Por su interés reproducimos la entrevista de El Mundo al presidente de OHL,
Juan Miguel Villar-Mir, quien ha asegurado que su grupo abandonaría una Cataluña independiente y aplaude el «sentido común» de Ciudadanos.

¿Qué supone para OHL la ampliación de capital?
Es un hito muy importante de cara a una nueva etapa, que va a ser la más brillante en los más de 100 años de historia de la compañía. Queremos que esta etapa se caracterice por crecer, pero desendeudados. Al hacer una ampliación de capital grande, de 1.000 millones de euros, de los que 650 millones son para reducir deuda, nos vamos a quedar con un endeudamiento neto con recurso inferior a dos veces el ebitda con recurso. Eso yo espero que nos haga reconquistar muy deprisa el grado de investment grade [que reconoce la solvencia de una entidad]. Los otros 350 millones de la ampliación de capital irán destinados a puro crecimiento en concesiones.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

¿La volatilidad del mercado hace peligrar la operación?
OHL es una empresa que tiene un accionista con la mayoría de capital, que es el grupo Villar Mir. Cuando se anunció la ampliación, yo garanticé que el grupo Villar Mir seguiría siendo el socio mayoritario. Eso da tranquilidad ya que la mitad de la ampliación está colocada antes de salir. Además, los bancos que han estado ayudándonos están deseosos de asegurar la ampliación.

¿Cómo ha afectado al grupo el caso de presunta corrupción que ha afectado a su filial mexicana?
Otra de las condiciones que necesitábamos para abrir la nueva etapa era deshacer la campaña de falsedades y calumnias que hemos sufrido en México contra nuestra filial en el país. Hemos hecho auditorias con todas las empresas líderes del mundo en este sector, y todas han confirmado que los temas que se nos imputaban eran absolutamente falsedades.La campaña ha quedado ridiculizada y damos el tema por terminado, porque ya está en manos de la justicia mexicana a través de dos actuaciones, de tipo penal y civil.

¿Confías en que el desplome en Bolsa se frene y OHL se recupere?
Estoy seguro de que estamos de cara a una recuperación rápida y muy importante de la acción. En España, hoy cotizamos en cifras del entorno de 12 euros la acción, cuando hace siete meses el valor era el doble. Y la empresa hoy está mejor.

¿Su grupo pecó de falta de cautela en el nivel de deuda?
Nosotros fijamos en OHL una nueva política en el 2002 apoyada en tres grandes principios: invertir en concesiones, internacionalización e innovación. Invertir en concesiones cambia la dimensión del endeudamiento, porque cada concesión hay que financiarla para hacer una inversión, que luego te paga el tráfico durante la vida de la concesión. Separando las concesiones, OHL es una empresa poco endeudada. Y tras dedicar 650 millones de la ampliación a reducir deuda, vamos a ser la constructora menos endeudada del Ibex.

¿El endeudamiento excesivo fue el gran pecado de los españoles?
Así fue. España había funcionado siempre con la peseta, y con la llegada del euro pasa a tener una moneda europea más estable y con un ámbito de circulación y volumen muy superior. De repente hay una liquidez sin límite y unos tipos de interés que bajan enormemente. Esto fue una tentación para toda la economía española para endeudarse más.

¿Hay riesgos de que volvamos a caer en los mismos vicios?
Yo creo que no. La experiencia de la crisis ha sido una buena lección para el mundo entero. Ha sido la mayor crisis desde 1929, el mundo ha quedado muy afectado y todas las economías han tomado una actitud más prudente desde entonces. Ahora los riesgos de la economía es que los países desarrollados crecen excesivamente poco. España crece un 3%, pero la media de la Unión Europea es del 1%. A pesar de que tenemos los intereses en mínimos históricos, las entidades reguladoras no se atreven a subir los tipos porque el crecimiento es bajo.

¿Prevé un repunte del negocio de la construcción?
Estamos haciendo una reconsideración de este sector para mejorar nuestro negocio. Tenemos niveles de técnica y tecnología excelentísimos, y somos líderes mundiales en hospitales y trenes de alta velocidad. A mí las obras me gustan cuanto más grandes y más difíciles mejor. Vamos a asistir a un resurgimiento de la construcción en los próximos años.
Mejoran los beneficios de las empresa, pero muchos españoles siguen en el paro.

 

¿Esta diferencia da alas a partidos como Podemos?
Hay siempre una parte de la poblacion que no le han salido las cosas bien, que está frustrada, disgustada contra la sociedad y el sistema establecido, y vota comunista. Este modelo, como Podemos, que tiene una filosofía absolutamente marxista-leninista, no ha sido capaz de generar bienestar para el mundo en ningún momento de la historia. Es una experiencia absolutamente fracasada. Podemos, igual que le ha pasado al partido comunista de Santiago Carrillo, y a IU, sólo será votado por una pequeña minoría, del orden del 10%, y está condenado a estar siempre en la oposición.

La CUP, reconocido «anticapitalista», es llave de Gobierno en Cataluña. ¿Le preocupa?
En España hay y seguirá habiendo en los próximos años dos grandes partidos -PSOE y PP-, que están siempre cerca de hacer mayoría, y lo que les falte lo acaban completando un partido pequeño con pocos votos. Que influyan en el Gobierno es más difícil.

¿Qué opinión le merece el auge de Ciudadanos?
Es una formación con un sentido de equilibrio y común importante, lo está haciendo bien, y lejos de las pretensiones imposibles de otros partidos, tiene una actitud razonable. Es una formación que puede ser un complemento necesario a una solución de acuerdo entre partidos políticos para dar años seguidos de estabilidad a la política española.

¿Qué opina cuando llaman «casta» a empresarios como usted?
La empresa es el motor de la economía y crea renta, riqueza y empleo. Tomar medidas que vayan contra la empresa, sea grande, mediana o pequeña, es absolutamente lo contrario de lo que debe hacer alguien que quiera trabajar por el bienestar de los españoles.

¿Han cambiado mucho Madrid o Barcelona con el Gobierno de candidaturas de unidad popular?
Yo creo que no, y en particular en Madrid Manuela Carmena pasará a la historia como una gran alcaldesa. Tiene el deseo de mejora de servicios municipales, limpieza de la ciudad, atención a las clases más desfavorecidas… y eso lo está haciendo dentro del respeto profundo a la economía de mercado.

¿Cómo le ha afectado la vinculación de su nombre con presuntos casos de corrupción?
Yo tengo más de 200 empresas en un total de 39 países del mundo, y eso hay personas a las que les molesta. Aunque me han citado en dos o tres ocasiones a lo largo de mi vida, en todas ellas se ha demostrado que la acusación no tenía ningún fundamento. Me citaron en el caso Bárcenas, y en cuanto el juez Ruz hizo una primera lista de personas que no deberían estar imputadas, hay estaba yo. Y el tema de México es absolutamente falso. Todos los empresarios tenemos dos grandes obligaciones: servir a los demás y hacerles felices. En la empresa, un colaborador frustrado aunque quiera no es eficaz, y en cambio un colaborador feliz es doblemente eficaz.

Pero en España hemos visto a muchos empresarios y políticos que se han servido a ellos mismos.Las sanciones a las faltas cometidas en el terreno económico, y en el de la corrupción especialmente, deberían ser más importantes. No puede ser vivir en una sociedad corrupta en las que hay ejemplos habituales de corrupción.

¿A usted algún político le ha pedido dinero alguna vez?
No, y mi mujer me dice que es que no se atreven conmigo. No recuerdo en mi vida un solo caso en el que alguien me haya pedido dinero para darme un contrato o una obra.

¿Qué opina del modelo de financiación de los partidos políticos?                               Sería bueno establecer una nueva Ley de financiación, que sea clara y que defina con rigor cómo se deben financiar los partidos para que puedan cumplir su función. Esto requiere un gran pacto entre partidos. Nadie puede entrar en política para enriquecerse. Cuando yo entré en el primer Gobierno de la transicion, tuve que bajar de nivel de vida.

¿Qué busca una empresa cuando hace una donación a un partido?
Yo he creado una fundación para sentirme en paz, que cada año dedica a ayudar a los demás el 0,7% del beneficio que hace mi grupo a tres tipos de fines: educación, cultura y beneficiencia. A partidos políticos no he dado jamás, ni lo haré nunca. A fundaciones impulsadas por personas de los partidos políticos, claro que sí. A Maria Teresa Fernández de la Vega, cuya fundación, que no es del PSOE, pero que está presidida por ella, es a la que más dinero he dado, con cifras importantes durante una serie de años. A FAES, que organiza cursos de verano y trae estudiantes iberoamericanos, me parece lógico y claro que la ayudo. Y a muchas más.

¿Cataluña será algun día independiente?
Estoy seguro que no, porque esto supondría desde un punto de vista económico y empresarial un gigantesco empobrecimiento de los catalanes, y también para España. Hay ya más de 1.000 empresas que ante la duda, se han marchado de Cataluña. Pero si el riesgo de independencia amenazara realmente -hasta ahora ha sido un ensayo y la amenaza no era real- el número de empresas que nos iríamos de Cataluña sería todavía muy superior.

Comentarios

Comentarios