Francisco Serrano, rehabilitado por el Tribunal Constitucional/ Actuall
El juez de Sevilla Francisco Serrano / Actuall

Hace poco el ex juez Francisco Serrano pronunciaba una conferencia sobre las políticas de género en defensa de la mujer maltratada, diciendo que no sólo hay que defender a estas mujeres sino a cualquiera que sufra violencia en el ámbito doméstico. Después de la charla se le acercó una activista de género y le dijo que diciendo lo que decía no le extrañaba que le hubieran expulsado de la carrera judicial. “O sea, ¿que a mí me han echado de la carrera judicial por decir lo que digo y pensar lo que pienso?”, reflexiona el magistrado.

El problema es que Francisco Serrano es una especie de hereje, un china en el zapato del Pensamiento Unico. Como escribió Carlos Herrera en un artículo: “Es un hombre libre, víctima del Pensamiento Único y de diversos fanatismos, que lleva años luchando en beneficio de las mujeres maltratadas antes de que existieran las leyes zapateriles de violencia de género y otras hierbas, esas que consideran que el hombre siempre es el violento y que, si lo es la mujer, es por autodefensa explicable”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Yo creía que le habían apartado por alargar un día y medio el permiso de un nino para que saliera de nazareno con su padre en la Semana Santa de Sevilla.

Es el contenido de la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Pero que alguien me diga que me han echado de la carrera judicial por lo que yo opino, eso es muy grave, porque quiere decir que en España no existe la libertad de pensamiento y que el lobby de género está imponiendo una dictadura de pensamiento único contra la que nadie se puede oponer porque sabe de antemano que puede ser represaliado.

Recordemos: la madre del nino que quería salir de nazareno denunció al juez Serrano por alargar el permiso y éste fue finalmente condenado por prevaricación dolosa. La inhabilitación del TSJA se limitaba a dos años, pero más tarde el Tribunal Supremo la elevó a diez.

¿Cuántas veces le han llamado machista?

Llevo muchos años luchando por la igualdad y en defensa de las mujeres que sufren maltrato. Fui el primer juez que adoptó una orden de alejamiento contra un maltratador para proteger la vida de esa mujer y de sus hijos. Hay que defender la auténtica igualdad, que es la igualdad de oportunidades. Son hechos.

“Lo que hay de fondo en la ideología de género es una revolución cultural que quiere acabar con la familia, la maternidad y la figura paterna como referente para los hijos”

Para situarnos, ¿qué es la Ideología de Género?

Hay una ideología de género que en apariencia quiere demostrar que es el adalid, el referente y el resultado del feminismo que luchó por la igualdad: en eso estamos todos de acuerdo. Pero en realidad lo que hay de fondo es una revolución cultural que quiere acabar con el concepto de familia, de maternidad, y de la figura paterna como referente para los hijos.

¿Acaso busca la Ideología de Género la igualdad?

Qué va. Hay activistas de género que parece que lo único que tienen en su cerebro son los ovarios. Y en el cerebro no hay que tener ni ovarios ni testosterona, sino neuronas y capacidad para cumplir nuestros objetivos en esa igualdad de oportunidades. Si midiéramos el feminismo desde la igualdad de oportunidades, todos estamos de acuerdo, porque somos iguales con independencia de nuestro credo, origen o sexo.

¿Entonces hay un feminismo bueno y otro malo?

Desde el mayo del 68 y la irrupción de feministas como Simone de Beauvoir, Shulamit Firestone y Kate Millett se defiende aquello de ‘nosotras parimos, nosotras decidimos’ y ‘hago con mi coño lo que me da la gana’ Oiga, eso es una inmoralidad. Estas feministas han transformado la lucha de clases en una lucha entre sexos en la que el hombre es el enemigo a batir. Quieren llevarnos a una sociedad que ya no se edifique a partir de la familia para convertirnos en una masa informe en la que si hay alguien que levante la voz le cortan la cabeza.

¿Cuál es el objetivo real del feminismo? ¿La igualdad?

En absoluto. El último objetivo es la destrucción de la familia. Por eso detestan el concepto de maternidad, que es la verdadera feminidad. Simone de Beauvoir decía en su libro “La mujer, el segundo sexo” que la mujer es un hombre con cuerpo molesto y que la maternidad es lo peor que le podía pasar a la mujer. Kate Millet decía que la mujer que se acuesta con su marido o pareja se acuesta con su enemigo, y que todo acto sexual heterosexual era una violación aunque se haga voluntariamente.

“El PP, que dice que defiende la familia, también apoya la ideología de género: hay fanáticas activistas feministas dentro del partido, han llegado a todo el organigrama de poder”

¿Así es más fácil justificar el aborto?

El feminismo concibe al nino como un tumor que pueden extirpar cuando quieran. Incluso algunas feministas apoyan el infanticidio, es decir, que se puede abortar al nino ya recién nacido. Estamos llegando a estos extremos debido a que se están perdiendo los valores. Lo paradójico es que el PP, que dice que defiende la familia, también apoya la ideología de género: hay fanáticas activistas de género también en el PP. Han llegado a todo el organigrama de poder: desde todas las instituciones a todos los grandes partidos políticos.

¿Cómo es posible que haya calado de esa manera?

De la misma manera que ha calado Podemos, porque se presentan con una imagen simpática, pero detrás está la gran mentira. Los objetivos reales no los exponen a la vista, sobre la mesa te ponen el catálogo de Ikea. De fondo hay odio, resentimiento y muchas ganas de eliminar el concepto de amor y respeto a la propia familia.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el director de campaña y número dos del partido, Íñigo Errejon /Fuente:EFE.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el director de campaña y número dos del partido, Íñigo Errejon /Fuente:EFE.

Lo que es paradójico es que quien ha tenido la suerte de tener una familia se rebele contra ella.

Por eso la Ideología de Género sólo persigue la violencia cuando ha habido una ruptura en la relación familiar o cuando hay un proyecto de vida familiar en el noviazgo. Pero si violas y matas a una mujer con la que no tienes relación alguna, como pasó en Sevilla hace unos meses en el Parque de María Luisa, pues ahí no hay un minuto de silencio. Eso no lo consideran violencia de género porque no hay familia de por medio. El violador en serie no es violencia de género porque no interesa.

¿Cómo se puede dar la batalla cultural contra la Ideología de Género?

Lo primero es no tener miedo a expresar tu opinión. Yo lucho contra la violencia de género y la violencia en general, pero ¿de qué viven las feministas que me critican? Ellas sí viven de la violencia de género. Estamos en el país de todo al revés, donde el delincuente se cree inocente y acusa de delincuente al que tiene enfrente. Tenemos que ser libres frente a una ideología perversa que pretende destruir la familia y la sociedad occidental.

¿En qué momento está ahora su inhabilitación?

Estoy pendiente de que el Tribunal Constitucional resuelva el recurso de amparo interpuesto en enero de 2013 y admitido en mayo de 2014. Es una buena señal porque sólo se admiten el 3% de los recursos de amparo en cuestiones penales. En cambio, para condenarme lo hicieron en seis meses. Lo que me perjudica de esta espera es que no puedo pedir el amparo a Estrasburgo, ya que tengo que agotar la vía jurisdiccional en España. Lo mío es el caso Dreyfus del siglo XXI, es escandaloso.

“Tres meses antes de la condena, asociaciones pseudo feministas pidieron mi expulsión de la carrera judicial por mi ‘pensamiento desviado’. Al más puro estilo estalinista. Y luego vino la querella… ¡qué casualidad!”

Le acusaron de invadir las competencias del juzgado de género.

Si la cuestión es si he invadido las competencias de otro juzgado, ¿por qué no juzgan también a los tres jueces de la Audiencia Provincial de Sevilla que me han dado la razón al decir que es incuestionable que se pronunciara el juzgado de familia -el mío- porque me lo pidió el nino y su abuelo? Si era incuestionable mi competencia, ¿entonces me condenan por invadir las de un juzgado de violencia de género o por ser un juez molesto?

Antes ya le habían señalado grupos feministas.

Tres meses antes asociaciones pseudo feministas y la presidenta del Observatorio de Violencia de Género dijeron que me tenían que echar de la carrera judicial por mi pensamiento desviado. Al más puro estilo estalinista. Y a los tres meses me vino la querella… ¡qué casualidad! La idea era echarme porque como juez podía hacer mucho daño al criticar las políticas de las que se están lucrando muchas asociaciones. Hay muchísimo en juego, muchísimo dinero en subvenciones y mucha corrupción. Además del dinero está la sangre de muchas familias que están siendo sacrificadas en aras de esa ideología.

¿No cree que en realidad el objetivo de las feministas no es ganar el debate de las ideas, sino tratar de que ni siquiera se produzca, es decir, asfixiar ideológicamente al enemigo?

A mí me han intentado censurar e impedir la celebración de conferencias. Saben que en el debate democrático no tienen nada que hacer. Por eso la mujer que el otro día se me acercó para recriminar mis opiniones tras la conferencia no me preguntó en el turno de preguntas. Encima los antidemócratas me llaman antidemócrata. Es la poca vergüenza. Quieren imponer una dictadura de pensamiento único y eso pasa porque tú no hables.

¿Qué le pasó en el programa del Loco de la Colina de Canal Sur?

Me entrevistó y se iba a emitir un lunes en Canal Sur, pero la cadena me censuró cortando una parte de mis respuestas. Al final emitió la entrevista cortada la semana siguiente y detrás de la misma habló una magistrada del Observatorio de Violencia de Género. Fue una encerrona. El propio Jesús Quintero me dijo que aquello fue una vergüenza.

¿Quién manda en Canal Sur?

El director de la cadena está nombrado por el PSOE. En ese programa Quintero me preguntó cuál era la peor dictadura, yo le dije que la peor dictadura es la que se disfraza de democracia. Cada vez tenemos menos democracia, se nos recortan derechos, no tenemos libertad de expresión, que va por bandos. Te puedes meter con la Iglesia y los provida, porque eso es guay porque si uno es de izquierdas es el pueblo y tiene derecho a ocupar un banco o una casa. Pero si eres trabajador, heterosexual, pagas tus impuestos, defiendes la familia y la unidad de España, entonces eres un facha y hay que mandarte a un Gulag. Si pudieran me enviarían a uno para reeducarme.

¿Sigue vinculado a VOX?

Sí, pero en estas elecciones no me quiero quemar porque yo no soy político, se lo dije a Santiago Abascal, al que le tengo una grandísima admiración. Estoy en VOX porque creo en su proyecto y principios. Me han tentado de otros partidos, pero no soy como Groucho Marx, mis principios son los que son y no tengo otros. VOX es el único partido que mantiene una oposición contraria a la ideología de género, nadie tiene a una mujer tan valiente como Rocío Monasterio.

Al principio también Ciudadanos.

Sí, empezó con un discurso que decía que la violencia era bidireccional y que habría que considerar violencia de género también la que sufren otros miembros de la familia, pero se le echaron encima y Albert Rivera reculó. En los partidos de izquierda la metástasis es absoluta, tienen a militantes de género en sus filas. Hay un millón y medio de afectados por la ideología de género.

“Tras 30 años de caos educativo la gente no está formada ni tiene capacidad de criterio, se traga cualquier cosa. El engaño tiene mayor capacidad de calar cuando la sociedad no está preparada”

¿Y a quién vota esa gente?

Supongo que votarán antes con el estómago que con la conciencia. Votan al PP por miedo a Podemos. Pero confío en Abascal, que es un hombre de principios y sería un magnífico representante en el Congreso.

¿Cómo ve el 26 J?

Con mucha preocupación. La gente tiene mucho miedo. El partido que ahora se postula como una renovación democrática, Podemos, es todo lo contrario. Es chavismo puro. Se intentan aprovechar de mucha gente honrada que está en el paro y quiere trabajar. Ante ese miedo la gente va a votar a otros partidos no por convicción ni en conciencia, sino por puro miedo.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Tras 30 años de caos educativo la gente no está formada ni tiene capacidad de criterio, se traga cualquier cosa. El engaño tiene mayor capacidad de calar cuando la sociedad no está preparada. No hay cultura, tenemos una sociedad de encefalograma plano. La universidad hoy reprograma a la gente joven para que piensen igual. Pero es que hasta hay muchos cristianos en Andalucía que votan al PSOE, quizá porque viven de esa red clientelar tejida por los socialistas. Votan con el estómago, no en conciencia.

Entrevista realizada a: Francisco Serrano

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.