Lápida simulada dedicada a la Educación durante una protesta contra la Ley Celaá frente al Congreso de los Diputados /EFE
Lápida simulada dedicada a la Educación durante una protesta contra la Ley Celaá frente al Congreso de los Diputados /EFE

El Congreso aprobó la Ley Celáa por 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones. Es decir, se aprueba por un solo voto más de los necesarios. Es ley orgánica, es decir, que regula derechos fundamentales. Y lo hace en pleno estado de alarma, con las libertades restringidas por una supuesta emergencia. ¿Es adecuado modificar derechos fundamentales con las libertades restringidas? Probablemente el asunto termine llegando a Bruselas. Y tengo para mi que el Ejecutivo Comunitario no verá con buenos ojos este rodillo antidemocrático. Y Bruselas es la dueña del grifo del dinero…

El fondo de la cuestión es la interpretación del 27.3 de la Constitución. Celáa considera que los hijos son del Estado. Se salta por los aires la libertad educativa y el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos conforme a sus principios y valores morales y/o religiosos. Un derecho contemplado en la Carta Europea de Derechos Humanos y en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Se trata de preservar la patria potestad, que no es un derecho de los padres, sino un derecho de los niños a ser tutelados por quien más les quiere, que son sus padres. Es derecho a no ser adoctrinados por el gobierno de turno.

La educación concertada ya sufría un corsé estatal brutal. Pero la estocada pone en riesgo su viabilidad

Todo esto es lo que ha saltado por los aires por el rodillo de la mayoría de la investidura. Porque están obsesionados con educar a nuestros hijos en sus principios y valores. Porque rechazan -y hasta odian- nuestros principios y valores. Porque no aceptan que podamos educarles de forma diferente. Porque para esa exigua mayoría, el rodillo antidemocrático y totalitario es “talante”…

Pues que sepan que no vamos a permitir que nos roben lo más preciado y sagrado. Que no vamos a permitir que adoctrinen a nuestros hijos con una educación afectivo-sexual que no compartimos. No vamos a permitir que nos roben la libertad.

¿Tan difícil es de entender que no todos somos iguales y que algunos necesitamos más ayuda que otros?

La educación concertada ya sufría un corsé estatal brutal. Pero la estocada pone en riesgo su viabilidad. Y la educación pública debe de ser subsidiaria de la educación de iniciativa social. Si la sociedad es capaz de organizarse para ofrecer educación de más calidad y más barata que la pública, ¿quién es la autoridad para restringir esa oferta? Se llama subsidiariedad.

Tampoco los centros de educación especial salen bien parados. Con la excusa de la no discriminación golpean a unos alumnos que por ser especiales necesitan centros especiales. ¿Tan difícil es de entender que no todos somos iguales y que algunos necesitamos más ayuda que otros?

También es español sufre un golpe mortal al dejar de ser lengua vehicular. Se convierte en Ley la desobediencia autonómica a la ley y a las sentencias. ¿Estado de Derecho?, ¿Bruselas tiene algo que decir? Hasta la RAE y el PSOE aragonés han mostrado su preocupación con la marginación de la lengua común.

Es el desastre perfecto. Ni valorar el esfuerzo, ni libertad, ni respeto de la diversidad ni respeto a los artículos 3 y 23.1 de nuestra Constitución. Y de nuevo, sin consenso. Peor era imposible…

El anzuelo del pescador

Polonia y Hungría, en pie de guerra. Por primera vez se vinculan los presupuestos comunitarios al estado de derecho que a su vez se vincula a los derechos humanos cuya fuente interpretativa son las ONGs. Es decir, que si Amnistía Internacional -no un juez- dice que no respeto los derechos humanos, no participo del presupuesto. ¿Seguridad jurídica?

La autonomía de la Fiscalía. Los fiscales reclaman que si la Ley de Enjuiciamiento Criminal les otorga finalmente competencias instructoras, puedan gozar de verdadera autonomía respecto del gobierno. De lo contrario, la independencia quedaría en entredicho. ¿Estado de Derecho?, ¿independencia judicial?, ¿calidad democrática? Bruselas seguro que tiene algo que decir.

Online no es igual a beneficios. El auge de las ventas online no garantiza el mantenimiento de los beneficios empresariales. La enorme competencia hace que los márgenes hayan bajado. Así lo advierte el Banco de España.

Comentarios

Comentarios