Atentado Londres
Atentado islamista perpetrado en Londres el miércoles 22 de marzo / EFE

El grupo británico ‘Tell MAMA’ (‘Cuéntale al medidor de ataques antimusulmanes’ en inglés) alega que grupos racistas y de extrema derecha se habrían confabulado para manipular los resultados de búsqueda en Google y así avivar las tensiones contra los grupos musulmanes que viven en Reino Unido, según recogen en su último informe sobre ‘islamofobia’.

A esta entidad se le cancelaron los fondos públicos en 2013 después de que se descubriese que exageraron el número de ataques contra musulmanes tras el atentado terrorista en el que fue asesinado el soldado Lee Rigby en Woolwich.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Con el pretexto de la ‘islamofobia’, piden a al buscador más usado de Internet que cambie su algoritmo para que deje de mostrar información que asocie al islam con estos grupos o actos violentos.

«Instamos a Google a que revise cómo los sitios web de extrema derecha están engañando su algoritmo de búsqueda a través del SEO (optimización de posicionamiento en buscadores web) para mejorar sus clasificaciones en sucesos relacionadas con el crimen, la explotación sexual y el terrorismo», afirma.

‘Asiático’ es la nueva manera con la que los progresistas difuminan la identidad musulmana

La organización considera que existe un sesgo en la recolección de datos ya que existe una “sobrerrepresentación de hombres asiáticos” asociados a la explotación sexual infantil “cuando la realidad no es así”, argumentan.

‘Asiático’ es la nueva manera con la que los progresistas difuminan la identidad musulmana cuando los atacantes pertenecen a este grupo étnico/religioso.

Ya que los asiáticos tradicionalmente han sido asociados con los pueblos del Extremo Oriente (chinos, japoneses, coreanos, tailandeses, etc.) y estadísticamente no son importantes en los informes sobre violencia.

Página web de la organización.
Página web de la organización.

Ejemplo de hasta qué punto los musulmanes son responsables de un gran número de ataques violentos y sexuales es el escandaloso caso de Rotherham, donde 1.400 niños fueron abusados sexualmente entre 1997 y 2013 por un grupo de inmigrantes, la gran mayoría procedentes de Pakistán.

Lo sorprendente es que las autoridades, en vez de volcarse con las víctimas, siempre llamen la atención sobre el peligro del ‘auge del racismo’ contra los terroristas islamistas.  Al igual que pasó con las violaciones de Colonia en Alemania, se protege al violador, no a la víctima.

Aún así, ‘Tell MAMA’ cree que “la policía debería considerar cómo algunos usarán tales actos como pretextos para la violencia ideológica y el discurso de odio en línea que se dirige a los musulmanes o sus instituciones».

Las ‘fake news’ (noticias falsas) se mencionan como un posible impulsor del «odio antimusulmán«, y se define en el informe como «sinónimo de retórica política partidista diseñada para socavar la confianza en la cobertura crítica de las principales noticias».

Sin embargo, aclaman a los medios de comunicación progresistas ya que se basan, según afirman, “​​en un deseo altruista de educar al público».

También te puede interesar:

Reino Unido, el campo minado del yihadismo que está a punto de estallar

Comentarios

Comentarios