Página musulmana de Canadá que promueve la ablación como una práctica saludable para la mujer.
Página musulmana de Canadá que promueve la ablación como una práctica saludable para la mujer.

El autor aboga por la supresión de las primeras capas de piel de los genitales femeninos ya que no lo considera ablación si no “circuncisión”, por lo que evita con esta torsión lingüística posibles penas legales.

La circuncisión femenina implica extirpar quirúrgicamente una parte o todo el clítoris de la mujer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica esta práctica como Mutilación Genital Femenina -FGM en sus siglas en inglés-.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La mutilación, según la OMS, no tiene ningún beneficio médico demostrable y argumenta que «refleja una diferencia entre los géneros profundamente arraigada y constituye una forma de extrema discriminación en contra de las mujeres».

La creencia es que protege a las niñas del sexo premarital ya que, suponen, disminuye el deseo sexual

Aunque esta práctica también se da en ciertas tribus cristianas de África, se encuentra mayormente en sociedades islámicas.

La creencia es que protege a las niñas del sexo premarital ya que, suponen, disminuye el deseo sexual. La ablación se considera un símbolo de control sobre la mujer, su lógica: si se logra eliminar la fuente de placer sexual femenina, se logrará eliminar la promiscuidad femenina.

La ablación femenina se da en Benin, Burkina Faso, Camerún, la República Centroafricana, Chad, Yibuti, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bisáu, Indonesia, Irak, Costa de Marfil, Kenia, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Tanzania, Togo, Uganda, Yemen y Malasia.

Resulta llamativo este último en el que el 93% de las mujeres admiten haber sufrido esta práctica en cualquiera de sus diferentes grados.

Más de 200 millones de mujeres de todo el mundo la han sufrido

La ONU tiene como objetivo eliminar la ablación del clítoris para el año 2030. Más de 200 millones de mujeres la han sufrido, según la OMS, y se prevé que 30 millones más podrían hacerlo en la próxima década, según la Cruz Roja Española.

El estatus jurídico de la ablación

Esta operación quirúrgica está prohibida en Canadá para menores de 18 años o sin prescripción médica.

A pesar de ello, su práctica es cada vez más extendida, no solo en Canadá, sino en todo en Occidente como consecuencia de la llegada cada vez mayor de inmigrantes originarios de estos países donde se practica de manera habitual.

Cerca de 50.000 mujeres en alemania y en francia han sido sometidas a esta operación

En el Reino Unido se estima que solo en 2016 se dieron 5.000 casos de este tipo, pero ninguno ha sido perseguido legalmente. El Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés) informa de que en Gran Bretaña se dan nuevos casos cada hora.

En Estados Unidos, en abril fueron juzgados por primera vez tres personas por esta práctica en Michigan.

En Alemania, el caso más preocupante de Europa tras la política de puertas abiertas de Angela Merkel, ha contabilizado cerca de 47.000 ablaciones según un informe del Ministerio de Familia recogido por el semanario político Der Spiegel. Entre el 2014 y el 2016 el incremento ha sido del 30%.

Francia, en cambio, es un ejemplo de lo contrario. Desde el año 1983 está prohibida esta práctica y está perseguida con diez años de cárcel, 150.000 euros de multa y la prohibición de habitar en territorio francés durante 5 años.

Pese a la dureza de las sanciones, 50.000 mujeres en suelo galo la han sufrido según estimaciones del Instituto Nacional de Estudios Demográficos (Ined).

También te puede interesar:

HazteOír.org pide a la Defensora del Pueblo medidas para frenar la ablación en España

Comentarios

Comentarios