El proyecto para modificar el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) de Argentina no alcanzó el quórum suficiente para ser tratado en la Cámara de Diputados.

Ya que el proyecto no estaba en la agenda del miércoles 20 de noviembre, un grupo de diputados intentó ingresarlo a la fuerza en el temario del día. Para ello necesitaban alcanzar los ¾ del total de la sala, es decir 129 votos. Sin embargo, solo lograron 107 votos a favor, 71 en contra y 3 abstenciones.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La ESI, promulgada en 2006 mediante la ley Nº 26.150, tiene como objetivo proveer educación sexual sobre la base de conocimientos científicos y la promoción de actitudes responsables ante la sexualidad, para prevenir problemas de salud pública como las enfermedades de transmisión sexual y embarazos adolescentes, procurando la igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres. 

El proyecto de ley para modificar la ESI elimina el respeto al ideario institucional según las convicciones de los miembros de cada comunidad educativa. 

De esta forma, obligaría la inclusión de contenidos ESI sin posibilidad de adaptarse a la realidad sociocultural del establecimiento. Con lo anterior, también se limitaría el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus valores

El proyecto además busca modificar el concepto de ESI en función de las leyes vigentes sobre la materia, es decir, de diversidad sexual y de género.  

El día anterior a la polémica sesión, la plataforma ciudadana CitizenGO Argentina entregó más de 60 mil firmas para impedir el tratamiento de la ley

También la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (Faera) rechazó la iniciativa parlamentaria y propuso sensibilizar a las familias, la sociedad y opinión pública en general. 

A su turno el Consejo Católico para la Educación de Córdoba destacó que el proyecto “desconoce a la familia como agente natural y primario de educación de sus hijos contrariando así un principio reconocido en los tratados internacionales de derechos humanos, en la constitución nacional y en la constitución de nuestra provincia”.

A estas intervenciones, también se sumó la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) al decir que es necesario que los legisladores valoren las convicciones de los ciudadanos a quienes representan”.

* Publicado originalmente en ACI Prensa.

Comentarios

Comentarios