La banca de inversión ya ha hecho pública su opinión si en España se diese un posible pacto de gobierno entre PSOE y Podemos, con el apoyo de otros partidos como IU y los independentistas, entre otros. Una coalición, en la que tuviese cabida la «extrema izquierda», se traduciría en la reactivación de las tensiones financieras, un serio enfrentamiento con Bruselas y un claro deterioro de la actividad económica, según ha informado LibreMercado.

En este sentido, entidades españolas como Banco Santander y BBVA, ya han avisado de que el actual panorama de incertidumbre política se está materializando en el retraso y paralización de inversiones en España, pero esto es solo el principio en comparación con lo que pasaría en caso de que llegasen a un acuerdo Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

También los bancos internacionales se han pronunciado. Barclays ha señalado que de fraguarse ese pacto, la situación sería nefasta por dos razones. En primer lugar, por la inestabilidad de gobierno, pero, además, porque implicaría tumbar algunas de las reformas estructurales aprobadas en la anterior legislatura. La suma de todo esto generaría «riesgos» para el crecimiento de España.

Esta entidad, además, estima «que la incertidumbre política y la presencia de algunos miembros de la izquierda radical en un gobierno justificarían diferenciales relativamente amplios en bonos soberanos, por ejemplo, frente a Italia».Esto se traduce en una subida de la prima de riesgo.

Citi, por su parte, indica que un bloque de izquierdas representaría «un cambio significativo en la política fiscal de España» para poner fin a las políticas de contención del gasto e incumplir los objetivos de déficit comprometidos, lo cual acabaría generando un ambiente de tensión entre España y Bruselas.

En este contexto, JPMorgan coincide en que saltarían chispas entre ambas instituciones, al tiempo que la reversión de las reformas y el aumento del gasto podrían acabar lastrando el crecimiento económico y, por tanto, la creación de empleo. Y añade  que dicho pacto no será fácil debido a las tensiones que existen dentro del partido socialista y a la reacción en contra que se generaría tanto en la comunidad empresarial como internacional.

En cualquier caso, los mercados financieros reaccionarían mal a un gobierno de coalición entre el PSOE y la «extrema izquierda», que traería consigo un aumento de la prima de riesgo, al tiempo que el deterioro económico dejaría constancia en los principales indicadores.

Grecia y Portugal

Algo similar pasó en Grecia. La prima de riesgo de Grecia cotizaba por debajo de los 500 puntos básicos antes de la elección de Syriza a principios de 2015, pero, posteriormente, se disparó hasta los 2.000 puntos el pasado verano, cuando el país estuvo a punto de salir del euro, y actualmente ronda los 900 puntos básicos, el doble que hace poco más de un año.

Algo parecido también ha pasado en Portugal con la llegada la izquierda al poder a finales del año pasado. La prima de riesgo ha repuntado en las ultimas semanas tras anunciar el nuevo Ejecutivo la suspensión de algunas medidas económicas y ajustes fiscales.

Comentarios

Comentarios