El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael van Grieken /CAM
El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael van Grieken /CAM

Después de una lucha de meses, parecía que el pasado mes de marzo el Gobierno de la Comunidad de Madrid, hoy en horas bajas por el asunto del máster de Cristina Cifuentes, había dado su brazo a torcer con la publicación de unas instrucciones para facilitar el agrupamiento escolar de los hijos de familias numerosas.

En dicha resolución (firmada de forma conjunta por las viceconsejeras de Organización Educativa, María José García-Patrón Alcázar, y de Política Educativa y Ciencia, Cristina Álvarez Sánchez, dependientes de la Consejería de Educación e Investigación), el Gobierno de la Comunidad de Madrid se sumaba al criterio del Ministerio de Educación para eliminar la desventaja de las familias numerosas en la escolarización de los hijos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El itinerario fijado por el gobierno regional tiene como objetivo declarado “facilitar, en el proceso de escolarización extraordinaria, el agrupamiento en un mismo centro escolar de los hijos de familias numerosas”, tal y como adelantó Actuall.

Procedimiento de agrupación escolar de hijos de familias numerosas en la Comunidad de Madrid /Actuall
Procedimiento de agrupación escolar de hijos de familias numerosas en la Comunidad de Madrid /Actuall

Sin embargo, menos de un mes después, la Asociación Madrileña de Familias Numerosas denuncia que el asunto sigue sin resolverse y que la Consejería de Educación “vende humo a las familias numerosas para que dejen de protestar” y las aboca a “un agujero negro”.

Recién abierto el plazo para la inscripción de alumnos de cara al curso 2018-2019, las familias numerosas con problemas para escolarizar en el mismo centro a todos sus hijos siguen teniendo dificultades, por lo que se ha presentado una denuncia administrativa en la Consejería de Educación e Investigación.

La importancia del periodo excepcional

Desde la aprobación de la LOMCE, el ratio de alumnos por clase quedó reducido hasta los 25 pupilos, con posibilidad de ampliar hasta 28 durante el periodo extraordinario de matriculación, en septiembre.

Es en ese periodo extraordinario, en el que entra en juego la instrucción de la Comunidad de Madrid para facilitar la agrupación de hijos de familias numerosas.

Sin embargo, tal y como denuncia María Manéndez a Actuall, “la realidad es que muchos centros llenan todas las plazas en junio, incluidas las tres previstas para casos excepcionales, sin atender a la especial situación de algunas familias numerosas”.

De esta forma, cuando una familia numerosa se ve en la circunstancia de matricular a sus hijos en el periodo extraordinario, tal y como indica la Comunidad, se hace imposible la agrupación en un solo colegio. Y, al tiempo, tal y como figura en la denuncia, “se han detectado irregularidades en el proceso” de admisión de alumnos en determinados centros, en los que se aprueban ampliaciones de hasta 28 alumnos sin aducir ninguna excepcionalidad. Incluso, se ha detectado el caso de un centro en Móstoles donde se la llegado incluso a 29.

Estas ampliaciones sin justificación de excepcionalidad provocan, tal y como denuncian las familias numerosas, que “las clases se llenen y que por tanto el problema planteado (…) se repita de forma reincidente”.

Por último, la Asociación Madrileña de Familias Numerosas reclama que el agrupamiento en un mismo centro de todos los hijos de una familia numerosa «se considere excepción en la norma del ratio». De esta manera, sepodría sobrepasar «la linea roja del ratio» como una medida extraordinaria para casos muy especiales en los que, si no, se hace imposible reunir en un mismo colegio a todos los hijos de una misma familia numerosa.

También te puede interesar: 

Educación insta a las Comunidades a facilitar el reagrupamiento de hermanos en los colegios

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".