Miembros del grupo parlamentario de Vox en el Congreso.
Miembros del grupo parlamentario de Vox en el Congreso.

Con motivo de la la celebración el 25 de noviembre del día internacional contra la violencia de género, instituciones, empresas, asociaciones de todo tipo y partidos políticos han hecho públicas sus posiciones sobre el particular.

La mayoría afirma la existencia de una llamada «violencia estructural» contra la mujer, fruto de «heteropatriarcado opresor» y reiteran su respaldo al Pacto de Estado contra la Violencia de Género y a la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Estas voces chocan con la postura disidente de Vox, única formación con representación en el Congreso y el Senado que se aparta del discurso políticamente correcto y establece un criterio propio.

Sin restar un ápice de condena «a todo tipo de violencia contra la mujer al igual que condena a diario todo tipo de violencia, independientemente de la nacionalidad, raza, sexo, edad u orientación sexual de la víctima» la formación denuncia tanto el pacto como la ley anteriormente citados y considera que «no son más que instrumentos del feminismo
radical para lesionar derechos fundamentales como la presunción de inocencia y
la igualdad de todos los españoles ante la ley
«.

Además Vox denuncia que «no han servido ni para reducir el número de asesinatos de mujeres, ni para proteger a las mujeres que sufren otros tipos de violencia. Sólo para expoliar a los ciudadanos y financiar chiringuitos ideológicos que impiden que el dinero llegue a quien de verdad lo necesita».

Vox también lamenta «que el resto de partidos sigan instalados en el concepto de violencia
de género, es decir, el de que todos los hombres -por el hecho de ser hombres son potencialmente violentos con las mujeres».

Ley de violencia intrafamiliar

La propuesta de la formación liderada por Santiago Abascal al resto de partidos políticos es que se derogue la ley que -tal y como revelan las cifras de mujeres asesinadas no está siendo efectiva- y se sustituya por una Ley de Violencia intrafamiliar que proteja no sólo a las mujeres, sino también a los hombres, a los niños o a los abuelos en toda familia.

Al tiempo, Vox reclama «la cadena perpetua para violadores, asesinos y pederastas» y que se combata «la inmigración ilegal, que fomenta la trata de seres humanos y la
explotación sexual, y genera inseguridad en los barrios, donde cada vez más
mujeres no se sienten seguras», no sin dejar de denunciar «la violencia que sufren las mujeres en muchos países no occidentales».

Vox defiende «la igualdad de las personas» y proclama no aceptar «la colectivización ni la utilización electoralista que se hace de la mujer». En consecuencia, reafirma su «compromiso con la libertad, para que en España disentir de ideologías totalitarias como el feminismo radical no sea motivo de escarnio ni pueda llegar a constituir delito, como pretenden algunos».

Comentarios

Comentarios