Una bandera de la comunidad LGTBI ondea en un balcón. /Flickr - Jason Pier
La agenda LGTB continúa imponiéndose en las escuelas públicas / Flickr - Jason Pier.

Ocho colegios y unos treinta docentes de Buenos Aires han manifestado su apoyo al Colegio Santa Marta de la Provincia de Salta después de que fuera multado por incurrir en un supuesto acto de discriminación hacia cuatro alumnos del establecimiento.

El Colegio Santa Marta (Salta) está siendo “sometido en estos momentos a un verdadero linchamiento mediático, judicial y político, por parte de quienes defienden el totalitarismo de género, vulnerando los derechos a la libertad de enseñanza, a la libertad contractual y a la libertad civil en materia religiosa” manifestaron.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Los ataques reiterados que vienen sufriendo los centros educativos de gestión privada por parte del llamado ‘colectivo LGBTI’ nos muestran la mentalidad totalitaria de sus activistas y de la ideología de género”, agregaron.

En septiembre de 2018, el alumno de cuarto año del Colegio Santa Marta, Santiago Coraita, recibió una llamada de atención de un profesor por llevar una pulsera del colectivo LGBTI y fue obligado a quitársela.

El estudiante se opuso y fue llamado a la dirección del colegio. Según la versión del padre, el joven fue preguntado por “temas personalísimos” dijo al diario la Gaceta de Salta.

Tras el hecho, supuestamente algunos compañeros se solidarizaron con el joven y difundieron una foto por redes sociales en la que mostraban sus antebrazos pintados con los colores de la bandera LGTBI haciendo gestos obscenos.

A través de un comunicado, el Colegio Santa Marta explicó que Santiago Coraita “manifestó libremente su identidad de género”, se le respetó y acompañó como se hace con todos los alumnos. En cuanto a la pulsera que portaba se le permitió usarla hasta el último día de clases, haciendo con esto una excepción al reglamento interno del colegio.

El establecimiento manifestó que los cuatro compañeros de Coraita, cometieron “una falta grave contra la institución, al subir a las redes una foto con un gesto obsceno hacia el escudo del colegio y por ende al ideario institucional, junto a un insulto agravante, foto que fue tomada en las instalaciones del mismo y difundida en las redes durante el horario escolar”.

El colegio procedió a tramitar el acta respectiva y la notificación a los padres y apoderados de los alumnos “quienes reconocieron la gravedad de los hechos y aceptaron la sanción aplicada”, es decir, la reserva del derecho de admisión que fue notificada el pasado 30 de octubre.

Sin embargo, a mediados de diciembre el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Salta multó al Colegio Santa Marta por incurrir en lo que consideró “un acto de discriminación” contra Santiago Coraita.

Como consecuencia, deberá implementar un programa de capacitación en derechos humanos “con especial énfasis en el principio de igualdad y no discriminación dirigido a directores, personal jerárquico, tutores y docentes”.

Además, el ministerio provincial exigió que el colegio garantice la matrícula de los cuatro alumnos y los obligó a pagar una multa de diez veces el arancel o cuota abonado por alumno, es decir más de 170.000 pesos argentinos (unos 4.460 dólares).

“Los colegios públicos de gestión privada tienen un ideario y un acuerdo institucional de convivencia que deben ser respetados por los alumnos”, manifestaron los colegios y docentes en apoyo al establecimiento salteño.

“Los padres que eligen libremente y sin coacción alguna que sus hijos cursen la escolaridad obligatoria en un colegio privado, saben de antemano cuál debe ser la conducta de sus hijos respecto de los valores y símbolos de un colegio, de modo que no pueden acusar de injusta discriminación al establecimiento por sancionar y/o no matricular a sus hijos para el siguiente curso lectivo, cuando han cometido una falta muy grave”, precisaron.

*Artículo publicado originalmente en Aciprensa

Comentarios

Comentarios