Manifestación el sábado por la tarde en Barcelona / Españoles de A Pie
Manifestación el sábado por la tarde en Barcelona / Españoles de A Pie

Manuel, 64 años, jubilado y antiguo legionario, es uno de los manifestantes de la plaza de Sant Jaume en la concentración convocada por la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), este sábado 30.

Es catalán y español, o español y catalán, tanto monta. Viene con un pequeño grupo de amigos y compañeros de armas. “Vengo a defender la democracia y a mostrar mi rechazo a estas leyes que nos quiere imponer la Generalidad de Cataluña”, declara a Actuall.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y añade “todo esto es un engaño a todos los españoles. Nos quieren imponer su ley”.

Le pregunto sobre el artículo 155. “Creo que si Mariano Rajoy hubiera sido valiente esto ya habría acabado aplicando el artículo 155. Han dado motivos para aplicarse y nada. La verdad es que es desesperante”.

“Mañana aquí puede haber un caos inmenso, y el que diga que todo esto es normal se está engañando”

Sobre la tensión social entre los partidarios del sí y del no, cree que “mañana aquí puede haber un caos inmenso, y el que diga que todo esto es normal se está engañando”.

Sardanas, turista, legionarios

Antes he bajado desde la Plaza de Cataluña por la Avenida de la Puerta del Ángel hasta la plaza de la Catedral, para ver el ambiente previo a la manifestación convocada por DENAES.

Manuel a la izquierda, legionario/Actuall

Se ve alguna persona en dirección a Sant Jaume. Llegando a la Plaza de la Catedral se escucha un grupo de música tocando una sardana mientras unas parejas de mayores bailan al son de la música mientras otros aplauden.

Un poco más allá, ya en la Plaza de la Catedral, hay una banda de música delante de un cartel que pone Fiesta Catalana.

Tocan bandas sonoras de películas conocidas mientras decenas de turistas se agolpan unos con otros para tomar fotos y vídeos que después se llevarán a casa como recuerdo.

Sobre las 11.30 ya se ven riadas de gente en dirección a la Plaza de Sant Jaume donde están, enfrentados, los edificios del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalidad de Cataluña.

Ya en plaza, a escasos 20 minutos del inicio oficial de la manifestación, se ven unas decenas de personas con banderas de España y de la Legión con el lema ‘Legionarios a luchar, legionarios a morir’. Estos nunca fallan, como siempre.

Los asistentes están animados y con ganas de demostrar lo que tanto les hacen callar: Cataluña es España.

Hablo con alguno de los asistentes, como el mencionado exlegionario. La mayoría no tiene problemas en mostrarse, pero otros piden el anonimato para no tener represiones en sus círculos personales.

Manuel, 56 años, “Esto es un fraude ilegal y no pienso participar en él”

Manuel trabaja en un ayuntamiento. Dice estar en la concentración  “por lo que está pasando”. Como con otros tantos catalanes, les quieren desunir de España y “muchos no queremos”, dice.

“Esto empezó poquito a poco desde el Pujol y los demás estamos acosados”, continúa. Le pregunto si tiene miedo de la situación, que tanto ha empeorado en los últimos meses: “Hay gente educada y te respeta pero otros te acosan por no hablar en catalán”, se queja con cierta tristeza.

Manuel no piensa ir a votar. “Esto es un fraude ilegal y no pienso participar en él”, argumenta.

“No sé qué puede pasar estos días. Creo en las fuerzas de la ley para poder remediarlo, Guardia Civil, Policía, Mossos, Guardia Urbana”

Le pregunto qué piensa sobre lo que pueda pasar mañana y pasado, tras la votación. “No sé qué puede pasar estos días. Creo en las fuerzas de la ley para poder remediarlo, Guardia Civil, Policía, Mossos, Guardia Urbana. No están solos”. Como otros muchos, espera que las fuerzas de seguridad del Estado cumplan con su obligación.

Felisa Antón, 73 años, jubilada: “Nos están colonizando, robando nuestro idioma”

“Estoy aquí porque quiero apoyar a los que están sufriendo lo mismo que en Baleares o más. Allí nos están colonizando, robando nuestro idioma”, se queja Felisa, que vive en Palma de Mallorca.

“Llevamos 35 años que en los colegios solo hay 2 o 3 horas de español, o ni siquiera eso, es una vergüenza”, continúa.

Quiero saber qué opina sobre el papel de los principales partidos -Partido Popular y el PSOE- y su responsabilidad en todo lo que está pasando. “Estamos muy indignados con los políticos del PP y del PSOE que han ido pactando y cediendo ante ellos. Hasta mi DNI está en catalán por órdenes de Madrid.”

 ¿Como voy a ir a misa si no entiendo lo que dicen?

Ella misma me cuenta qué ocurre con los párrocos secesionistas y catalanistas y cómo están alejando a los creyentes de las iglesias. “Ya están hasta las parroquias del extrarradio mallorquín en catalán. Tienen mucha culpa estos curas porque las personas que no entendemos dejamos de ir. ¿Cómo voy a ir a misa si no entiendo lo que dicen? Lo tienen todo estudiado”, argumenta convencida.

Tampoco piensa votar, “he venido solo a la manifestación para apoyar a nuestros hermanos catalanes”. Una valiente.

Andrea, enfermera: “Han creado dos Cataluñas”

También Andrea viene de Palma de Mallorca, con su hija Lucía de 15 años.

“Queremos vivir en paz, ya basta de manipulación. Todo esto me parece muy triste, se han creado dos cataluñas”, empieza.

“Tengo familia y es muy duro. En Mallorca no teníamos problemas y ahora están generando conflictos con su catalanización”. Como ocurre en tantas otras familias, el secesionismo está dividiéndolas.

Lucía y su madre, Andrea/Actuall.

Sobre el gobierno, cree que “Rajoy pretende acabar la legislatura sin problemas. Luego viene Pedro Sánchez que quiere ocupar la Moncloa por unos añitos. Algún pacto harán entre todos, no tiene buena pinta la verdad”, se queja.

Teme que esto sea otro paripé montado entre políticos para justificar la modificación constitucional sin contar con la opinión de todos los españoles. No es la única. “Yo no espero que de aquí salga gran cosa, unos pactos bajo manos de los que nunca nos enteraremos, como siempre”, termina.

Su hija Lucía es más optimista. “Estoy aquí porque quiero que España esté unida. Me imagino que al final no va a ocurrir nada. Espero que los secesionistas se rindan después de todo esto”.

Raúl, 17 años, estudiante de ingeniería informática: “En Cataluña también queremos a España y que estamos todos juntos”

“Estoy aquí para defender nuestra nación, nos quieren mostrar cosas que no son. Tenemos que salir a la calle para demostrar que en Cataluña también queremos a España y que estamos todos juntos”, señala.

Mañana no irá a votar y cree que después del referéndum “en cuestiones políticas no pasará nada”. Opinar que esto no tiene un final próximo, ni para bien ni para mal. “Son demasiados años en esta senda se ha complicado demasiado como para que cambie rápidamente”, dice con cierta resignación.

Manifestación en la plaza de Sant Jaume/Actuall.

Sobre una posible reforma de la Constitución cree que “sería bueno para nosotros ya que saldría el no” a los deseos independentistas. Las ganas de que esto se acabe con un referéndum nacional empieza a ser común.

Javier, estudiante de Historia, 18 años: “Me llaman facha por no querer votar”

Javier porta la bandera de los Tercios y algunos le piden hacerse fotos con ella. “Estoy aquí porque creo que hay una parte de Cataluña que está olvidada. España necesita ver que no todos somos iguales, no todo son cánticos contra la Guardia Civil y contra el país. Estamos unidos bajo la misma bandera”, sostiene.

Le pregunto acerca de las presiones en las universidades. “Los universitarios vinculados al proceso de independencia me llaman ‘facha’ por no querer votar. Me he mostrado muy asertivo respecto al tema, siempre he sido pacífico pero he visto en las paradas de bus arrancar y quemar las pegatinas con las dos banderas, la senyera y la española, que aparecieron por la ciudad haciendo campaña por el ‘no'».

Raúl y Javier durante la manifestación a favor de la unidad de España en Barcelona/Actuall.

Parece que el proceso secesionista no es tan pacífico como nos quieren hacer creer.

Javier es uno de los muchos catalanes con raíces fuera de Cataluña. “Mi familia es de raíces andaluces y extremeñas, siento a España como mi país y no puedo votar con un sentimiento independentista que no tengo”, dice.

Quiero saber cómo vive estas muestras de unidad hispana en un ambiente enrarecido. “Al igual que respetamos las manifestaciones del sí, que ellos respeten las del no. No queremos problemas. Ellos hablan de proceso pacífico, tengámoslo todos. También los del no”. Claro y directo.

 “Puigmamón a prisión” gritaban algunos manifestantes

Poco después de las 12, algún partidario de la independencia comienza a llamar ‘fachas’ a los asistentes portando banderas independentistas.

Los asistentes les increpan mientras la Guardia Urbana les desaloja de plaza y los manifestantes gritan ‘¡Somos españoles, somos catalanes!”, “¡’Puigmamón’ a prisión” y ‘’¡Viva España y viva Cataluña!”

Por la tarde parece que la asistencia será mayor. Las manifestaciones de la mañana han sido secundadas por decenas de miles de ciudadanos por toda España. De Santander a Cádiz, de Canarias a Baleares, los españoles han hablado: ¡Cataluña es España!

Comentarios

Comentarios