El alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi' / EFE
El alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi' / EFE

Los sindicatos CCOO, CSIF, UGT y Unión de Policía Local y Bomberos de Andalucía en el Ayuntamiento de Cádiz han pedido la dimisión del alcalde, José María González ‘Kichi’, por «incitar a la ciudadanía como máxima autoridad política y jefe superior del Cuerpo a infringir preceptos legales«.

La polémica se desató hace unos días debido a las declaraciones del alcalde en el diario La Voz en las que decía que se ponía del lado de un vendedor ambulante de pescado en detrimento de la policía, que difundió un vídeo en el que denunciaba la venta ambulante. «Personalmente, entre la denuncia y el que se busca la vida vendiendo pescado, me quedo con el que se busca la vida».

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Los sindicatos firmantes del escrito han calificado estas declaraciones de «indeseables, impresentables y esperpénticas porque menosprecia, pone en entredicho y desprestigia el trabajo que desarrolla la Policía Local, menoscabando muestro principio de autoridad y posicionándose a favor de la economía sumergida».

La culpa, «de la ley mordaza»

Asimismo, los sindicatos consideran «inverosímil y una hipocresía el desapego que manifiesta hacia la Policía Local desautorizando a estos funcionarios públicos». «Todo tiene un límite que ni debe ni puede sobrepasarse». Los sindicatos no esconden su enfado con el alcalde, al que recuerdan que «hay unas reglas que tienen que ser respetadas por toda la ciudadanía, ya sean políticos, jueces, médicos o vendedores ambulantes de pescado«. Además piden en el escrito que no les falte «ni una sola vez más» el respeto e inciden en que «no es digno de representarnos».

Ante la petición de la policía, el propio Kichi ha asegurado que en sus palabras «no ha habido nada que pueda ser interpretado como una falta de respeto o un menosprecio al trabajo de la Policía Local». Asimismo, ha garantizado que «este alcalde no va a cuestionar en ningún momento la ley, ya que Cádiz no va a ser jamás un territorio sin ley como el salvaje Oeste«.

Por supuesto, Kichi se ha guardado un as en la manga: ¿el culpable? «la ley mordaza, no la policía». «Al igual que el problema tampoco es quien vende pescado, sino la situación de pobreza y de exclusión social que hay en la ciudad, lo que obliga a algunos vecinos a tener que bordear los márgenes de la ley para poner un plato de comida en la mesa».

A esta polémica se une la que ayer protagonizó el alcalde gaditano al comparar a las víctimas de la Guerra Civil con las de ETA y señalar que «no está claro que Otegi matase a nadie».

Comentarios

Comentarios