Ya hemos hablado en este periódico del PIN Parental (o ‘Solicitud de información previa y consentimiento expreso’ y del derecho de los padres a defender a sus hijos frente al adoctrinamiento en ideología de género que han impuesto las leyes LGTBI en los colegios. El derecho fundamental de los padres a educar está siendo vulnerado sistemáticamente por los políticos y los ideólogos de género, como explica HazteOir.org en este folleto informativo de la campaña #MisHijosMiDecision que está llegando estos días a 23.000 colegios españoles.

Esta semana hemos tenido varias novedades al respecto. Sin duda, la más surrealista ha sido la de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, más camaleónica, que nunca porque en una misma declaración ha afirmado una cosa y la contraria. Y es que mi presidenta ha asegurado que “el PIN Parental es una intromisión en la labor del docente”. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

No contenta con semejante disparate, nuestra querida “camaleona” ha puesto este ejemplo: «Si los padres que tienen cualquier tipo de duda a la hora de los contenidos que se le están dando a sus hijos pudieran controlarlo todo podría suceder que algunos de estos no quisieran que se les hablase de la historia de España o de quién fue el expresidente Adolfo Suárez”.

Y es que para Díaz Ayuso, “la autoridad del profesor y su libertad de docencia es lo primero». 

Querida presidenta: no se meta a torear cuando no sabe si el toro es animal o vegetal. El PIN Parental no tiene nada que ver con la historia de España.  El PIN Parental es un documento a través del cual los padres solicitan a la dirección del centro educativo que se les informe previamente sobre cualquier actividad, charla, taller o similar que afecte directamente a los valores del alumno en materia afectivo-sexual, “identidad y expresión de género”, “diversidad sexual y afectiva”, “diferentes modelos de familia”… 

Doña Isabel: Si no lo sabe, tiene técnicos de sobra que le pueden informar de que una cosa son los contenidos curriculares que se enseñan en los colegios y que se establecen en las programaciones didácticas fundamentadas en decretos legislativos aprobados por los gobiernos autonómicos (como el que usted preside) y otra cosa es la ideología de género y el adoctrinamiento afectivo-sexual. 

Los contenidos, objetivos y demás aspectos didácticos de las asignaturas son públicos y están sujetos a la ley. Los imparten docentes con una preparación pedagógica y un conocimiento de su materia. Los dogmas LGTBI los imparten en las aulas activistas ajenos al mundo educativo, que les enseñan contenidos y realizan actividades que no están publicadas en ningún lado ni aprobadas por nadie. Unos enseñan y otros adoctrinan. Es muy sencillo, doña Isabel.

Parece que se acercan elecciones generales, doña Isabel. Y tendrá usted que decidir si está a favor o en contra de que los padres puedan elegir la formación afectivo-sexual para sus hijos. Porque ese y no otro es el único fin del PIN parental. Porque a lo mejor hay muchos madrileños y españoles que en función de lo que diga y, sobre todo, de lo que haga en relación con la libertad de educación para sus hijos, nietos o sobrinos, le votan o no. 

No se si sabrá, señora presidenta, que el artículo 27.3 de la Constitución Española afirma que “los poderes públicos garantizarán el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus valores y convicciones religiosas y filosóficas”.  Estudiar quién fue Adolfo Suárez es conocer historia de España y no tiene nada que ver con la introducción de la ideología en las aulas.

El PIN Parental se extiende como una mancha de aceite

En todo caso, le guste o no a Díaz Ayuso, HazteOir.org está distribuyendo 23.000 ejemplares del PIN Parental en los centros educativos de toda España y tiene previsto llegar a repartir un total de 100.000 a lo largo de este curso escolar.

Además, los padres se están levantando en toda España contra el capítulo educativo de las leyes LGTBI porque están hartos. En estos días hemos tenido noticia de que la asociación Libertas, de Murcia, está distribuyendo impresos entre los padres para exigir el respeto a su derecho fundamental a educar. Y que la plataforma ‘Por Mis Hijos Fuerteventura’ también está promoviendo esta acción entre los padres canarios. Lo han explicado en este vídeo. 

En Cantabria Jorge Calandra, presidente de la Asociación por la Defensa de los valores Católicos en la Enseñanza (ADVCE) y padre de una niña en edad escolar, ha presentado su PIN Parental y nos lo cuenta aquí. Esta asociación, además, está informando a los cántabros en las calles acerca de esta iniciativa.

En Mairena (Sevilla) los padres también están informando a otros para que lo presenten. para ello utilizan este folleto informativo:

En Barbate (Cádiz), un padre fue a entregar su escrito de ‘Solicitud de información previa y consentimiento expreso’ en la secretaría del centro educativo de sus hijos y la persona que le atendió, además de recibir el impreso y sellarle la copia, le pidió un ejemplar en blanco para poder cumplimentarlo ella también. 

Y en La Rioja la asociación Los Niños son Intocables que preside Salvador Martí también promueve el PIN Parental. 

En este mapa reflejamos el avance sostenido y firme del PIN Parental por la geografía española:

Así que quieran o no, los políticos del PP y de Ciudadanos se van a encontrar en la tesitura de que les voten o no el próximo 10 de noviembre. Si en las comunidades autónomas en que gobiernan no se deciden a defender los derechos de los padres y siguen plegándose a los dictados LGTBI se lo vamos a reprochar en la campaña electoral. Y si Vox no se pone firme con el PIN Parental y ‘pastelea’ o cede en sus posiciones también se puede llevar un disgusto. Luego no digan que no les hemos avisado. 

Comentarios

Comentarios