Emiliano García Page, presidente de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha
Emiliano García Page, presidente de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha

‘Trabajar menos para vivir mejor’. Es el slogan de ‘Mas Madrid’ para las elecciones del 28M. ¿Quién no lo firmaría? Por supuesto, todos deseamos trabajar menos y vivir mejor. Pero, ¿quién paga la fiesta?, ¿son posibles los círculos cuadrados?, ¿donde están los unicornios?, ¿a qué saben las nubes?…

Los sueños utópicos quizás tienen buena venta. Pero tienen un grave defecto: son mentira y terminan produciendo frustración. ¡Mala suerte! Para tener buena vida hay que trabajar. Y nadie regala nada a nadie. Son leyes universales que convendría aprenderlas cuanto antes.-

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Pero los comunistas siguen anclados en la venta de humo. O peor: en la ejecución del humo. La intervención en el mercado de alquiler es sólo el prólogo del sueño de Yoli. A la ‘papisa’ de ‘Sumar’ se le han ocurrido cosas chulísimas como la herencia universal de 20.000 eurazos al cumplir los 18 años. Paga la deuda y huida hacia adelante. También se le ha ocurrido prohibir que la gente compre casas que no sean para vivir. ¿Cómo se financia pues el parque de viviendas para alquilar?, ¿las paga y se las queda el Estado?, ¿quizás fondos de inversión inmobiliaria?, ¿el gran capital?, ¿es mejor eso que el ahorro de la clase media para complementar su pensión?

Demagogia. Porque si de verdad se quiere abaratar el precio del alquiler, que es un objetivo loable, el mecanismo es sencillo: libere suelo, facilite la oferta y el mercado rebajará el precio de manera automática. Pero no. Los ayuntamientos no quieren renunciar a espècular con el suelo. Los comunistas de todos los partidos no quieren renunciar a exigir suelo público para vivienda pública o social. Y todo con cuentagotas. ¿Resultado? Una vivienda libre por las nubes.

Deje de intervenir y ya verá cómo se incrementa la oferta y se rebajan los precios. Y ese trasvase de rentas de las clases bajas a las clases medias y altas será mucho más liviano. Pues nada. Receta fallida al canto.

A esta furia intervencionista no es ajeno nadie. Feijóo se suma con una oferta de dinero público para aliviar el problema. ¿Por qué no deja las tiritas y afronta el problema de cara? Por su parte, García Page anuncia la expropiación de las tierras muertas. Un Mendizábal o Madoz con cara electoral. Es verdad -como dice Asaja- que las exigencias legales son tan difíciles de cumplir que probablemente se quede en nada. Pero ahí está: tres años consecutivos de inactividad más dos en el registro de tierras inactivas y te quedaste sin tus tierras. ¡Exprópiese!

Si alguien recibe una herencia y no es ágil en la puesta en explotación, la puede perder. ¿Y esto ayuda a alguien? En realidad, no. Sólo quiebra la seguridad jurídica de los trabajadores del campo que suponen el 8% de la riqueza de Castilla la Mancha. Exactamente lo último que necesitan.

¿Cuándo se darán cuenta de que la única manera de proteger al trabajador es otorgar seguridad jurídica al empresario igual que la única manera de proteger al inquilino es garantizar un espacio seguro al propietario?

Comentarios

Comentarios

Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.