Lomana: «Cuando tengo que decir que la Reina va vestida hecha un espantajo, lo digo»

    La reina Letizia, Monedero, Botella, el bipartidismo, la bandera de España, el feminismo, la tele-tertulias… desfilan por esta entrevista donde la número 3 de VOX para el Senado habla para Actuall de lo divino y lo humano.

    2
    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes

    El día en el que Carmen Lomana apareció en el BOE, se montó la del trending topic. El «doy fe» del Estado escribía su nombre en el catálogo de los aspirantes al torneo de la democracia como número 3 de VOX por Madrid para el Senado, y las redes sociales vomitaron de todo.

    La entrevistamos cara a cara, descubriendo a la persona teniendo en cuenta al personaje. En un rincón en penumbra de su escritorio, entre marcos de couché, pilas de libros, arte, y las primeras bolas de Navidad.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Se han reído de su fichaje político. Y usted está harta…

    Me molesta mucho que me tomen a pitorreo, no sé por qué. Al fin y al cabo yo soy una ciudadana libre, que puedo participar en política, como cualquier otro. No sólo puedo, sino que debo. Hay quien prefiere estar todo el día protestando, pero cuando una persona es una figura pública que más o menos tiene una repercusión, debe dar un paso adelante. Criticar es muy poco constructivo.

    ¿Y esta reacción popular…?

    La bulla que se ha montado conmigo ha tenido un carácter machista. Hablaban de «vox y botox», e insultos que me parecen terriblemente absurdos. En estos días no he visto ni un solo argumento en contra de mi candidatura que fuera de peso.

    Pero usted sabía que esto iba a pasar…

    No. No tanto. Yo siempre me he posicionado mucho en numerosas cuestiones. No soy carne de fotocol. No soy una de esas personas que sólo van a conferencias, eventos, o fiestas a pasar el rato y a las que todo les parece estupendo. No. Yo he dado leña cuando me ha parecido, en directo, y a través de las redes sociales.

    Por ejemplo: a la Reina Letizia le he criticado en muchas ocasiones, y en otras he dicho «hoy me he sentido orgullosa de nuestra reina». Y cuando tengo que decir que va vestida hecha un espantajo, también lo digo.

    «Entrar en una lista de VOX al Senado es sólo una manera de decir que lo que quiero es cerrarlo: siempre están los mismos, nombrados por los mismos.»

    ¿Y metió vd. el dedo en la llaga en el hemiciclo político?

    A Rajoy le he dado hasta en el carnet de identidad. Creo que la gente que vota habitualmente al PP que ahora se está planteando apostar por Ciudadanos se está equivocando. Ciudadanos no va a pactar con el PP. Lo hará con el PSOE. En este momento, aunque sea con la nariz tapada, creo que se debe votar al PP para terminar este círculo de gestión económica. Y lo que estoy diciendo es una contradicción, porque yo me presento por VOX, pero es que yo no soy de VOX, ni del PP, soy de lo que conviene a mi país.

    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes
    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes

    ¿Por qué VOX?

    Este paso al frente ni se me había ocurrido. Un día me invitó a merendar mi amigo Iván Espinosa de los Monteros y me lo propuso. Me dijo que yo llevaba tiempo diciendo por ahí que el Senado era una cámara inútil, que genera muchísimos gastos, que es una institución diseñada al gusto de los políticos para poner a su gente a dedo y pagar favores…

    Ya me había ofrecido varias veces participar en unas listas electorales, pero yo hasta ahora había dicho que no, porque no quería significarme con ningún partido.

    ¿Por qué?

    Fundamentalmente, porque perdería mi libertad de crítica y de poder hablar.

    Y sin embargo cree que este 20-D era el momento…

    Efectivamente. Hay puntos en los que estoy de acuerdo con VOX, y su propuesta de cerrar el  Senado es uno de ellos. ¿Por qué no dar un paso más? Yo vivo la vida al momento y con pasión. Este tipo de decisiones son nuevas experiencias que siempre te enriquecen, aunque tengas que cargar luego con la sobreexposición y debas aguantar críticas muy sórdidas y muy desagradables.

    ¿Si le hubieran llamado de Ciudadanos habría respondido igual?

    No lo sé. No se ha dado el caso. A lo mejor sí. A mí los de Ciudadanos me parecen estupendos. Dicen cosas muy lógicas, como todos los partidos, por otra parte. Otra cosa es lo que hacen después cuando tienen el poder en sus manos, porque el PP ganó las pasadas elecciones mintiendo, todos lo sabemos. Y luego ni siquiera fue capaz de salir a dar una explicación…  Yo prefiero perder unas elecciones con la verdad que ganarlas con la mentira. Pero los caminos intrincados de la política llevan a veces a derroteros incoherentes…

    ¿Cómo ve el percal en este fin de legislatura?

    Creo que hemos mejorado. Estamos saliendo de una crisis espantosa. Dejemos al PP que cierre este círculo económico.

    ¿Cree usted que la crisis de la gente de la calle, de la mayoría de los españoles, ha pasado?

    Hemos salido de la crisis, pero gracias a nuestro esfuerzo, a nuestros impuestos, porque todo el dinero que ha venido de Europa ha sido para cubrir agujeros negros de los bancos, y de las cajas, fundamentalmente, que han sido arruinadas después de que la política inundara su gestión con sueldos vitalicios…

    ¿Le seduce algo del PSOE?

    ¡Sí! ¡Yo he votado PSOE varias veces! Pero lo cierto es que los socialistas en España sólo nos han llevado a la ruina económica. Por eso me parece que es dar un salto en el vacio encontrarnos con un Gobierno de coalición entre Ciudadanos y PSOE. ¿Por qué? Ciudadanos no ha gestionado nunca. Sólo sabemos lo que dice, y hablar es muy fácil.

    Usted también fue trending topic cuando estuvo en la marcha por el cambio de Podemos en la Puerta del Sol…

    Yo fui a cubrir aquella marcha como reportera de Telecinco. De todas maneras, hubiera ido, porque me interesaba ver qué tejido social había allí. Me parecía algo histórico. De repente, un partido emergente que parecía que estaba ganando muchísimos seguidores desestabilizaba la inercia política y social en nuestro país. Yo quería saber qué gente apoyaba esa movida. ¿Obreros? ¿Clase media? ¿Clase media alta? Para mí fue una sorpresa, porque me encontré un abanico muy variado de gente absolutamente cabreada. Debería pasar a nuestra historia como la manifestación general del cabreo de todos los españoles contra el robo y la expoliación de los políticos, y contra su obsesión exclusiva: recaudación, recaudación, recaudación, hasta ahogarnos.

    Yo no soporto a la gente que dice: «Yo paso de política». ¿Pero cómo vas a pasar, si la política es la vida?

    «¡Yo no soy de nada, soy libre, y quiero lo que conviene a mi país, y nada más!»

    Su amistad con Juan Carlos Monedero, ¿bien?

    Es un gran amigo. Le adoro. Esta mañana hemos estado hablando. En muchas cosas estamos en las antípodas del pensamiento, pero es que en este país te encasillan y como saques el dedito de la cápsula, ya… El año pasado me ponían verde porque decían que era de Podemos. Ahora me ponen verde porque dicen que soy de VOX. ¡Yo no soy de nada, soy libre, y quiero lo que conviene a mi país, y nada más!

    ¿Entrar en VOX es su manera de decir: «Yo también estoy indignada»?

    Entrar en una lista de VOX al Senado es sólo una manera de decir que lo que quiero es cerrarlo. En la Cámara Alta española siempre están los mismos, nombrados por los mismos. Es un órgano para especialistas en decir amén a todos. La inmensa mayoría de los senadores están ahí para hacer el papelón. Nuestro Senado es el gran cementerio de los elefantes, el destino político ideal para la gente que no se sabe muy bien qué hacer con ellas. El Senado está lleno de corruptos, de los ERE y los no ERE, que se sientan en esa casa para que se les pueda tapar la boca.

    ¿Sabe lo que me indigna de verdad? Que me estén criticando a mí por ir en unas listas, en las que sé desde el principio que no voy a salir, cuando en las instituciones representativas del Estado tenemos a gente sentada con nula autoridad moral. Por ejemplo: en el Congreso tenemos a un ex etarra… ¡Hay gente que ha sido asesina en los escaños, con muertes a sus espaldas, y yo eso no lo he oído criticar con tanta virulencia!

    ¿Pero usted tiene ambiciones políticas?

    ¡No! Si las hubiera tenido no habría ido de la mano de VOX… Yo voy como independiente. No soy militante.

    ¿Algo más que añadir sobre el Senado?

    Con lo que nos gastamos en el Senado al año podríamos ayudar a muchísimas familias. ¡Cómo se puede desahuciar una familia con ninos! ¡Cómo se puede desahuciar a personas de 80 años! ¡Eso debería estar prohibido en la Constitución! Y si ve un Pleno te dan ganas de llorar: jugando a los marcianitos, durmiendo, o haciendo largos de piscina…  El Senado es de un lujo asiático: alfombras, maderas…

    ¿Y en qué sintoniza con el programa de VOX?

    Hay puntos de su programa que suscribo completamente, como la defensa de la familia, la libre educación de los hijos, la apuesta por la vida…

    ¿Qué modelo educativo propone?

    Me parece básico contar con un modelo educativo en el que la política no interfiera. La libertad para educar a los hijos es un derecho esencial. Me da igual qué modelo decide cada padre, pero su decisión es la que ha de tener la última palabra. ¿Religiosa? ¿Laica? ¿En catalán? ¿En la lengua común? Tengo muchos amigos en Barcelona que se ven obligados a llevar a sus hijos al Liceo Francés o al Colegio Británico, porque allí aprenden más castellano y más literatura castellana que en otros colegios…

     «Si las mujeres abortan por miedo o por falta de recursos económicos deben saber que hay muchas asociaciones que les tienden la mano para ayudarles»

    ¿Pro vida?

    Yo estoy a favor de la vida siempre. Eso no quiere decir que esté en contra de las mujeres que en un momento determinado se ven abocadas a abortar. En cualquier caso, si abortan por miedo o por falta de recursos económicos deben saber que hay muchas asociaciones que les tienden la mano para ayudarles, aunque después sean ellas las que decidan. Por otra parte, pienso que si una mujer está muy convencida de que quiere abortar, no hace falta que espere cuatro meses de embarazo, o tres y medio. Una mujer sabe inmediatamente cuándo está embarazada.

    ¿Cuáles son sus prioridades concretas para levantar España?

    Gestionar bien y no robar tanto. Ni un 3%, ni esto me lo meto al bolsillo, ni doy obras para quedarme con una comisión… Honradez, honestidad, y sentido común, porque llevar un país es, a otro nivel, como gestionar una casa, o una pequeña empresa. Gobernar un país es gestionar con minuciosidad lo que recibes, sacarle partido a nuestras ventajas, distribuir bien lo que se gana y no gastar más de lo que de verdad se necesita.

    ¿Qué persona concreta, con nombres y apellidos, cree que es la que tiene más capacidad para presidir el Gobierno de España en estos momentos?

    Cristina Cifuentes sería una fantástica presidenta del Gobierno. Detrás de ella no hay nada de corrupción. Es una mujer muy progresista, muy honrada, culta, que se mata a trabajar… Tengo entendido que todos los días trabaja durante 14 ó 15 horas, y que ni siquiera se ha ido de vacaciones. Además, tiene una imagen impecable. Me encanta. Es seria, y no hace montajes de graciosilla de cara a la galería.

    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes
    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes

    ¿Con Manuela Carmena, qué tal?

    También me gusta. Me parece una buena mujer, honrada, y algo naif en algunas cosas…

    Hay algo que me encantó de ella, porque me pareció de una gran categoría humana, En una comida que tuvimos con periodistas habló fenomenal de Ana Botella. Subrayó que gestionó muy bien los fondos del Ayuntamiento, que redujo la deuda bestial que había heredado, que había saneado Ifema… Me llamó la atención oírle hablar bien de una contrincante política.

    ¿Cómo recuerda a Ana Botella?

    Ana Botella es otra persona a la que no hemos valorado suficientemente por lo que ha hecho. Sólo le hemos ridiculizado, muy posiblemente por ser mujer de, y por alguna tontería, como su discurso inglés en la defensa de Madrid como sede de los juegos olímpicos… Es evidente que Ana Botella no hablaba un inglés maravilloso y que aquello fue como el cuento de una abuelita, y todo lo que quieras, pero se molestó en intentarlo e hizo lo que pudo. Eso no es tan criticable, sobre todo cuando vemos a diario la cantidad de sinvergüenzas que inundan el espectro político, como Rato, sin ir más lejos. ¡Critiquemos eso! ¡Critiquemos los desahucios!

    ¿El bipartidismo es malo para España?

    El bipartidismo, aquí, es fatal. En la mayoría de los países democráticos hay dos partidos dominantes, pero es muy sano que haya partidos bisagra, que les ayude a los partidos principales a ponerse las pilas. La permisividad entre políticos es un problema grave: están todos metidos en el mismo saco de la corrupción, que ha sido la lacra de España.

    «¡Hay  tan poca diferencia entre el PP y el PSOE! Lo que les separa es más teórico que práctico»

    Si las elecciones fueran un mercadillo, ¿Qué pillaría del PP?

    Que sabe gestionar bien, cuando quiere.

    ¿Del PSOE?

    ¡Hay tan poca diferencia entre el PP y el PSOE!.. La línea que los separa es más teórica que práctica.

    Revisemos su DNI ideológico:

    ¿Derecha o izquierda?

    Tengo un poco de todo… Me interesa la política liberal, intelectual, honrada y honesta, lo que antes era la izquierda, esa misma izquierda que en España ya ha muerto, exceptuando a algunos políticos, como Mújica Herzog, y algunos pocos más dentro del PSOE. Ideológicamente estoy cerca de la izquierda francesa en muchas cosas. De la derecha me entusiasma la defensa de la familia.

    ¿Quién es para usted José María Aznar?

    Me encanta: es un político que nos ha llevado a las cotas más altas de bienestar. ¿Qué después dicen que todo aquello era una burbuja? Yo no lo sé. Pero los españoles se han corrido una juerga como nunca durante los gobiernos de Aznar. Además, él cogió esto en la ruina, porque los socialistas son especialistas en no saber gestionar. ¡No lo entiendo! ¡Les dejan un país de caramelo y ellos lo guarrean todo, y encima no lo quieren aceptar!

    «Zapatero me parece una buena persona pero ha sido terrorífico gestionando fondos»

    ¿Y José Luis Rodríguez Zapatero?

    Zapatero me parece una buena persona. No tengo nada contra él, pero como presidente del Gobierno me ha parecido nefasto. Lo único que ha hecho que haya pasado a la historia es lo del matrimonio gay. Y yo no estoy en contra. Me parece muy bien, ¡pero que eso sea lo único!.. Zapatero ha sido terrorífico gestionando fondos. No se puede vivir y gobernar en y desde la utopía.

    ¿Es usted verde?

    Me interesa mucho todo lo que tiene que ver el medio ambiente. Si hubiera un partido ecológico fuerte en España, lo votaría.

    ¿Monárquica o republicana?

    De corazón soy republicana. La monarquía me parece algo totalmente obsoleto. Pero creo que en este momento, en España, es muy necesaria. Los reyes, ahora mismo, nos representan bien. Podría criticar muchísimas cosas, pero no quiero. En un momento de tanta inseguridad e inquietud en el mundo y en España, los Reyes están haciendo una magnífica labor. Yo he sido muy crítica con el rey actual, por casarse con esta reina, pero tengo que reconocer que Letizia está cumpliendo muy bien su papel, así que chapéau por ellos. Son una pareja joven y estupenda. Espero que sigan así por muchos años.

    Que Letizia se quite esas minifaldas, una reina de España no puede ir como una modeloqui

    ¿Quién es para usted la Reina Sofía?

    Es una mujer con un sentido destacadísimo de la dignidad y de lo que representa y debe ser el referente para la Reina actual, a la que animo a que tenga ese sentido de Estado, y que se quite esas minifaldas, porque una reina de España no puede ir como una modeloqui.

    ¿Usted es de bandera de España, o de banderita de España?

    Yo soy de banderaza de España. Tengo un sentido de la patria enorme. Me ha parecido muy ridículo algunas de las cosas que hemos escuchado estos días, a raíz de los atentados de París: ¡Ay, qué envidia me dan los franceses! ¡Ay, cómo cantan la Marsellesa! Ahora, de repente, nos da envidia. Pero qué vamos a cantar aquí, si ante cualquier símbolo o cualquier manifestación de amor a la patria ya eres fascista… Nos han liquidado el orgullo de ser españoles. Está claro: no se trata de ser fanáticos, pero es que estamos en el extremo contrario…

    ¿Es católica de bautizo, o de misa?

    No soy nada practicante, por desgracia, pero sí soy muy espiritual. Bueno, no sé si por desgracia o por qué. Yo me meto en las iglesias cuando me apetece. Hay días que tengo ganas de más espiritualidad y de estar a solas en una iglesia, pero no suele ser a la hora de la Misa, porque en esos momentos están llenas de gente. Me encanta ir a las iglesias por la tarde, o durante esas misas mañaneras con poca gente… Las iglesias son un refugio espiritual cargado de buena energía, y veo que, cada vez más, necesito reflexionar y parar.

    ¿Qué tipo de feminismo profesa?

    No soy una feminista rabiosa. Sólo pido que me respeten, que me valoren por mi trabajo igual que a cualquier hombre. Nunca me he sentido marginada por ser mujer. Ahora, con mi candidatura al Senado, sí.  Siento que me toman a chirigota, cuando yo de chirigota no tengo nada. Hay gente, como muchos presidentes autonómicos, diputados, senadores, alcaldes y otros personajillos que están por ahí cobrando de nuestros bolsillos y usurpando nuestra confianza descaradamente. Yo tengo la misma autoridad moral, sin duda alguna, o mucho más, que ellos, para presentarme a unas elecciones. E insisto en que no voy de nada, porque no tengo ambiciones políticas. Estoy segura de que no voy a salir.

    «Seas o no cristiano, la historia documenta que el cristianismo es la base de nuestra cultura occidental»

    ¿Cómo ha vivido la tragedia de París?

    Se me han terminado las palabras de condena. Lo he vivido como todos los franceses: con miedo, con susto… Y eso que no soy miedosa… Lo he vivido con asco, con horror, porque me parece una aberración.

    La culpa de todo lo que ha sucedido en París es de la permisividad europea. La propia Europa no ha sabido defender los valores occidentales, que tienen mucho que ver con el Cristianismo… Seas o no cristiano, la historia documenta que es la base de nuestra cultura occidental. Ahora no podemos meter al enemigo en casa.

    Supongo que los políticos conocerán muy bien la mentalidad de los árabes, en general. Ellos siempre te hacen un pulso, a ver quién es más fuerte. Cómo tengas la más mínima muestra de debilidad, van a por ti. Ellos son el ojo por ojo y diente por diente, no lo olvidemos. Lo de París ha sido un atentado contra nuestra forma de vida, contra nuestra forma de divertirnos, contra nuestra alegría…

    ¿Cómo podemos permitir que a los cristianos coptos les estén cortando la cabeza en fila? Una sociedad que permite eso sin tomar medidas radicales es una sociedad que, o está muy enferma, o ha perdido la referencia sobre de dónde viene y a dónde va. Yo, como europea, tengo clarísimo de dónde vengo. A dónde voy, no, porque no puedo ir sola, sino rodeada de esa pléyade de gente que manda y organiza el mundo…

    ¿Cómo ha vivido la crisis de los refugiados?

    Con la ONG Carmen Lomana hemos traído ninos cristianos sirios con sus familias. Es importante atender a las familias enteras. Dicho esto, debo añadir que yo no traería ni un musulmán más. Nosotros no tenemos por qué acoger a cualquiera con todo lo que está pasando. Esta es mi opinión, y creo que la del 90% de la gente pensante europea. Me da igual si este juicio no queda políticamente correcto. Soy libre para decir lo que quiera.

    ¿Qué ha aprendido de la tele?

    La televisión es un medio que me entusiasma. Me parece el vehículo de comunicación por excelencia. Cinco minutos de tele son como un año de prensa escrita. Aun así,  tienes que descansar de ella, porque el ritmo que exige es bastante agotador. Con la televisión pierdes el anonimato, te abres a que todo el mundo opine sobre ti, te toca aguantar muchas cosas que oyes que no tienen nada que ver contigo, ni con tu vida…

    Yo creo que, quizás, me expongo demasiado, pero no puedo callarme. Me parece que tengo la oportunidad de tener voz, una oportunidad que, por otra parte, yo no he buscado.

    La televisión fomenta un círculo vicioso que integra al espectador  en un ciclo de morbo y degüello…

    ¿La tele le trata con respeto?

    Hay gente que me ha tratado muy bien, y gente que me ha tratado como a un perro, y por eso los he demandado, y les he ganado.

    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes
    Carmen Lomana / Álvaro García Fuentes

    ¿Ve necesaria la acción política para conseguir una televisión menos zafia?

    Y menos agresiva con la gente, ¿no?  La televisión fomenta un círculo vicioso que integra al espectador  en un ciclo de morbo y degüello… También es verdad que se está haciendo una televisión maravillosa, pero los programas de máxima audiencia, en general, tienen una carencia grave de humanismo, quitando La Voz o La Voz Kids, que son maravillsosos, o Bertín, o Tu Cara Me Suena

    Me parece que esa televisión hortera y agresiva no es civilizada. Ese afán por herir a otras personas con críticas y calumnias no puede ser sano. Esa televisión no me parece propia de un país culto y educado.

    ¿Cómo es esa Carmen Lomana culta y educada?

    Me considero una mujer humanista. Me encanta la Historia, leer, el arte, la literatura, la decoración… Me gusta mucho la filosofía, replantearnos las cosas, a nosotros mismos… No soy nada tecnológica. Reconozco que soy muy burra para las matemáticas, y sin embargo fui matrícula de honor en Física y Química…

    ¿Está a gusto en Madrid?

    Si. Aterricé en Madrid poco tiempo después de quedarme viuda. Teníamos esta casa Guillermo y yo, pero no la usábamos nunca. Empecé a venir porque se me quitaba la pena. Mientras en San Sebastián o en Londres sólo me quedaba regodearme en la tristeza y en la soledad, aquí era todo nuevo. Madrid me dio alegría de vivir otra vez. Encontré aquí a cantidad de amigos, y me siento muy querida. También me siento atacada por gente que me da igual, sobre todo por mujeres. Mis grandes críticas son las mujeres. Ellas son las que más daño me han hecho. Parece mentira. Celos y envidia…

    A mí me conocen por Carmen Lomana, no por ir colgada del brazo de un señor, de un señor muy rico con el que me he casado para dar un pelotazo, o para tener una cierta relevancia social. Yo lo que tengo es mío, y la relevancia social que tengo, para bien o para mal, es la que he cosechado como Carmen Lomana, no como señora de.

    «Hay mujeres que no toleran que sea tan libre, que viva muy bien y que haga lo que me da la gana»

    Hay mujeres que no toleran que sea tan libre, que viva muy bien y que haga lo que me da la gana. Algunas incluso tienen miedo por si les quito el marido. Les puedo asegurar que el 90% de los maridos que conozco no los querría ni envueltos en papel de celofán. Además, yo tengo una moral, y jamás me he metido en la pareja de nadie. Tengo el mismo respeto que si fuera un sacerdote. Soy de moral estricta: no quiero para los demás lo que no querría para mí.

    Sinceramente, casarme de nuevo y salir de senadora son dos cuestiones igual de complicadas…

    Usted está muy rodeada de gente durante el día, pero está sola en casa, siempre…

    Tengo dos personas de servicio que llevan mucho tiempo conmigo, y que adoro. Ahora lo que más me cuesta cuando tengo pareja es compartir, y a veces me da miedo volverme una mujer egoísta, que no quiere compartir su vida. La comparto todo el día, soy muy sociable, pero adoro llegar a casa y estar sola y no verme en la obligación de hablar… Por otra parte, no soporto perder el tacto con la calle.

    ¿Le salva a Lomana que es una señora de carácter?

    He aprendido. Soy exigente, y este es un país de chapuzas y de a ver si cuela.  Soy muy tolerante, y muy buena. No suelo armar broncas, pero soy tremendamente exigente en el trabajo, conmigo misma y con la gente que me rodea.

    ¿Pone equis?

    Me cuesta mucho, porque no soy rencorosa. Me pueden machacar viva, y después sonreírme y pedirme perdón y ya se me ha olvidado la ofensa. Es el peor defecto que tengo…

    ¿Usted vive en un palacio de cristal, o sus ansias de felicidad social son realmente operativas?

    Tengo una ONG donde mantenemos a 17 ninos abandonados…

    De todas formas, lo que yo tengo no me lo ha dado nadie, ni a mi marido, ni a mí. Nos casamos siendo unos críos, contra viento y marea, contra mi familia, que no me quería hablar. Nadie me dio un solo euro. Lo que tenemos lo levantamos con nuestro trabajo. Yo he trabajado toda mi vida: en el Banco de Santander, en una tienda de moda… Desde que me quedé viuda, he intentado gestionar bien todo lo que me había dejado Guillermo, a mi manera, como yo entendí, con cosas que yo sepa controlar…

    Sabiendo que las matemáticas no son lo suyo…

    Nooooo… Pero, yo sé llevar muy bien mi economía. Soy muy desconfiada a la hora de dejar el dinero en manos de otros, también porque alguna vez me han tomado el pelo.

    ¿Qué pide una mujer rica a los Reyes Magos?

    Nunca pido nada, más que quedarme como estoy. Tengo lo que necesito. En todo caso, pido lo que sea lo mejor para España. Yo quiero un país de gente feliz, de gente alegre, de gente que cada vez viva mejor. Quiero un país como Austria. Cuando voy suelo preguntar a los taxistas: ¿qué tal, cómo os va la vida? Siempre me responden: ¡Fenomenal, cada vez vivimos mejor! ¡Yo eso no lo he oído en mi vida, y es lo que busco para mi país!

     

    Postdata

    Carmen Lomana no es Belén Esteban. Queda claro. Aunque la televisión lo frivolice todo. Lo que pasa es que Lomana tiene dinero, es libre, y habla por los codos con dicción burguesa. Un poco o osea-te-adoro-me-fascina-very-cool. Pero lo que piensa y lo que dice le servirían para ser mucho más princesa de ese pueblo que genera la pequeña pantalla. Lomana no piensa a contracorriente: su visión política y social no es, precisamente, de oveja negra. Pero es ella la que pide la vez y se despacha a gusto, sin puñal.

    La naturalidad y la libertad tienen un precio, que es más fácil de pagar cuando no se depende de los ingresos… No seré yo quien le ponga una estatua. Pero sí seré el que manifieste en estas páginas una lección aprendida en la casa de esta mujer: mucha gente que pulula en los medios, a veces hasta la saciedad, es lo que es, más allá de los titulares. Y también es lo que se le pregunta. Nadie es intelectualmente prescindible si se le toma en serio.

    Comentarios

    Comentarios