Didac Ramírez, rector de la Universidad de Barcelona / UB

La universidad de Barcelona permitirá a los alumnos y profesores transexuales que utilicen el nombre con el que dicen identificarse en los documentos no oficiales, que es hasta donde llega la competencia del centro. El Consejo de Gobierno de la universidad ha aprobado por unanimidad el procedimiento para el cambio de nombre de personas transexuales y transgénero.

Se trata de una medida que ha sido impulsada por la Unidad de Igualdad, en base a las quejas de algunos docentes y estudiantes de la facultad de Bellas Artes.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El rector de la Universidad de Barcelona, Dídac Ramírez, ha destacado la importancia de una medida “esencial para proteger los derechos de unos colectivos y que normaliza su situación”.

De esta manera, según Ramírez, se asegura la protección de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales en el ámbito universitario y considera que “con este procedimiento, la universidad de Barcelona da un paso fundamental hacia la igualdad”.

La universidad justifica esta medida alegando que quieren “evitar la paradoja entre su apariencia física y el uso común de su nombre”

La universidad señala que permitirán que “todo el que quiera pueda utilizar un alias que sustituya su nombre en todas las actividades que no tengan implicaciones legales, como puede ser el cambio en el correo electrónico, el campus virtual, en el carnet de la universidad o en las listas de clase”.

Desde el centro afirman que el cambio de nombre legal puede tardar varios años y el certificado médico se obtiene pasados dos años desde que una persona inicia el proceso de reasignación de ‘género’, y por ello, alegan que quieren “evitar la paradoja entre su apariencia física y el uso común de su nombre”.

Según informa El País, a esta nueva medida podrán acogerse “tanto los estudiantes de la universidad como el profesorado y el personal de administración y servicios”. Sin embargo, no ha habido ninguna persona que haya pedido de manera formal cambiar su nombre y utilizar uno distinto del que consta en su documento nacional de identidad.

 

Comentarios

Comentarios