La casa editorial keniata Story Moja ha anunciado la retirada de todos los libros que causaron controversia en las escuelas de todo el país. El fundador de Story Moja, Muthony Garland, que se dirigió a la prensa el viernes pasado, dijo que esos libros habían sido publicados bajo su supervisión y, por lo tanto, asume «total responsabilidad».

Desde el lanzamiento de los libros, en septiembre pasado, la plataforma internacional CitizenGO solicitó que esos libros fueran retirados del mercado a través de una campaña de recolección de firmas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La polémica se originó cuando un estudiante de Nairobi hostigó a una compañera usando un lenguaje vulgar que había leído en el libro «Blood Ties», editado por Story Moja y distribuido en su escuela como lecturas complementarias (no obligatorias), evitando así los mecanismos de control que establece el Ministerio de Educación de Kenia para libros escolares.

«Lamentamos sinceramente el error», dijo Dawn Makena , directora gerente de Story Moja, quien anunció que proporcionarán títulos alternativos y aseguró que las palabras y expresiones que habían generado la controversia no tendrían cabida en adelante.

Apoyo cívico

La petición, dirigida al Ministerio de Educación que exigió el retiro de ‘Blood Ties’ y otros libros de Story Moja, ha sido respaldada por casi 5.000 ciudadanos kenianos. La directora de Campañas de CitizenGO en África, Ann Kioko, entregó estas firmas el viernes 25 de octubre en el Ministerio de Educación en Nairobi.

Kioko asegura que «los editores de Story Moja que se han asociado con activistas homosexuales y se enorgullecen de que uno de sus objetivos es aprovechar sus libros para difundir su ‘educación’ sexual».

Varios de sus libros en sus catálogos están en eso, aprovechando la educación sexual para niños en edad escolar. Uno de sus libros se titula ‘Baba Sukari’, Swahili para ‘Sugar Daddy’. Este es un libro muy controvertido, especialmente durante este período cuando los padres están tratando de terminar con la ‘cultura patrocinadora’ en el país ”. 

Los ciudadanos de Kenia que firmaron esta petición también reprochan que «cuanto más profundizas en el catálogo de libros de Story Moja, más disgustado te sientes».

Kioko los felicitó por la decisión de la junta editorial: «Es una victoria para el sentido común», concluyó.

Comentarios

Comentarios