Quim Torra y Carles Puigdemont en Berlín
Quim Torra, presidente de la Generalidad de Cataluña, y Carles Puigdemont, expresidente y prófugo de la Justicia española en Alemania, en Berlín, en la primera comparecencia del señor Torra tras ser investido por el Parlamento catalán.– Fotografía: Omer Messinger / EFE

La Audiencia territorial de Schleswig-Holstein ha considerado este jueves procedente la entrega del ex presidente catalán y líder independentista Carles Puigdemont a España por malversación de fondos públicos pero ha rechazado el cargo de rebelión. La extradición sólo se hará efectiva si lo aprueba la Fiscalía General alemana.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora
Con esta decisión, los jueces cumplen con la petición de la Fiscalía General regional, aunque solo en parte. El Ministerio Público, siguiendo la euroorden dictada por el Tribunal Supremo español, había solicitado a principios de junio por segunda vez tanto el reingreso en prisión del político separatista como su extradición a España.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont considera que la decisión de la  Audiencia territorial de Schleswig-Holstein supone que “hemos derrotado la principal mentira sostenida por el Estado”.

Lo ha dicho en un apunte en Twitter, en el que ha subrayado que “la justicia alemana niega que el referéndum del 1 de octubre fuera rebelión”. “Cada minuto que pasan nuestros compañeros en la prisión es un minuto de vergüenza e injusticia. Lucharemos hasta el final, ¡y ganaremos!”, ha añadido.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, propuesto por Puigdemont desde el extranjero donde permanece huido de la Justicia española, ha considerado “una gran noticia” que el expresidente catalán Carles Puigdemont pueda ser extraditado a España por un presunto delito de malversación, rechazando el presunto cargo de rebelión.

En un apunte en Twitter recogido por Europa Press, Torra ha dicho estar muy contento y ha añadido: “Se demuestra una vez más los engaños y mentiras de una causa judicial que nunca se tendría que haber iniciado. Será en Europa donde ganaremos“, informa Europa Press.

En Alemania desde el mes de marzo

Puigdemont fue detenido el 25 de marzo en un área de servicio del norte de Alemania en virtud de una orden de arresto europea emitida dos días antes por el Tribunal Supremo español.

Tras pasar doce días en prisión, los máximos jueces regionales resolvieron dejar al político soberanista en libertad bajo fianza a la espera de que se tomase una decisión sobre su posible entrega a España. Desde entonces, Puigdemont vivió en Berlín y posteriormente trasladó su residencia a la región de Schleswig-Holstein.

Comentarios

Comentarios