Un grupo de alumnos reciben clases en un colegio de Castilla-La Mancha.
Un grupo de alumnos reciben clases en un colegio de Castilla-La Mancha.

Grupos contrarios a la implantación de Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad, que se está impartiendo este curso escolar en 31 centros docentes de Castilla-La Mancha han elaborado una guía para que profesores, familias y centros sepan cómo actuar frente a una asignatura que, a su juicio, “choca” con varios artículos de la Constitución y aporta un punto de vista “falso, acientífico y lesivo” para el alumnado.

Así lo han puesto de manifiesto este lunes en rueda de prensa representantes de Concapa, Educación y Persona y España Educa en Libertad, quienes han instado a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes a que “retire totalmente de las aulas” la asignatura, una vez pasado el “pilotaje” que se está llevando a cabo durante el presente curso escolar.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según denuncian estos grupos el currículo de Educación para la igualdad, que empezó de forma “rara” y con “secretismo”, “no se limita a la educación en igualdad” y con la “excusa del respeto a la tolerancia se transmite un punto de vista controvertido” que entra “en la construcción de la personalidad del menor”.

A los alumnos “se les intenta convencer que para ser igualitarios no hay que tener una diferencia masculina-femenina”

A su juicio, esto “no corresponde al sistema educativo, que no debe evaluar la identidad o la forma en que el alumno se percibe a sí mismo”.

Además, a los alumnos “se les intenta convencer que para ser igualitarios no hay que tener una diferencia masculina-femenina” y les “obliga a replantearse qué género tienen”, con lo cual se le “hace un lío al menor”, que está en una edad donde “tiene que ir definiendo sus modelos afectos y sexuales”, lo que les lleva a concluir que la asignatura “choca” con el artículo 16 de la Constitución, que recoge la igualdad pero “no la identidad de género”.

“El Estado no debe imponer ninguno de los modelos existentes”, han recalcado los denunciantes, que han incidido en que la asignatura “adoctrina” y la escuela “no puede” decirle a los menores “qué deben pensar”. Además, se ha mostrado convencido de que pese a los resultados que aporte la evaluación del “ensayo” que se está haciendo, la asignatura se va a implantar el próximo curso.

Guía para educar en libertad

En este sentido, estos colectivos han elaborado una ‘Guía para educar en libertad’, con la que pretenden responder a las cuestiones que se les plantean a los padres “para que puedan proteger a sus hijos” y a los profesores para que sepan cómo actuar, que ha sido demandada por los propios padres, “muchos profesores y directores de colegio” tras haber sido informados sobre la nueva asignatura.

A su juicio la asignatura que se aplica en Castilla-La Mancha “reproduce y de forma más agudizada lo que suponía Educación para la Ciudadanía”. La guía incluye un documento de solicitud de información para que los padres lo presenten en los centros dando “su consentimiento expreso” a que sus hijos reciban esa asignatura.

Además, en él se solicita a los centros que se les informe “de forma detallada” qué materiales y orientación se le va a dar a la forma de impartir Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad y que, si se da sin su consentimiento, el menor pueda dejar de acudir a las clases. También van a empezar a promover charlas, e informe a los padres para que la defensa de sus derechos “sea más eficaz”, informa Europa Press.

Igualmente, han elaborado otro documento dirigido a los profesores para que, desde su libertad de cátedra y si entienden que la asignatura impone criterios que ellos no comparten, manifiesten que van a darla pero “despojándola de esa carga ideológica”.

“Asignatura infumable”

Los padres que han protestado contra la asignatura confian en que, como sí ocurrió con Educación para la Ciudadanía, en este caso no tengan que “llegar a los tribunales” y que todo se solucione con ir al centro, hablar con los profesores y “manifestar esto de forma cordial”.

En el mismo sentido, el responsable nacional de Concapa, ha detallado que su organización está “en contra de cualquier adoctrinamiento, sea educativo o no“, y que en este caso, la asignatura “intenta limitar las capacidad de padres y familias a sus hijos, quitando o haciendo peligrar casi la patria potestad contra los hijos y atentando contra el artículo 16.1 de la Constitución, sobre la conciencia de los menores, y el 27.3, sobre la libertad de los padres para educar a hijos”.

Pedro José Caballero ha pedido al titular de Educación castellano-manchego, Ángel Felpeto, que “retire la asignatura por completo de las aulas de la región”, ya que no hay “opción a modificación”. “Es una asignatura infumable y no se puede trabajar con ella de ninguna manera”, ha concluido.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.