Embajador de Rusia en España
El embajador de Rusia en España, Yuri Korchagin / Embajada de Rusia

Yuri Korchagin señala la importancia de aprender de las lecciones que brinda la Historia. En el caso ruso es la URSS, etapa en la que se desató la guerra contra todo lo que oliera a antiguo. Borrón y cuenta nueva. Quizá por ello hoy Rusia apela a los valores tradicionales sin complejos.

Dice que Rusia no debería ser el gran desconocido para occidente y critica la que “campaña” orquestada contra su país y contra el presidente Putin, del que destaca su capacidad para liderar un frente contra el terrorismo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

¿Qué supone para Rusia la defensa de los cristianos perseguidos por el IS en Oriente Medio?

Es parte de una grande y apremiante tarea: la lucha contra el terrorismo. Las acciones de los terroristas conllevan la destrucción de decenas de templos cristianos, incluyendo antiguos santuarios, acompañado de un éxodo masivo de cristianos. Los radicales implantan el oscurantismo mediante la fuerza: a los cristianos, y también a los clérigos, los asesinan, los queman vivos, los esclavizan, los expulsan de sus tierras natales, los toman como rehenes. Ciudades enteras se quedan completamente privadas de la tradicional presencia cristiana. El Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov dijo en Ginebra en 2015 que el número de cristianos sometidos a diferentes formas de persecuciones, incluyendo homicidios, humillaciones y discriminaciones llega hasta los 200 millones de personas. 

¿Ha dejado la Unión Europea de defender los valores tradicionales cristianos incluso hasta el punto de perseguir a los países que los defienden?

Le vuelvo a recordar las palabras del ministro Lavrov sobre el debate de las raíces cristianas de Europa cuando se planteó en la Constitución Europea y el posterior Tratado de Lisboa: “Cuando uno se olvida de sus propias raíces morales y espirituales, las raíces espirituales y los valores morales de los demás empiezan a serle indiferentes de manera muy rápida”. Y es por ello también que, a mi juicio, surgen diferentes excesos en torno a los flujos de los refugiados que vemos hoy en día.

Tras la Segunda Guerra Mundial se suponía que la nueva cultura europea renunciaría completamente al conservadurismo, al nacionalismo, a la religiosidad cristiana convirtiéndose en un entorno cómodo y “tolerante” favorecedor a la resolución de antiguos conflictos y la adaptación a los valores occidentales de los recién llegados representantes de otras culturas. Ahora, años después, se puede decir que este concepto se basaba en una visión demasiado romántica de la realidad.

¿Se siente Rusia la salvaguarda de los principios cristianos y occidentales ante el avance de la ideología de género y el multiculturalismo?

Como saben, existe la profecía según la cual “Moscú es la Tercera Roma, y no habrá una Cuarta”. Pero también hay otro enfoque: el de la experiencia histórica que a veces no es del todo positiva, pero, por lo visto, es importante para sacar lecciones y no volver a cometer errores. Tras la revolución rusa de 1917 aparecieron muchas personas que no sólo abogaban por erradicar las tradiciones seculares de su patria, sino que de forma exitosa “fecundaban la teoría con la práctica”.

Estoy seguro de que nuestra ‘cuota’ la hemos ‘agotado’. Ya basta. Al mismo tiempo parece que Occidente, por desgracia, no aprende de las lecciones de los demás. Mientras tanto le encanta culparnos por falta de tolerancia. Nosotros, al revés, no culpamos a nadie. Vladímir Putin lo ha explicado diciendo que no se trata de criticar los valores ajenos, sino de defender los propios.

“Apoyamos los valores familiares tradicionales; las religiones tradicionales de Rusia -el cristianismo, el islam y el budismo- se basan en el apoyo a la familia y la moral”

Nuestra postura sigue la tendencia del nuevo conservadurismo moderno, dirigido al apoyo constructivo de lo bueno que había sido lo logrado por las naciones y los estados en el anterior periodo histórico. Y está basada en la experiencia histórica de Rusia que pasó por el experimento ideológico de la URSS. Apoyamos los valores familiares tradicionales, mientras que las religiones tradicionales de Rusia -el cristianismo, el islam, el budismo- se han basado y siguen basándose en el apoyo a la familia y la moral.

Partimos del hecho de que la imposición de la tolerancia total conlleva una paulatina erosión de los límites divisorios entre el bien y el mal. Recordemos lo que dijo San Pablo: “libertad de pecado, no libertad para pecar”.

¿Sigue siendo Rusia un gran desconocido para occidente?

Rusia es un país libre, democrático y abierto. Hay gente que estudia Rusia y aspira a entenderla. También hay gente que estudia Rusia pero tergiversa los hechos. Los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad moral en transmitir a su audiencia la información objetiva. Además existen los contactos humanos que también permiten obtener la información útil. Yo, por ejemplo, nunca vi a un español que hablase mal de los turistas rusos. Para conocerse mejor no hace falta distanciarse. Por desgracia, ahora es precisamente lo que está haciendo la Unión Europea a nivel político.

¿Creen que hay una campaña contra Rusia y Putin desde gran parte de los medios de comunicación occidentales?

No hace falta ser el embajador para darse cuenta de esto. Recibimos muchas cartas de españoles que expresan su desacuerdo con los intentos de demonizar a Rusia. Llega al absurdo: todo lo que hace Rusia se somete a la crítica no constructiva aunque se trate de la lucha contra el terrorismo o el deporte.

“Las sanciones de la UE contra Rusia son ilegítimas. Se hicieron para hacernos daño, hacer sufrir a nuestro pueblo y minar el prestigio de las autoridades legítimas”

¿Es el islam una amenaza para Europa?

El islam es una de las religiones más antiguas y relevantes del mundo. No debemos confundir el islam con los islamistas radicales. Son precisamente ellos los que intentan fomentar la islamofobia con sus acciones.

¿Cómo hay que combatir al yihadismo?

Rusia ha declarado muchas veces que el terrorismo carece de filiación religiosa o nacional. Los terroristas amenazan a todos los países sin excepción. Durante la Asamblea General de la ONU en 2015 Putin llamó a la comunidad internacional a unir los esfuerzos y crear una amplia coalición antiterrorista. Esta coalición podría abarcar distintas fuerzas dispuestas a oponerse a quienes siembran el mal y la barbarie. Es necesario cortar los canales de financiación y los de apoyo al terrorismo que consiste en narcotráfico, comercio ilegal de petróleo, armas, artefactos históricos; además, tenemos que excluir la manipulación de las agrupaciones terroristas, los intentos de ponerlas a servicio propio con el fin de conseguir objetivos políticos. Esto es un plan comprensible, transparente y eficaz.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin / EFE
El presidente de Rusia, Vladimir Putin / EFE

¿Ha salido reforzado el presidente Putin tras las sanciones impuestas por la Unión Europea a Rusia?

Estas sanciones son ilegítimas porque no están basadas en el derecho internacional en forma de resoluciones correspondientes del Consejo de Seguridad de la ONU. No obstante, las sanciones contra Rusia fueron aprobadas por la Unión Europea. El objetivo de estas sanciones es hacer daño a Rusia, hacer sufrir al pueblo de nuestro país y minar el prestigio de las autoridades legítimas. Ninguno de estos propósitos fue conseguido. El pueblo ruso da pruebas de su unidad, la popularidad de su presidente creció notablemente, varios aspectos de la economía muestran un crecimiento considerable por la utilización de nuevos recursos internos y los partidos políticos se preparan para las elecciones parlamentarias del próximo 18 de septiembre.

Pero no es ningún secreto que las sanciones hicieron daño a Europa. El intercambio comercial de Rusia con la UE y algunos de sus miembros disminuyó. Esto significa que alguien en Europa se quedó sin beneficios. Alguien perdió su negocio familiar. Alguien perdió su trabajo. 

“A principios de los 90′ algunos incluyeron a Rusia en la lista de los países de tercera categoría. Sin embargo, hemos superado todas las adversidades y hoy somos un país clave en el mundo”

¿Por qué Vladímir Putin tiene una popularidad tan alta entre el pueblo ruso?

Porque defiende lo que los ciudadanos rusos aprecian mucho.

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Tramp, habla bien de Putin y manifiesta su deseo de mejorar las relaciones con Rusia. ¿Qué supondría su llegada a la Casa Blanca?

Vamos a respetar cualquier elección del pueblo norteamericano. Estamos abiertos para el diálogo, pero debe ser un diálogo equitativo. El diálogo entre nuestros países es muy importante porque sobre Rusia y EEUU recae una responsabilidad especial, son los dos principales estados nucleares del mundo.

¿Cuál será la gran potencia del siglo XXI?

La transicion del mundo bipolar al mundo multipolar se realiza de una manera complicada pero la tendencia es irreversible. A principios de los años noventa algunos se apresuraron a incluir Rusia en la lista de los países de tercera categoría. Sin embargo, Rusia ha superado todas las adversidades y de nuevo es un país clave del mundo. Actualmente es imposible resolver cualquier problema global sin Rusia. En un par de años China se convirtió en uno de los líderes mundiales y le disputa el primer puesto a EEUU: apareció el BRICS. Creo que nos encontramos al comienzo de la reconfiguración del orden mundial muy profundo y nos aguardan bastantes sorpresas.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.