cuando el golpismo deje de ser una amenaza para la unidad de España y una burla permanente de la Constitución. Y no parece que el Gobierno central haga gran cosa por defenderlos ante la aventura secesionista en Cataluña. Un proceso que amenaza con enquistarse, y que ya está incubando su camada negra: como se ha sabido recientemente los Comités de Defensa de la República (CDR) tienen cachorros preparados para cometer atentados. 

Se cerrará un capítulo oscuro de la democracia, cuando el Estado deje de amparar el crimen del aborto. No puede haber democracia mientras cada año se asesine a unos 100.000 bebés con la bendición de Gobierno, jueces y parlamento. En eso poco se diferencia España de cualquier tiranía totalitaria. Sobre todo porque con las leyes socialistas -de nuevo-, no solo se destruyen vidas humanas, sino que esa forma de exterminio se ha convertido en un derecho.

Se cerrará un capítulo oscuro de la democracia cuando se respete el derecho de los padres a elegir la educación de los hijos

Se cerrará un capítulo oscuro de la democracia cuando se respete el derecho de los padres a elegir la educación de los hijos sin injerencias de ideologías totalitarias como la de Género.

Se cerrará un capítulo oscuro de la democracia cuando España se sacuda -como el pirata de Espronceda- el yugo del partidismo, verdadero cáncer que impide que el ciudadano esté representado por la clase política, y que lo supedita todo al interés particular y no al bien común. 

Se cerrará un capítulo oscuro de la democracia, cuando los partidos dejen de considerar la alternancia en el poder un Juego de Tronos en el que lo que importa no es la voluntad del ciudadano expresada en las urnas, sino encaramarse al trono, si hace falta con atajos -como hizo Sánchez con la moción de censura-, y mantenerse ‘per saecula’, aliándose con los aliados y cómplices del Rey de la Noche (podemitas, nacionalistas y golpistas).

Se cerrará un capítulo oscuro de la democracia, cuando desaparezca el cortoplacismo electoralista. El ejemplo más mezquino lo tenemos en las prisas del Gobierno por sacar a Franco del Valle, después del fallo del Supremo y antes de las elecciones, golpe de efecto con el que pretende arañar votos de ese Frente Popular perroflauta que son los podemitas-separatistas.Mientras tanto, señor Sánchez, no nos venga con lecciones sobre oscuridad y sobre democracia. No es usted el más indicado para darlas.

Comentarios

Comentarios

Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Fue fundador y director de Actuall. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.