Imagen de la sede social de Telefónica en el barrio de Las Tablas
Imagen de la sede social de Telefónica en el barrio de Las Tablas

El gobierno ‘vende’ su entrada en el 10% de Telefónica como una fatalidad. “Vienen así los tiempos”, argumentan frente a las críticas de la oposición. Ya saben, hay tiempos para privatizar y tiempos para renacionalizar.. Hay tiempos para liberalizar y tiempos para intervenir… La vida es así y no cabe oponerse…

El argumento es malo porque el mismo día que el gobierno argumentaba la fatalidad de estatalizar la economía, en Argentina el presidente Milei aprobaba un decreto de 300 medidas liberalizadoras y privatizadoras. El mismo tiempo, decisión opuesta. Se llama libertad. No hay nada escrito. Nuestra voluntad importa.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Vaya si importa. Es exactamente lo que importa. Porque la entrada del gobierno en el capital de la principal compañía española no es una fatalidad, es una decisión. Y se produce en un momento muy oportuno. Justo después de un ERE de 3000 personas que deja la compañía limpita de pasivo laboral.

Y justo en el momento en el que la empresa tiene que decidir el recambio de 5 de sus 15 consejeros. Es decir, justo en el momento de tomar el asalto el control corporativo con apenas 2000 millones de euros. 

Desde la saudí STC dicen que siguen adelante con sus planes y que no temen el anuncio gubernamental porque han reforzado las relaciones con el núclero duro de la compañía. Probable deseo más que realidad, porque teniendo que elegir entre el gobierno saudí o el español, ¿qué elegirá BBVA o La Caixa? No hay más preguntas.

El único buen argumento del gobierno es que quiere defender la españolidad, independecia y estabilidad de Telefónica frente a los saudíes porque entre otras cosas existe un convenio con Defensa que podría afectar a la seguridad nacional. Lo que no dicen es que Defensa tiene derecho de veto y que no es necesario invertir para garantizar la seguridad y la estabilidad.

Lo que sí hay es una tentación estatalizadora y controladora. Indra es un buen ejemplo de que la entrada del gobierno supone el control efectivo de la empresa, equipo directivo incluído.

Y en este ambiente, Yolandísima se siente con fuerzas para proponer una gran empresa pública energética. Y luego llegará una gran inmobiliaria, y un gran banco y un gran fondo de pensiones. Porque son los signos de los tiempos…

De los tiempos decrépitos mientras que las naciones jóvenes luchan por crecer, expandirse y crear riqueza. O avanzas o retrocedes. Ahora y siempre.

El anzuelo del pescador

Comprando paz territorial. Sánchez ofreció un pacto fiscal a los separatistas a cambio de que renunciaran a la independencia. ¿Hay que pagar para que se cumpla la Constitución?

Europarlamentarios alucinando. La misión del parlamento europeo que ha visitado Cataluña se ha sorprendido de la violencia que sufren las familias que piden que sus hijos sean educados en español, su lengua madre. ¿Harán algo?

Eliminando disidencia funcionarial. La evaluación del desempeño puede utilizarse para eliminar al funcionario disidente. Así lo advierten los sindicatos que señalan que estarán especialmente vigilantes.

Comentarios

Comentarios