Yoshitake Yokokura es el presidente de la Asociación Médica Mundial./WMA
Yoshitake Yokokura es el presidente de la Asociación Médica Mundial./WMA

La Asociación Médica Canadiense y la Real Asociación Médica de Holanda presionan a la Asociación Médica Mundial con el objeto de que cambie la posición de oposición a la eutanasia y al llamado suicidio asisitido.

Según denuncia el presidente de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia, Álex Schanderberg, así queda reflejado en la  edición en internet de la revista de la Asociación Médica Mundial, publicada el pasado mes de agosto.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Así, se anuncia que el próximo mes de octubre tendrá lugar, durante la Asamblea General de la ONU, una conferencia sobre ética médica en la que se prevé abordar la cuestión de la calificación negativa vigente en este momento. Para realizar esa refelxión, la Asociación Médica Mundial cuenta con cuatro informes emanados de otras tantas reuniones regionales mantenidas a lo largo del año.

Tanto la Asociación Médica de Canadá ha anunciado que está trabajando con sus colegas de los Países Bajos para elaborar un documento que pueda reconciliar el dictamen ético médico contrario a la eutanasia y el suicidio asistido con el hecho de que estas prácticas son legales en número cada vez más importante de países.

“El suicidio asistido por un médico, como la eutanasia, no es ético”, dice la Asociación Médica Mundial

Como parece obvio, dos países especialmente favorables a la eutanasia y el suicidio asistido, más que conciliar dos visiones irreconciliables, contamninarán el dictamen ético con una argumentación basada en el derecho positivo que termine por ahogar los aspectos bioéticos de la cuestión.

En estos momentos, la declaración oficial sobre la eutanasia de la Asociación Médica Mundial establece que “la eutanasia, que es el acto de terminar deliberadamente la vida de un paciente, incluso a petición del paciente o a petición de parientes cercanos, no es ética”.

Por otro lado, sobre la cuestión del suicidio asistido, la posición actual es la que sigue: “El suicidio asistido por un médico, como la eutanasia, no es ético y debe ser condenado por la profesión médica. Cuando la asistencia del médico se dirige deliberadamente a permitir que un individuo termine su propia vida, el médico actúa sin ética”.

Comentarios

Comentarios