Nuestra seguridad alimentaria depende de la viabilidad del sector primario.
Nuestra seguridad alimentaria depende de la viabilidad del sector primario.

Las derrotas siempre son huérfanas y las victorias tienen muchos padres. El éxito de la tractorada ha disparado la pregunta: ¿esto de dónde sale? Fácil: de la calle. El sector primario está agonizando desde hace décadas. La Política Agraria Comunitaria amortiguó la crisis. Pero el presupuesto europeo para el campo es cada vez más pequeño. Y al tiempo, las exigencias fitosanitarias son tan crecientes como la apertura al comercio de terceros países.

Europa está estrangulada entre asegurar la producción autóctona por seguridad alimentaria y por evitar la desertización del territorio. En paralelo, quiere facilitar el comercio de terceros países para evitar la bomba migratoria. Y además, las exigencias medioambientales y la llamada emergencia climática. Un cóctel de difícil digestión.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

¿Cómo se hacen los círculos cuadrados? Mal. Así que Bruselas siempre ha tensado por la parte más débil: el agricultor o ganadero europeo. El problema es que la vaca ya no da para más. No es que las grandes superficies les ahoguen, que también. Es que la competencia desleal de Marruecos y Argelia principalmente les hace inviable mantener la producción.

Por eso muchos ya han optado por instalarse en la cuenca sur mediterránea. Aquí no hay quien sobreviva. Y ahí todo son facilidades: sueldos bajos, cotizaciones sociales al mínimo, aranceles recortadísimos y un mercado con capacidad económica dispuesto a consumir. Todo son ventajas. La cruz de la moneda es la producción autóctona: salario minimo disparado, la Seguridad Social más cara de la zona, exigencias fitosanitarias imposibles, regulación asfixiante y burocracia desincentivando. Sencillamente, no pueden más. 

Salen a la calle por mera supervivencia. La alternativa es cerrar. Y no es España, es toda Europa. Lo mismo pasa en Alemania. Hasta en Holanda el partido de los agricultores ganó las elecciones. 

Y sin agricultores y ganaderos no comeremos piedras, como dicen ellos; comeremos lo que nos ofrezcan los marroquíes, con la calidad que nos ofrezcan y al precio que nos lo ofrezcan. Ya sabemos lo que es la dependencia energética; ¿queremos tener también dependencia alimentaria?

Esta es la realidad. Otra cosa es quién mueve los hilos. Desde el PSOE se han inventado la especie de que son la ‘longa manus’ de Vox. ¿Y por eso se plantean presentarse a las europeas? Que Vox trate de arrimar el ascua a su sardina no significa que estén teledirigidos. También lo intentan los populares. Y alguna foto consiguen…

Los sindicatos agrarios tradicionales se han quedado con la brocha en la mano. Precisaments porque son entes teledirigidos. Y el campo ha dicho que ‘hasta aquí’, que quieren probar una alternativa independiente. ¿Que habrá acercamientos? Obvio. ¿Qué habrá quien abandone el barco? Seguro. ¿Que es posible que la experiencia no sea exitosa? Es posible. Pero el movimiento es auténtico. Y reclaman lo obvio: sobrevivir con su actividad, trabajar y poder vivir de su trabajo. ¿Es tan dificil de entender?

El anzuelo del pescador

  • Matar al FGE. La Asociación Profesional de Fiscales recurre ante el Supremo el nombramiento de Álvaro García Ortiz por carecer de idoneidad, talante, imagen de independencia y por haber sido acusado de desviación de poder. ¡Ha estallado la paz em la Fiscalía!
  • Junts espera. Tras el hachazo del europarlamento pidiendo que se investiguen los vínculos del separatismo catalán con la Rusia de Putin, Junts opta por esperar a las gallegas; si se cumple el pronosticado debacle socialista, los de Puigdemont ampliarán su tabla reivindicativa.

‘Yoli’, de rebajas. No de modelitos de ‘Lady Fashionaria’ sino de su Código Ético. Ya sólo habrá que dimitir no por imputación sino por apertura de juicio oral. ¿Adelantando acontecimientos?

Comentarios

Comentarios