Actuall

Reportan 7.766 muertes y más de 330.000 reacciones adversas a las vacunas contra el Covid

Imagen referencial /Pixabay

Imagen referencial /Pixabay

El organismo europeo Eudravigilance, perteneciente a la Agencia Europea del Medicamento, es el encargado de recoger los informes de fatalidades y eventos adversos graves, sospechosos de estar vinculados con medicamentos. Dichos casos le llegan a través de las diferentes Agencias nacionales del medicamento. Estos números no tienen en cuenta los datos de todos los países europeos, sólo los del Espacio Económico Europeo (los de la UE más Islandia, Liechtenstein y Noruega). Así, países como Reino Unido tienen su propio sistema de vigilancia del medicamento y registro de casos.

Actualizado a fecha 17 de abril, los informes sobre casos individuales de reacciones adversas reportados a Eudravigilance (sobre las cuatro vacunas experimentales que se utilizan en Europa contra el Covid19) han sido 330.218, de los cuales 7.766 fueron mortales.

En los siguientes enlaces, cualquier ciudadano puede tener acceso y contabilizar por sí mismo los datos publicados:

Para acceder a los datos sobre muertes totales por cada vacuna hay que sumar los casos individuales de muertes de cada uno de los grupos de reacciones adversas que se encuentran en el apartado (pestaña superior) titulado ‘Number of Individual Cases for a selected Reaction’ (Número de Casos Individuales para una Reacción seleccionada). 

En un apartado anterior (pestañas superiores) se pueden obtener gráficos generales según el tipo de reacciones adversas graves reportadas por cada vacuna. Sirva de ejemplo estos dos, de Moderna y Pfizer:

España registra el 16 por ciento de todas las reacciones adversas graves reportadas en el EEE tras la vacunación con Moderna; el 8 por ciento de las lesiones tras la vacuna de Pfizer; y el 5 por ciento de los daños enviados tras la vacuna de Astrazeneca.

El sitio web de Eudravigilance fue lanzado por la Agencia Europea del Medicamento en el año 2012 para brindar acceso público a informes de sospechas de efectos secundarios (también conocidos como sospechas de reacciones adversas a medicamentos). Estos informes se envían a Eudravigilance por las autoridades reguladoras de medicamentos nacionales y por las empresas farmacéuticas que poseen autorizaciones de comercialización (licencias) para los medicamentos.

Eudravigilance es un sistema diseñado para recopilar informes de sospechas de efectos secundarios. Estos informes se utilizan para evaluar los beneficios y riesgos de los medicamentos durante su desarrollo y controlar su seguridad tras su autorización en el Espacio Económico Europeo (EEE). Eudravigilance se utiliza desde diciembre de 2001.

Los informes sobre sospechas de efectos secundarios son procesados ​​por las autoridades reguladoras de medicamentos nacionales y los titulares de autorizaciones de comercialización y enviados a EudraVigilance de acuerdo con las normas de protección de datos aplicables según lo establecido en el Reglamento general de protección de datos (GDPR) (Reglamento (UE) 2016/679).

Cómo informar sobre un efecto secundario

La Agencia Europea del Medicamento y Eudravigilance especifican que «los profesionales sanitarios son quienes normalmente informan de los efectos secundarios y, por tanto, se recomienda consultar con un profesional sanitario, como su médico o farmacéutico. Con una facilidad cada vez mayor, los pacientes pueden informar sobre presuntos efectos secundarios directamente a través de diversas vías, como por internet, gracias a los formularios de notificación para pacientes que ofrecen las autoridades reguladoras de medicamentos nacionales, o por teléfono. Si desea información sobre cómo comunicar un efecto secundario, consulte la autoridad pertinente en la lista de autoridades nacionales reguladoras de medicamentos en el EEE«.

Y añaden: «Si está experimentando un efecto secundario o piensa que puede estar experimentándolo, debe consultar a un profesional sanitario. La Agencia Europea de Medicamentos no puede aceptar informes de efectos secundarios procedentes directamente de pacientes o consumidores. Además, la Agencia no está en posición de proporcionar asesoramiento médico individual ni de confirmar si sus síntomas se deben al medicamento”.

La forma de comunicar los eventos adversos al Ministerio de Sanidad es a través del médico que estudiará el caso e informará de él; en España, los pacientes también pueden reportar casos de reacciones adversas a los medicamentos, a través de un largo formulario del Ministerio de Sanidad (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) que consta de 5 pasos. Notificación de Sospechas de Reacciones Adversas a Medicamentos en España: www.notificaRAM.es 

¿Por qué no mencionan estas cifras los grandes medios de comunicación?

Una vez se produce el inmenso silencio ante las muertes por vacunas experimentales transgénicas, cuando no el desprecio a estos casos graves de efectos colaterales. 

Las muertes y episodios graves tras la vacunación son minimizados hasta el extremo de que se ha llegado a mentir y negar cualquier muerte por vacuna de la Covid-19. Mientras que en la mayoría de los demás medios se sigue animando fervientemente a la vacunación de toda la población, sin informar de estas cifras.

Health Impact News y algunos blogs especializados e interesados han sido los únicos y primeros medios en alertar y hacerse eco de estas dramáticas cifras de casos ocasionados muchas veces en personas completamente sanas. Desde aquí, doy las gracias a estos verdaderos periodistas e investigadores. Ellos sí lo son. 

Los demás medios (siendo bien pensados) sólo se dedican a seguir la inercia de la (des)información y repiten como buenos papagayos otras mareantes y diarias cifras de contagios, refiriéndose sobre todo a los polémicos PCRs; o por ignorancia o por negligencia se niegan a consultar otras fuentes oficiales, véase la FDA (Administración de Medicamentos de Estados Unidos) y no quieren informar de lo que se sale del guión; o quizá, muy sospechosamente, porque muchos medios de comunicación reciben subvenciones millonarias o tienen contrataciones de publicidad con organismos políticos que alientan a la vacunación experimental de toda la población.

Esos medios negligentes se niegan a escuchar cualquier voz disidente que vaya en contra del versión oficial, se niegan al debate científico, se niegan a informar, por ejemplo, de que un grupo de médicos y biólogos, muchos de renombre, en España han firmado un documento para que cese de inmediato la vacunación experimental contra la Covid-19: “Creemos firmemente que los riesgos no son asumibles, ni un solo efecto adverso o muerte debe ser tolerado”.

¿Hasta qué número de muertes sospechosas debe llegar un medicamento o una vacuna para que sean tratados en los medios de comunicación y por la Agencia Europea del Medicamento como algo más que “casos aislados”?

¿7.766 muertes y más de 330.000 reacciones adversas reportadas tras la vacunación del Covid en el Espacio Económico Europeo no son suficientes?

Y estas cifras de lesiones en Europa sólo se refieren a casos sospechosos ocurridos a corto plazo tras la vacunación, ¿qué nos esperará en el medio y en el largo plazo con unas vacunas experimentales que no han cumplido con los requerimientos mínimos ni los plazos mínimos que sí se le exigen a cualquier otro medicamento o vacuna? 

Se trata de vacunas experimentales, de las que las propias farmacéuticas demostraron poca o nula fe en ellas cuando exigieron a los estados eximirse de pagar por estos efectos adversos. 

Vacunas que en sus propias fichas técnicas detallan que no hay estudios de interacción de la vacuna con otros medicamentos que esté tomando el ciudadano. Fichas técnicas que reconocen que desconocen cuánto dura la inmunidad: «Se desconoce la duración de la protección proporcionada por la vacuna, ya que todavía se está determinando en ensayos clínicos en curso». 

Aquí puede consultar las fichas técnicas de:

El Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ya adelantó que quizá haya que vacunar cada seis meses.

El negocio es redondo para ellas, ninguna pérdida y cuantiosas sumas por las ventas anuales, prolongadas en el tiempo ¿para siempre?. Eso nos dan a entender.

Comentarios

Comentarios