HazteOir.org ha creado el Teléfono Pin Parental de apoyo a las víctimas del adoctrinamiento de género.
HazteOir.org ha creado el Teléfono Pin Parental de apoyo a las víctimas del adoctrinamiento de género.

La Agencia Española de Protección de Datos ha desestimado la denuncia de la Federación de Enseñanzas Comisiones Obreras contra la campaña a favor de la implantación del #PINParental en las aulas que está llevando a cabo HazteOir.org desde el pasado mes de septiembre. 

En concreto, la resolución del organismo público notificada a la asociación se puede leer: “No se ha constatado que la organización denunciada haya realizado ningún tratamiento de datos personales en la difusión de información sobre el pin parental”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Entendemos que Comisiones Obreras esté molesta con nuestras iniciativas a favor del #PINParental, porque su sección de Enseñanza es cómplice del adoctrinamiento en ideología de género como puede verse en su web, donde promociona, gracias a las ingentes subvenciones que recibe, que los niños experimenten con su sexualidad y que se celebre el día de la visibilidad lésbica o el Día del Orgullo Gay en las aulas”, señala la portavoz de HazteOir.org, Teresa García-Noblejas.

La reclamación presentada por la entidad cívica llegó después de que HazteOir.org enviase 23.000 ejemplares de #PinParental a centros educativos de España. El impreso estaba acompañado por una carta dirigida al director,así como el libro ‘Dejad a los niños en paz. Una respuesta ciudadana al adoctrinamiento de género’. Esta misma documentación fue también enviada a 6.000 Asociaciones de Madres y Padres.

Queremos hacerle saber a Comisiones Obreras que no tenemos miedo a sus denuncias y que bajo ningún concepto van a silenciarnos. Seguiremos informando a los padres para que protejan a sus hijos de las charlas y talleres que imparten activistas LGTBI durante el horario escolar sin su conocimiento ni consentimiento, a sus espaldas», concluye García-Noblejas.

Comentarios

Comentarios