Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones/ Fuente:EFE.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido tras el último Consejo de Ministros de su legislatura para hacer balance de su mandato. La rueda de prensa ha tenido lugar en La Moncloa, tras convocar las elecciones que se celebrarán el próximo 20 de diciembre. La campaña electoral arrancará oficialmente el 4 de diciembre.

Rajoy ha expresado que ésta ha sido una de las legislaturas «más intensas de la democracia», pero afirma que España ha tenido valor para sobreponerse a todas las complicaciones con las que se ha encontrado. También ha subrayado que puede decir «con orgullo» que el país «ha demostrado su energía y su enorme capacidad de superación para sobreponerse en tiempo récord a una situación delicadísima».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El presidente ha tomado como prioridad detener la «sangría» del paro: «2015 ha sido el año de mayor reducción de desempleo de toda la historia de España». Según el PP «es el indicador más claro del cambio que se ha producido», y afirman que si gobiernan la próxima legislatura «la lucha contra el paro seguirá siendo nuestra prioridad».

También se ha hecho mención el crecimiento (3%) del país fuera de las fronteras. España exporta, en relación a su PIB, más que EEUU, Japón, Reino Unido y Francia. «Hemos pasado de exportar menos de una cuarta parte a un tercio del PIB», subrayó el líder del PP.

Los retos que ha afrontado Rajoy

El mayor desafío ha sido, según palabras del presidente, la del secesionismo catalán, de la que ha afirmado que no tiene más fundamento que la deslealtad de la Generalitat con la Constitución. «Nunca me he negado a hablar. Siempre que Mas ha querido verme he estado a su disposición» ha afirmado, pero «no puede negociar sobre lo que no me pertenece».

Rajoy asegura que ha cumplido con su obligación de defender la ley y proteger los derechos de los españoles. «Todos tenemos derecho a decidir sobre Cataluña, no solo unos pocos en su territorio». Además ha sentenciado que no va a autorizar un referéndum en que se pretenda liquidar la soberanía nacional.

El segundo reto que ha mencionado ha sido la corrupción, y ha insistido que en estos años ha habido demasiados escándalos de corrupción que han causado mucho descrédito a la clase política.

 La rueda de preguntas

En la rueda de preguntas se han tocado de nuevo temas relacionados con el paro, la corrupción, Cataluña y la próxima legislatura. Ante esto Rajoy ha sido claro y ha afirmado que si sale elegido de nuevo no va a reformar la Constitución, que su prioridad es seguir fomentando empleo, que es su máxima prioridad.

Ante esta pregunta de un periodista «¿Qué le diría a un católico para que vote al PP?», Rajoy ha evadido la respuesta directa para decir que España es una nación donde se convive con la libertad religiosa y que él no va a agredir a ninguna religión, y mucho menos a la católica «como pretenden algunos». «Yo soy católico, pero no voy a pedir a ningún católico que me vote por el hecho de serlo».

Ante la posibilidad de formar un gobierno a tres, como planteó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, Rajoy ha expuesto que no va a entrar en cómo se gobierna porque para él no normal es que gobierne la lista más votada: «Es lo más democrático y lo que contempla la ley».

Comentarios

Comentarios