El showman 'Gran Wyoming' y su colaborador Dani Mateo disfrazado de coronavirus /La Sexta
El showman 'Gran Wyoming' y su colaborador Dani Mateo disfrazado de coronavirus /La Sexta

No espere que pidan perdón, ni que se retiren avergonzados, ni que guarden silencio, ni que reconozcan su responsabilidad. Los ministros, los titiriteros, los expertos médicos y los tertulianos que desde finales de enero se han dedicado a decirnos que no pasaba nada, que el coronavirus era una gripe algo más fuerte que la de otros años, que en abril nos habríamos olvidado de ella (Fernando Berlín), o que el machismo es el virus más peligroso, siguen con sus micrófonos en los programas de La Sexta, TVE y Antena 3.

Fernando Simón aseguró a finales de enero que “creemos que España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado. Esperemos que no haya transmisión local. Si la hay, será transmisión muy limitada y muy controlada”. Y en marzo animó a la gente a asistir a las manifestaciones feministas del día 8.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

A pesar de haber demostrado su incompetencia y su sumisión al Gobierno, Simón sigue dando ruedas de prensa y ningún periodista le pregunta por su dimisión ni le recuerda sus pronósticos fallidos… O no lo sabemos, porque los servicios de prensa de Moncloa escogen las preguntas, o sea, censuran las molestas.

Como la ira de los españoles crecerá a medida que pasen los días, el Gobierno y la ‘Prensa de Kalidá’ les ponen delante enemigos del pueblo

El Gobierno ‘de progreso’ es incapaz hasta de comprar y suministrar mascarillas al personal sanitario, pero sí sabe organizar una campaña de lavado de responsabilidades para tratar de sobrevivir. La propaganda es lo que mejor saben hacer. Quizás lo único.

La ira de los españoles será creciente a medida que aumenten los días confinados, los despidos y el inmisericorde pago de impuestos a la Bestia. Tanto los ministros como la tertulianada han salido a encontrar ‘enemigos del pueblo’ para ofrecer a los enfurecidos. La pega es que no gobiernan los acomplejados del PP, porque entonces sería sencillísimo, sino la izquierda entera, incluso con el partido racista del PNV para sumar los votos necesarios. Y para acabar de complicarlo, Franco ya ha sido exhumado.

Por eso, estamos asistiendo a una cacería desesperada por hallar culpables.  Veamos la lista de supervillanos.

Amancio Ortega es uno de esos culpables, porque prosigue con sus donaciones y avergüenza a los millonarios de izquierdas

Arriba del todo aparece el Rey Felipe VI, que mereció una cacerolada montada por un sector del Gobierno con la mirada satisfecha del otro sector, el que se supone más serio, por los delitos de su padre. ¡Y yo que recuerdo a los progres y rojillos diciendo que las caceroladas eran una maniobra de la ultraderecha hispanoamericana para animar a los militares a tomar el poder! Por cierto, ¿usted ha visto que la izquierda haya exigido a los Pujol entregar su dinero robado o al PSOE la devolución de los casi 700 millones de euros ‘distraídos’ en los ERE?

No puede faltar Amancio Ortega. Haga lo que haga el gran empresario gallego, se le atacará, porque demuestra que uno puede hacerse rico con ingenio y trabajo duro, y porque no paga peajes que abonan otras empresas, como los informes encargados a determinadas consultoras y la selección de consejeros entre políticos jubilados. Sus donaciones se reciben con rechinar de dientes, cuando lo sencillo para los millonarios de izquierdas consistiría en imitarle.

Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida figuran en la lista, porque han dejado en ridículo a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y encima responden a la campaña de insultos puesta en marcha por la izquierda. Almudena Grandes ya advirtió el lunes en su columna, cuando los muertos se aproximaban a los dos mil, que cuando pasase esta situación “muchas de las maniobras populistas de Ayuso acabarán estallándole en la cara, como un bumerán”. ¡Éstos son los que dicen que hay que luchar juntos contra el virus!

La mejor manera de eliminar responsabilidades es distribuirlas entre todos. Por eso, también se le señala a usted, amigo lector

Aparecen en ella Telepizza y Rodilla, por el grandísimo crimen de ofrecer en Madrid menús a los niños pobres. La gran excusa del PSOE y sus socios es que esos menús no son sanos, sino que están compuestos por ‘comida basura’. Yo recuerdo la porquería de comida que me daban en el colegio y desde luego prefiero los sándwiches y las ensaladas de Rodilla.

Si la que la izquierda llama ‘comida basura’ es tan mala, ¿por qué permite su venta en las calles? Si una pizza o un bocadillo dados en los colegios son veneno, ¿desaparece su daño cuando los niños los comen en casa? Uno recuerda que en Italia algunos partidos se financiaban con las mordidas de los ‘caterings’ de los colegios y…

Hasta el Opus Dei se ha convertido en un ‘enemigo del pueblo’ por haber recomendado a sus miembros que se acicalen para asistir a las misas de por televisión o Internet. ¿Pero qué le importan a un ateo las recomendaciones del Opus a sus miembros? Tienen que meterse en la vida privada de los demás. En cambio, si la recomendación de quitarse el pijama y afeitarse la hiciese un psicólogo argentino les parecería maravillosa.

La campaña contra la sanidad privada se ha hundido cuando Carmen Calvo ha sido ingresada en una de las clínicas más caras de Madrid

Entre los culpables, le veo a usted, amigo lector. Sí, y no ponga esa cara. ¿Salió a la calle la semana anterior al estado de alarma?, ¿entró en un bar a tomarse un café?, ¿fue en metro?, ¿hizo algún chiste sobre el virus, como los de Risto Meijide, el Wyoming y Dani Mateo? Pues usted también es responsable. Por su trocito de irresponsabilidad, como dice el gran filósofo Jordi Évole, estamos así. Usted se cree que el Gobierno debe cuidarle y nada de eso, que Sánchez tiene muchas cosas que hacer y usted ya es mayorcito.

Y el número uno en la lista es el mantra de “los recortes del PP”, difundido incluso desde Moncloa y TVE, la de la abuelita Rosa María Mateo. Se dice que los españoles están muriendo por cientos porque el PP ha destrozado la sanidad pública y la ha sustituido por clínicas privadas, donde los médicos son contables. ¡Cómo se preocupan por los demás!

Aunque se ha desmontado la manipulación, el discurso podría calar debido a la apisonadora mediática que lo distribuye y al silencio patético del PP, pero la presencia de ilustres figurones progres como Joaquín Sabina, Juan Carlos Monedero, Willy Toledo y Carmen Calvo en clínicas privadas lo hunde.

Hasta se acusa a Telepizza y a Rodilla de dar ‘comida basura’ a los niños pobres, en vez de la saludable de los colegios

Pocas veces se ha visto tal identificación entre los políticos y los creadores de opinión que cuando diversos periódicos se apresuraron a explicar que Carmen Calvo tenía perfecto derecho, como funcionaria, a ir a un hospital privado. Algunos ‘pelotas’ llevaron su condición de felpudo a añadir que así no colapsaba una plaza en la sanidad pública, ésa que es para la chusma. Inmediatamente se comprobó que Calvo, vicepresidenta primera y presidenta del Comité de Coordinación Interministerial frente al corona virus 19, no tenía derecho a ser ingresada en esa clínica.

¡Qué necesaria es la separación Estado-medios de comunicación! ¡Y qué lejos parece!

Puede que nuestra obligación ahora sea estar internados en casa, pero no callados, y menos ante un Gobierno que es un foco de enfermedades, del cuerpo y del alma.

Comentarios

Comentarios

Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).