Todavía estamos a tiempo para pensar bien en las metas y objetivos de 2020 y de analizar el año pasado. Me gustaría que examinásemos a nuestros políticos en España y veamos si sus objetivos, o los que nos gustarían que hubieran tenido se cumplieron en 2019. ¿Cuáles son las metas que les ponemos para 2020?

Podríamos denominar a 2019 como “el año de las elecciones”. En unos meses se han juntado las elecciones municipales, la mayoría de las autonómicas, las europeas y las nacionales. Por si fuera poco, las elecciones nacionales se han duplicado… ¿Discutirán Pedro y Pablo próximamente e iremos a otras elecciones generales? El refranero popular dice que “no hay dos sin tres”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

De momento Pablo queda diluido entre tres vicepresidencias de Carmen Calvo, Nadia Calviño y Teresa Ribera. Parece que esos cambios de última hora y la adición de la vicepresidencia de Ribera no negociada han generado tensiones. No obstante, quizás sean más probables unas elecciones por falta de Presupuestos Generales que por desconfianza o desavenencias en el Gobierno socialista y comunista.

Podemos ha aprovechado y obtenido mucho más de lo que cabría pensar, olvidando la calle y aburguesándose por el camino. Un conocido, “comunista de los de verdad”, hizo un análisis de la situación diciendo que el problema de Podemos es que se ha aburguesado, se ha acostumbrado a la moqueta, al coche oficial y a los chalets en la sierra. Sin ese aburguesamiento no habría obtenido poder. En mi opinión, uno de los objetivos de la participación en política es el de, sin dejar tus principios y valores fundamentales, tener suficiente poder de participar en un cambio y eso justifica para Podemos y Pablo Iglesias dejar la utopía comunista para tener poder real.

Esta vicepresidencia puede suponer una oportunidad para Pablo Iglesias de promover su ideología internacionalmente y darle la posibilidad de ejercer como Ministro de Asuntos Exteriores en la sombra

Analistas políticos como Luis Losada, también escritor en Actuall, piensan que Podemos seguro que promoverá protestas, una agenda social cargada, restringirá la educación concertada y que intentará aprobar una ley de eutanasia. Económicamente no serán tan libres por las restricciones de la Unión Europea puestas desde Bruselas. 

A mí me llama particularmente la atención el cargo de Pablo Iglesias, “Vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030”. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada por la Asamblea General de la ONU, con sus 17 Objetivos de Desarrollo y sus 169 metas tiene un claro componente internacional y es la continuación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, vigentes entre 2000 y 2015. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden tratarse de forma genérica y ser útiles para una reducción de la pobreza extrema, del hambre y la paz mundial o utilizarse con un claro componente ideológico. Esta vicepresidencia puede suponer una oportunidad para Pablo Iglesias de promover su ideología internacionalmente y darle la posibilidad de ejercer como ministro de Asuntos Exteriores en la sombra. Ya sabemos que Podemos cuenta con aliados internacionales que seguirían, o le dictarían, una agenda con bastante carga ideológica y política.

Volviendo a España estoy seguro de que en Podemos, ERC, PNV y otros socios o amigos circunstanciales se están preguntando si Pedro Sánchez y el PSOE van a cumplir lo que han prometido, firmado o acordado. En el peor de los casos, desde el PSOE saben que no se propondrá una moción de censura o que si alguien la propone esta no será exitosa.

No la propondrán porque para ello se necesita tener un candidato de común acuerdo y no parece que un eventual Podemos peleado con el PSOE apoyara un candidato alternativo junto al PP, VOX o Ciudadanos. Vox o el PP, por ejemplo, podrían proponer una moción de censura pues tienen individualmente más de los 35 diputados que requiere el artículo 113 de la Constitución Española reflejado en el artículo 175 y siguientes del Reglamento del Congreso. No obstante, una moción de censura tendría un efecto similar al del impeachement al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, poco efectivo y le daría una imagen de publicidad y fortaleza a Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez y su ambición desmedida, ruego al lector que disculpe el pleonasmo, han liderado al PSOE en una carrera contra su electorado, contra su historia, contra sus barones y a querer hacer círculos cuadrados y malabares con sus propuestas relativas al nacionalismo, las nacionalidades, el PSC y el pacto con nacionalistas, comunistas, separatistas, terroristas y amigos de todos ellos. No creo y tengo esperanza de que este pacto no suponga el fin de España tal y como la hemos conocido hasta ahora pero que se verá afectada en gran manera, no hay ninguna duda. El nacionalismo ha crecido enormemente durante décadas controlando el presupuesto y la educación, sobre todo la educación. Lamentablemente, los gobiernos de PP y PSOE lo han tolerado, admitido o incluso promovido.

Espero que a finales de 2020 y comienzos de 2021 podamos estar satisfechos con nuestros cambios personales, que no estemos disgustados con los cambios de nuestra querida nación y que podamos incrementar los objetivos para nuestros representantes políticos. Espero que haya suficientes diputados valientes que defiendan los valores y principios innegociables en el Congreso. El tiempo de cobardes, acomplejados y calculadores estadistas ya ha pasado.

Comentarios

Comentarios

Rubén Navarro es abogado y licenciado en Administración y Dirección de Empresas. Le encanta viajar y comunicarse con amigos de otras culturas e idiomas, además de un buen café por la mañana. Habla inglés, francés e italiano. En Ginebra desde 2011, ha trabajado con diplomáticos, legisladores y ONG en la defensa de la familia, la vida y la libertad religiosa en el Consejo de Derechos Humanos dela ONU. Es autor de un capítulo en el libro ‘La Batalla por la Familia en Europa’, coordinado por Francisco José Contreras.