Pablo Casado, presidente del Partido Popular. / EFE
Pablo Casado, presidente del Partido Popular. / EFE

Pudiera parecer extraña e incluso fuera de lugar la pregunta con la cual titulamos el presente comentario. Sin embargo, a la vista de una serie de actitudes que han tomado los dirigentes del Partido Popular (PP) está más que justificado que expresemos nuestro recelo.

Cicerón definió a la Historia como magistra vitae (maestra de la vida) ya que, apoyándose en la experiencia de quienes nos precedieron, es la Historia quien nos proporciona las enseñanzas más valiosas.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Hagamos, pues, un poco de historia.

No deseamos detenernos mucho en el gobierno de José María Aznar, procedente del PP, quien gobernó España entre 1996 y 2000. Simplemente diremos que, durante sus ocho años de gobierno, mantuvo leyes e instituciones que había implantado su predecesor el socialista Felipe González a quien le achacamos la responsabilidad de que, bajo su largo mandato (1982-1996) llegara a buen término la revolución cultural que cambió la mentalidad de toda una generación de españoles.

Repetimos, José María Aznar nada corrigió, permitiendo que durante sus dos períodos se filmaran películas no solamente pornográficas sino abiertamente opuestas a la idiosincrasia del pueblo español.

Después del socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) que llegó al poder gracias a la bien planeada matanza de Atocha (11-M), le sucede Mariano Rajoy. Este sujeto -procedente de las filas del PP- nada cambió de lo que hizo Zapatero. Se puede decir que durante el tiempo que gobernó (2011-2018) lo que hizo fue consolidar lo que impuso su antecesor.

A la controvertida “Ley de la Memoria Histórica”, Rajoy no la tocó ni con el pétalo de una rosa a pesar de que contaba con una abrumadora mayoría absoluta de 186 diputados.

Apoyándose en la “Ley de Memoria Histórica” -que puso Zapatero y mantuvo Rajoy- fue posible que se cometiera la barbaridad de sacar a Franco del Valle de los Caídos.

Recientemente, tras las elecciones del 10 de noviembre de 2019, el líder del PP, Pablo Casado, buscó telefónicamente a Pedro Sánchez para proponerle formar con él un gobierno de coalición. Pedro Sánchez no le tomó la llamada…

Hace algunas semanas, con motivo de la discusión acerca de si se prolongaba o no el confinamiento domiciliario, el mismo Pablo Casado afirmó ante los medios que votaría en contra; sin embargo, cuando llegó el momento de las votaciones, se abstuvo con lo cual -contando con los votos de Ciudadanos que dirige Inés Arrimadas- a Pedro Sánchez le resultó fácil sacar adelante su proyecto.

De la lideresa de Ciudadanos no nos extraña su conducta puesto que, al ser el suyo un partido masónico manejado tras bambalinas por Manuel Valls y desde Francia por Emanuelle Macron, ella actúa con plena coherencia.

En estos momentos, sea para que le aprueben los presupuestos o sea para lo que le venga en gana, -aparte de Podemos y de los separatistas- Pedro Sánchez puede confiar ciegamente en el apoyo de Inés Arrimadas.

¿Y qué está pasando con el PP? ¿Podemos confiar en un partido que, en teoría, se ostenta como conservador pero que en la práctica resulta más falso que un duro de madera?

De lo que no tenemos la menor duda es que Pablo Casado dice una cosa y hace otra. Y al ser incoherente, el PP resulta mucho más peligroso que un PSOE y un podemos que ya conocemos y que están a lo suyo.

Según esto, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pueden dormir tranquilos puesto que no solamente cuentan con sus diputados, sino que -gracias a la acción de las mafias ocultas- cuentan también con el PP y con Ciudadanos.

¿Qué está pasando en el PP?

Nuestra opinión muy personal es que Pablo Casado es un hombre bien intencionado que -por desgracia- se encuentra rodeado por un grupo de barones que pertenecen a la misma mafia a la que pertenece Mariano Rajoy.

Eso explica que diga una cosa pero que haga otra. Eso explica sus titubeos. Eso explica que el PP se desprestigie.

Por todo lo que hemos expuesto, la única esperanza que tienen los españoles que desean lo mejor para su patria se encuentra en una palabra latina de tres letras: VOX

Comentarios

Comentarios