Los primeros ministros de Polonia y Hungría, Mateusz Morawiecki y Viktor Orbán / Facebook Viktor Orbán
Los primeros ministros de Polonia y Hungría, Mateusz Morawiecki y Viktor Orbán / Facebook Viktor Orbán

Esta agenda ideológica contraria a los derechos humanos de los hijos por nacer y que pretende convertir en obligatorios los dogmas del feminismo izquierdista en la UE se deriva de un documento titulado “Conclusiones del Consejo sobre las prioridades de la UE para 2018 en los foros de las Naciones Unidas sobre derechos humanos” (ver PDF), aprobado el 26 de febrero por el Consejo de la Unión Europea en Bruselas. Es una paradoja que el documento invoque los derechos humanos para lesionarlos, pues en el punto 6 de ese documento, el Consejo de la UE manifiesta “su adhesión a la salud y los derechos sexuales y reproductivos”, eufemismo con el que varios organismos internacionales llevan promoviendo desde hace años una serie de políticas abortistas que tienen, como base principal, la supresión de los derechos humanos de los hijos por nacer.

La ideología de género, disfrazada como ‘perspectiva’

En ese mismo punto 6, el Consejo de la UE afirma que seguirá intentando “integrar la perspectiva de género en el conjunto de los trabajos del Consejo de Derechos Humanos, la Asamblea General y otros foros de derechos humanos”. El concepto “perspectiva de género” es el eufemismo usado por el progresismo internacional para disfrazar la ideología de género, una doctrina política creada en las filas marxistas que niega la base biológica de las diferencias sociales y culturales entre hombres y mujeres, y sostiene que la mujer está oprimida por el varón. En la práctica, esa ideología traslada la tesis marxista de la lucha de clases a los sexos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Hungría y Polonia se desmarcan de esas dos imposiciones ideológicas

Nasz Dziennik señala que sólo Polonia y Hungría se han desmarcado de “la redacción más peligrosa” de ese documento. Ambos países han hecho declaraciones especiales, según apunta el diario polaco. Conforme al Tratado de Lisboa, esto significa que el Estado en cuestión no está obligado a aplicar la decisión tomada por el resto. Las decisiones sobre la política exterior común de la UE deben ser unánimes, según el Art. 31 del Tratado de Lisboa, por lo que Polonia o Hungría podrían simplemente poner un veto a ese documento, pero han elegido otra opción menos exigente. Según ha declarado el eurodiputado polaco Marek Jurek, del partido Prawica Rzeczypospolitej (Derecha de la República), Polonia debe oponerse fuertemente y presentar una alternativa, ya que este rodillo cuestiona los principios básicos y las instituciones sociales de una manera imparable”.

La ONU presiona a Polonia para que no proteja a los hijos por nacer

Se da la circunstancia, además, de que este jueves 22 de marzo, un “grupo de expertos” del Comité de Derechos Humanos de la ONU ha arremetido contra Polonia por una iniciativa legislativa popular titulada “Zatrzymaj aborcję” (Detener el aborto), que pretende ofrecer amparo legal a los hijos por nacer que sufren una discapacidad. En la actualidad, y aunque Polonia tiene una de las leyes europeas que más protege a los hijos por nacer, en el país eslavo aún está permitido abortar cuando el hijo por nacer padece el síndrome de Down o cualquier otra discapacidad. Este lunes la iniciativa legislativa recibió la aprobación del Comité de Justicia y Derechos Humanos del Sejm, la cámara baja del Parlamento polaco. Si esta iniciativa llega a aprobarse, Polonia daría un paso histórico para combatir el aborto eugenésico y amparar a los discapacitados desde el inicio de sus vidas.

¿Proteger la vida de los más inocentes es «violar derechos humanos»?

En su declaración de ayer, el “grupo de expertos” de la ONU acusa a Polonia de estar “violando obligaciones internacionales de derechos humanos”, al restringir el acceso al aborto para las madres que se quieran deshacer de sus hijos. La declaración es el colmo del cinismo, ya que con esa iniciativa legislativa popular se pretende proteger los derechos humanos de todos, también de los no nacidos. Son las políticas abortistas las que violan esos derechos. Hay que recordar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que es el texto fundamental de la ONU, es clara en su Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida. El artículo no hace diferencias entre humanos nacidos y humanos no nacidos. En toda la Declaración no hay ninguna mención al aborto como “derecho”. Sin embargo, ciertos países miembros y poderosos grupos de presión han conseguido, desde hace años, que el aborto sea incluido en las políticas de la ONU disfrazado con el ya citado eufemismo de “derechos sexuales y reproductivos”. Pero hay que recordar lo obvio: el aborto no es un derecho, sino que es violar el derecho a la vida de los más inocentes e indefensos. Y en este sentido hay que felicitar a Polonia y a Hungría por rechazar las imposiciones abortistas de ciertos organismos internacionales. Lo que lamento, como español, es que el Gobierno de España esté del lado de los que quieren imponernos el aborto y la ideología de género.

Artículo original publicado por Elentir en su blog Contando Estrelas.

Comentarios

Comentarios

Nacido y residente en Vigo. Diseñador web y gráfico con 18 años de experiencia, aficionado a la fotografía y bloguero. Publica desde 2004 el blog "Contando Estrelas", en el que ha escrito más de 9.000 artículos sobre temas de actualidad, cultura, defensa y nuevas tecnologías. Participa desde hace muchos años en el movimiento cívico: es socio de HazteOir.org desde 2003, socio de Galicia Bilingüe desde sus inicios en 2007, miembro de la Red Liberal desde 2008 y colaborador de CitizenGO desde 2013. Admirador de J.R.R. Tolkien, su pseudónimo es una palabra en idioma quenya (la lengua élfica creada por el escritor británico) que significa "observador de estrellas”.