Ha sentado a más de 17.000 menores en el banquillo, todo un síntoma del problema del que pocos se hacen eco. Y eso que en nuestro país hay 400.000 casos de maltrato de hijos a padres, una cifra lo suficientemente importante para que las autoridades se tomaran el problema más en serio.

El primero paso, la educación. Así lo cree el juez de menores Emilio Calatayud, que señala a Zapatero -y por omisión también a Rajoy- como uno de los culpables de que en España sea hoy más difícil ser padre por la falta de autoridad. «Es mucho más difícil ser padre porque no tenemos la autoridad. Nos la quitó Zapatero: el derecho de corregir de forma razonada a nuestros hijos se suprimió en 2007. Y el Mariano no lo ha puesto. Aunque luego le pegue una colleja en la tele al nino…», declara a El Mundo.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora
El Gobierno de Rodríguez Zapatero fue el que aprobó la Ley de Violencia de Género / Wikimedia
El Gobierno de Rodríguez Zapatero fue el que aprobó la Ley de Violencia de Género / Wikimedia

¿Pegarle una colleja a un nino puede considerarse maltrato? «Confundir una colleja con un maltrato en este país es una auténtica barbaridad. En cualquier caso, con lo que yo trabajo es con lo otro: cuando el nino le pega la colleja al padre. Y de eso hay mucho, cada vez más. Se empieza desobedeciendo a los padres y golpeando al maestro y se termina yendo a por el presidente del Gobierno», asegura el juez.

Hay otro punto que Calatayud quiere recordar: es el artículo 155 del Código Civil, que señala que los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad. «Hay un documento que yo pondría en la nevera: este artículo dice que los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad y respetarles siempre y contribuir según sus posibilidades al mantenimiento de la familia».

Comentarios

Comentarios

Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.