Juan Manuel Santos
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia / EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha ordenado que se suspendan las conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) tras los tres atentados perpetrados durante el fin de semana contra objetivos de las fuerzas de seguridad.

Santos ha confirmado durante un acto en La Palma, en el departamento de Cundinamarca, la anulación del quinto ciclo de diálogo. En este sentido, ha explicado que se siente obligado a tomar medidas por la persistencia de la violencia y ha pedido coherencia a la guerrilla, según la emisora Caracol Radio.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, había atribuido al ELN los tres ataques, de los cuales el más grave ha sido el perpetrado el sábado en una comisaría de Policía en Barranquilla que ha dejado cinco muertos y que el ELN se ha atribuido en un comunicado.

La persona detenida por el ataque en Barranquilla, alias ‘Guacho’, estaría implicada en un atentado en la provincia ecuatoriana de Esmeralda

El ELN ha justificado este atentado con «el derecho a la rebelión», esgrimiendo que «no hay un día en el que no ocurra un atentado contra la dignidad y la vida de los habitantes (…) por parte de la Fuerza Pública, demostrando que su función es defender los intereses de los ricos y poderosos».

Villegas ha indicado que el ELN también sería el autor de los atentados perpetrados en las localidades de Soledad y Santa Rosa. Además, ha revelado que la persona detenida por el ataque en Barranquilla, alias ‘Guacho’, estaría implicada en un atentado en la provincia ecuatoriana de Esmeralda y por eso ha anunciado una reunión entre ambos países.

Los últimos sucesos coinciden con la reunión que Santos y el jefe negociador del Gobierno, Gustavo Bell, tenían previsto celebrar este lunes en Bogotá sobre la marcha del diálogo de paz con el ELN.

Santos ya ordenó detener temporalmente el diálogo a raíz de un atentado cometido por el ELN horas después de que expirara la tregua vigente entre el 1 de octubre y el 9 de enero. El alto el fuego no se renovó porque la guerrilla insistió en renegociar los términos de una segunda tregua y las partes no lograron un acercamiento en el ciclo de conversaciones que terminó la semana pasada.

Comentarios

Comentarios