El nuevo presidente chileno Sebastián Piñera mientras se dirige a sus simpatizantes. / EFE
El nuevo presidente chileno Sebastián Piñera mientras se dirige a sus simpatizantes. / EFE

Las encuestas previas al día de la votación en Chile pronosticaban un reñido resultado y el masón Alejandro Guillier incluso parecía estar por delante en intención de voto.

Sin embargo, al final de la noche, las encuestas habían vuelto a fallar y Sebastián Piñera era elegido nuevo presidente de Chile, sustituyendo a Michelle Bachelet, que no tardó en felicitar al nuevo mandatario.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El derechista Sebastián Piñera logró el 54,5% de los votos, mientras que el socialdemócrata Alejandro Guillier sólo recibió el 45,5% de los escrutinios. Según los expertos, el motivo ha sido que Sebastián Piñera ha conseguido atraer el voto de todo el espectro de la derecha, incluido el voto de los partidarios del sorprendente José Antonio Kast, que en la primera ronda recibió el 8% de los votos, y que se ha presentado como defensor de la vida y de la familia.

De esta manera Chile se aleja del masón Guillier que había tomado la agenda LGTBI como una de sus banderas.

No tendrá la mayoría suficiente y parece que no dará marcha atrás a leyes como la despenalización del aborto

Además, Alejandro Guillier no ha sabido atraer a los votantes del más izquierdista Frente Amplio, que en la primera ronda recibió el 20% de los votos, y que parece ser que en la segunda vuelta han preferido quedarse en casa.

Nada más conocer su victoria Sebastián Piñera se ha dirigido a sus seguidores y ha apostado con un mensaje conciliador. “Viva la diferencia, viva el pluralismo de ideas, pero nunca convertirnos en enemigos. Podemos ser adversarios, pero no enemigos”, ha clamado el nuevo presidente chileno.

Estas palabras puende ser una señal de hacia dónde se dirigirá la nueva legislatura. Piñera no tendrá la mayoría suficiente para llevar adelante sus propuestas -le faltan dos escaños y tendrá que atraer a los socialistas moderados- y todo parece indicar que no dará marcha atrás en muchas de las leyes que ha puesto en marcha su antecesora como la despenalización parcial del aborto que aprobó Bachelet y que ha generado tanta polémica.

También te puede interesar:

Elecciones en Chile: entre la izquierda dura de Guillier y la indefinición de Piñera

Comentarios

Comentarios