Xi Jinping y Nicolás Maduro
Xi Jinping y Nicolás Maduro

No es que tenga muchos aliados económicos Venezuela, pero al menos podía contar con China, la segunda potencia económica mundial, lo que aseguraba un mínimo de inversión en medio de la profunda crisis que sufre el país bolivariano que ha llevado a parte la poblacion a quedarse sin productos básicos, como el papel higiénico.

Pero la tremenda deuda que arrastra Venezuela con China, sus problemas para pagar y los problemas de seguridad que sufren los ciudadanos chinos en el país sudamericano, han provocado que el gigante chino pueda cerrarle el grifo al régimen de Nicolás Maduro, lo que supondría una catástrofe para su economía y para los venezolanos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

De Hugo Chávez a Maduro

La relación entre ambos países comenzó con Hugo Chávez y se basó principalmente en la venta de petróleo. Con el tiempo los negocios fueron aumentado, y muchos chinos se trasladaron al país Venezolano para abrir allí sus empresas, según informa el Wall Street Journal.

Pero desde la llegada de Maduro al poder, junto con la crisis del petróleo, la inseguridad del país ha ido en aumento hasta convertirse en el segundo país con mayor tasa de homicidios, según el Observatorio Venezolano de Violencia, un grupo independiente.

Maduro tiene una cuenta sin pagar de unos 17.800 millones de euros con China

El temor de los chinos residentes en Venezuela, quedan unos 100.000 en el país después de que en 2014 hayan ‘huido’ 30.000, unido a los problemas para pagar la deuda, han provocado la decisión china, que no es oficial.

Actualmente, Maduro tiene una cuenta sin pagar de unos 17.800 millones de euros de los 530.000 millones que ha invertido China en Venezuela.

Directivo chino: «El mensaje fue claro: déjenlos caer»

Por eso, el enviado de Pekín en Caracas expresó su preocupación por las posibilidades reales del pago de esa deuda durante reuniones de emergencia que sostuvo entre abril y junio con una decena de representantes de empresas estatales chinas, según cuatro directivos de esas compañías.

“El consenso fue que no se iba a invertir nuevo dinero”, lo que lleva el mensaje implícito de «déjenlos caer”, dijo el directivo. La solución que maneja China para sus empresas es un traslado a Colombia a Panamá para retomar muchos proyectos que se encuentran en punto muerto.

Por su parte, la oposición venezolana no quiere perder al aliado asiático y también se ha reunido con enviados del gobierno comunista para intentar convencerles de que pagarán cuando estén en el gobierno, puesto que sin la inversión china la crisis venezolana puede ser irreversible.

El Fondo Monetario Internacional estima que la economía venezolana se contrajo en casi 6% el año pasado y que este año tendrá un crecimiento negativo de 10%.

Pero nada de esto es oficial todavía. Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de China se ha negado que se esté reconsiderando la relación con Venezuela mientras que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela prefirió no hacer comentarios al respecto.

Comentarios

Comentarios