Policarpo Sánchez en la puerta del Archivo de Salamanca

El presidente de la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca, Policarpo Sánchez, ha dado a conocer a Actuall el escrito de conclusiones presentado en el marco del proceso judicial abierto contra la Generalitat de Cataluña, hace ahora dos años.

En el escrito presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sánchez ha señalado que la Generalitat ha vulnerado la ley al mantener en su poder documentos que no son de procedencia catalana. “Nos reafirmarnos en que la Generalitat ha incumplido la ley. Tienen en su poder documentos que nunca tuvieron que salir del Archivo de Salamanca porque no cumplían los requisitos legales: no eran catalanes”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En ese escrito de conclusiones la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca recuerda que hay documentos pertenecientes a particulares o asociaciones de 23 provincias y 7 comunidades autónomas ajenas a Cataluña. “Hacemos especial incapié por el volumen de documentos asturianos, madrileños, aragoneses, murcianos y valencianos”, dice Sánchez.

Las sensaciones de la parte demandante son buenas -de momento, las tres sentencias le han dado la razón- porque ningún informe ni de la Generalitat -parte demandada- ni de ERC -codemandado- han puesto en duda la veracidad de los datos que aporta Policarpo Sánchez. “Se confirma que los documentos están en su poder y no tienen ánimo de devolverlos. No han demostrado que hayan cumplido la ley”.

Por este motivo el demandante exige a la Generalitat que cumpla la sentencia del TC que obliga a devolver al Archivo los documentos que hoy ya no tienen legítimos dueños porque se trata de asociaciones extinguidas. El ejemplo más evidente es el de la Asociación de Amigos de la URSS. “Intentan no acatar la sentencia del TC y burlarse de la Justicia porque dicen que siguen buscando a los herederos o dueños. Es una burla a la justicia española, por eso pedimos al tribunal que exija a la Generalitat que devuelva estos documentos”.

La Generalitat incurre en fraude de ley

Policarpo Sánchez no tiene dudas de la mala intención de la Generalitat, a la que han acusado en el escrito de fraude de ley. “Están entregando documentos a quienes no son sus propietarios. La Generalitat se está inventando propietarios creando nuevas organizaciones”, asegura.

Es el caso de CADCI, una entidad catalana creada a finales de los 70 que adoptó el nombre de una asociación de la época previa a la Guerra Civil. Hay una sentencia de un juzgado de Barcelona ratificada por la Audiencia Provincial de Barcelona a principios de los 90 en la que dice que esta organización no es la propietaria del inmueble de la organización original de los años 30. La Generalitat obvió esta sentencia y entregó los documentos a la asociación moderna.

“La Generalitat está entregando documentos a quienes no son sus legítimos herederos: se están inventando propietarios creando organizaciones”, dice el presidente Policarpo Sánchez

Pero hay más irregularidades. Hay miles de documentos que no han sido digitalizados tal y como dictaba la ley de Zapatero. Por lo tanto, hay incumplimiento de la ley. Además Policarpo Sánchez ataca con dureza al responsable del archivo histórico español, Severiano Hernándezque sigue en su puesto desde que su nombramiento en tiempos de Rodríguez Zapatero. “Es un atentado contra el patrimonio histórico español y exigimos que se depuren responsabilidades”, señala el presidente de Salvar el Archivo.

En las próximas semanas el TSJC enviará el escrito a las partes demandadas y demandante. El tribunal hará el escrito de conclusiones en un mes, lo notificará y quedará listo para sentencia. Si da la razón al demandante, la Generalitat recurriría al Tribunal Supremo. En ese caso Policarpo Sánchez pediría la inmediata ejecución de la sentencia.

Uno de los casos que deja en evidencia la irregularidad del proceso es el del madrileño Guillermo Suils, relojero de la Puerta del Sol durante la Guerra Civil y afiliado a la UGT. Sin vinculación alguna con Cataluña -ni siquiera estuvo allí jamás- su certificado de trabajo está hoy en manos de la Generalitat de Cataluña. Inexplicable pero cierto.

Documento de un trabajador madrileño afiliado a la UGT / Asociación Salvar el Archivo de Salamanca
Documento de un trabajador madrileño afiliado a la UGT / Asociación Salvar el Archivo de Salamanca

El hijo de Guillermo Suils ha señalado que no entiende cómo el documento de su padre puede estar en manos de la Generalitat. “Mi padre jamás tuvo vinculación con Cataluña. Me enteré de todo hace cinco años, desde entonces apoyo a Policarpo Sánchez para que los documentos ajenos a Cataluña vuelvan al Archivo de Salamanca”.

Con el apoyo de HazteOir

“Hemos conseguido probar que se enviaron los documentos a Cataluña sin rigor, sin saber lo que se enviaba y la Generalitat los recibía sin saber qué documentos. Se selló un acuerdo político que era un atentado contra el patrimonio histórico español”, aclara.

Por su parte, la asociación HazteOir.org ha presentado una campaña de movilización ciudadana para exigir al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que cumpla la ley y las sentencias judiciales.

“Hemos superado todas las trabas que el Gobierno catalán ha ido poniendo en las diferentes fases del proceso judicial. Ahora la Generalitat de Cataluña está acorralada y va a tener que devolver los papeles robados”, asegura Policarpo Sánchez.

Para el presidente de Hazteoir.org, Ignacio Arsuaga, la lucha de Policarpo es ejemplar y merece todo el apoyo: “La Asociación Salvar el Archivo de Salamanca es un ejemplo muy meritorio de acción ciudadana frente a los abusos del poder. No solo se está enfrentando al secesionismo que ha expoliado el archivo de la Guerra Civil, sino a una ley que nunca se aplicó de manera justa y a los Gobiernos que lo han consentido. Por ello merece todo nuestro apoyo”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.