Sebastian Kurz, (izqda.), líder del ÖVP, junto a Heinz-Christian Strache, líder del partido de ultraderecha (FPÖ) / EFE

Básico, elemental… los niños austríacos que aprenden a leer y escribir deben hablar alemán, no árabe, ni turco, ni serbio…

Pero en el país centroeuropeo no está tan claro debido a la elevada población inmigrante (fundamentalmente serbios y turcos). Pero las cosas pueden cambiar con el nuevo canciller, el joven, brillante y sin complejos Sebastian Kurz.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ha pactado con la ultraderecha en Austria para formar Gobierno y una de las medidas es decisiva al respecto.

El pacto que han alcanzado en educación consiste en que los niños que vayan a acceder a la educación básica obligatoria, deberán tener un conocimiento básico del alemán, lengua oficial del país.

En definitiva, obligar a que los padres inmigrantes se esfuercen por que sus hijos aprendan el idioma del país que les acoge. Algo radical.

En Austria hay 1,3 millones de inmigrantes de un total de 8,7 millones de habitantes, es decir un 15% de la población.

180.000 son alemanes, 140.000 serbios y 120.000 turcos. De entre los inmigrantes, 800.000 son musulmanes, lo que supone que la población mahometana se ha duplicado en 10 años.

El acuerdo que han alcanzado incluye una Ley de Docencia que establecerá “sistemas concretos y efectivos de valoración de rendimientos de los profesores que determinarán a su vez los salarios”, con “reglas claras sobre formación continua y eficiencia con amenaza de despido”, tal y como informa el diario ABC.

“En el segundo año de Kindergarten -5 años-, antes de entrar a la escuela, el nivel de alemán de los niños será evaluado en una conversación y quienes todavía no tengan un nivel aceptable tendrán que esperar”, dijo el pasado martes el líder de los conservadores austriacos, Sebastian Kurz, señalando además que esa es la única forma de garantizar que las clases pueden cumplir con los programas y los profesores pueden impartir debidamente los temas que exige el currículum.

Strache, líder de la ultraderecha: “Sufrimos un terrible déficit de nivel, uno de cada tres niños no tiene nivel suficiente de alemán, debido a experimentos educativos y a la inmigración”

De esa manera se evita que los niños con un mal alemán tiren del grupo hacia abajo.

“Debemos ir hacia adelante, no hacia atrás”, explicó el líder del partido ultraderechista FPÖ, Heinz-Christian Strache.

“Sufrimos un terrible déficit de nivel, uno de cada tres niños no tiene nivel suficiente de alemán, debido a experimentos educativos anteriores y a la inmigración. Esa armonización lingüística es necesaria para que todos los niños puedan seguir la clase”, y ha sugerido que la formación adicional de lengua alemana deberá ser financiada por los padres de los afectados, no por el sistema público.

Sebastian Kurz, ganador de las pasadas elecciones legislativas austríacas. / EFE
Sebastian Kurz, ganador de las pasadas elecciones legislativas austríacas. / EFE

“La lectura, la escritura y la aritmética, como habilidades básicas para nuestros niños, que son diamantes en bruto, quedarán mucho más enfocadas en el nuevo programa educativo”, ha explicado Strache.

Te puede interesar: 

Joven, brillante, de derechas y anti-islamista: así es Sebastian Kurz, el nuevo canciller austriaco

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo y filosofía, lo que le permitió descubrir Roma. Catalán afincado en Madrid, amante de España y sus diversidades. Ávido lector y cariñoso contador de cuentos en casa.