Isabel San Sebastián: «Iglesias no llega a Lenin y Rajoy es como Chamberlain»

    La periodista y escritora compara al presidente popular con el primer ministro inglés que, a diferencia de Churchill, no fue capaz de enfrentarse a Hitler y optó por el apaciguamiento.

    1
    Isabel San Sebastián / Imagen TV

    A pesar de su veteranía, bregada en prensa, radio y televisión, a pesar del coste personal que le ha supuesto enfrentarse al terrorismo vasco y a los políticos y corifeos proetarras, sigue conservando el afán “probablemente un poco infantil” de pretender cambiar el mundo con la palabra, o al menos de intentarlo.

    Hija de diplomático, periodista y novelista de éxito, con libros tan leídos como La visigoda, Astur o -la más reciente, La mujer del diplomático-, Isabel San Sebastián (Chile, 1959) acaba de fichar por la tertulia de Federico Jiménez Losantos en EsRadio, desde donde analiza la recta final de una campaña electoral en la que  todo está abierto, ante unas elecciones que suponen el fin del bipartidismo.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Final de campaña electoral. Y final de legislatura. Ha sido usted especialmente crítica con el Gobierno de Rajoy.

    Yo defiendo las mismas cosas que defendía hace 5 años y el Gobierno no. La independencia siempre es posible cuando está dispuesto a pagar. Porque se paga. Y muy cara.

    ¿Cuál es la traición más escandalosa de este Gobierno?

    Para mí las dos traiciones a su programa que más me han decepcionado son la ley del aborto y el no haber revertido el acatamiento que pactó Zapatero con ETA con cumplimiento de las condiciones que pactó ZP con ETA y consiguiente traición a las víctimas del terrorismo.

    ¿Se podría decir que el PP ha comprado la paz en el País Vasco con la llegada de los proetarras en los ayuntamientos?

    No. Eso lo compro Zapatero, pero el PP no ha revertido esas condiciones y ese pago.

    También parece que ha querido comprar la paz en Cataluña con dinero del Fondo de Liquidez Autonómica…

    Este PP y también los gobiernos anteriores, a costa de hacer la vista gorda, durante años, a la corrupción infecta de Convergencia y de los Pujol. Pero efectivamene, el Gobierno de Rajoy no ha querido encarar el problema y ponerle solución hasta que el problema ha reventado.

    Pero el terrorismo, el aborto, la unidad de España no da votos, lo que da votos es la economía, ¿o no?

    Vamos a ver qué resultado tiene el PP el 20 de diciembre, teniendo en cuenta que el programa que ha ejecutado no es el que presentó antes de las elecciones, y veremos qué es lo que da votos y qué es lo que los quita.

    Pero se ha evitado el rescate…

    Yo creo que el país no es una empresa, ni una sociedad anónima, y en consecuencia, gestionar la economía tampoco lo es todo. Y aunque es verdad que este Gobierno ha gestionado mejor que Zapatero, al final la que ha pagado la salida de la crisis ha sido la clase media, y esto tampoco estaba en el ideario del PP.

    Pero mucha gente se niega a ver los errores del PP.

    Me parece estupendo. La principal ventaja de vivir en democracia, es que uno es libre de votar a quien quiera, y si no está contento al cabo de cuatro años puede  dejarle de votar, o volverle a votar si le parece.

    “El PP ha entregado una parte de sus principios a la demoscopia”

    ¿No cree que los que votan con la nariz tapada tienen también los ojos vendados?

    Allá ellos, si nadie les coacciona y nadie les obliga. Eso forma parte de la libertad. España es un país bastante sectario, pero bueno, es lo que somos y yo respeto el voto de todo el mundo. Lo que no respeto son determinadas papeletas terroristas, que no es el caso del PP, a partir de ahí que cada cual haga lo que quiera.

    ¿El PP perdió su alma en el Congreso de Valencia, cuando apostó por el relativismo arriolista?

    Los partidos no tienen alma, lo que tienen tienen o deberían tener son principios y deberían atenerse a ellos. Creo que el partido ha entregado una parte importante de sus principios a la demoscopia. Eso es la antítesis de un partido político al que yo respete.

    ¿Tiene usted alguna esperanza del próximo congreso de enero?

    Yo no soy del PP ni lo he sido nunca. Lo que pase en ese congreso lo analizaré desde fuera como periodista, pero a mí no me va nada en ello. Ellos sabrán lo que tienen que hacer. A mí lo que me importa es España. Como ciudadana y como periodista confío en la limpieza de los partidos políticos.

    La vida interna de un partido político no es algo que a mí me preocupe como ciudadana. Lo que me preocupa es lo que hacen gestionando el país o una comunidad autónoma o un ayuntamiento.

    ¿Prevé alguna escisión o catarsis si, finalmente, no logra gobernar Rajoy?

    Si Rajoy no logra gobernar, se irá y tendrá que haber en el PP una renovación desde la base y no impuesta a dedo como fue el cambio de Aznar por Rajoy. Yo creo que eso se ha terminado.

    “Lo que Rajoy querría es que la candidata a sucederle fuera Soraya, pero el tiempo de sucesiones dirigidas ha pasado”

    Póngale nombres y apellidos…

    Hay nombres sobre la mesa. Está Núñez Feijóo, está Pablo Casado… Pero cuando los partidos se renuevan de verdad desde la base como consecuencia de una catarsis, es imprevisible lo que puede suceder. Sabemos a quién intentará poner Rajoy. Su candidata a sucederle es Soraya Saénz de Santamaría, eso es su voluntad pero yo ya digo que el tiempo de sucesiones dirigidas ha pasado.

    La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.
    La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

    ¿Y si el PP gobierna apoyado por Ciudadanos o en minoría?

    Gobernará más incómodo y más controlado y no podrá hacer lo que quiera. Tendrá que acostumbrarse a una cultura de pacto.

    Supongo que habrá más incomodidad. Donde no hay harina, todo es mohína. Si el poder general se ve reducido la mohína aumentará.

    Yo creo que Rivera intentará gobernar si puede y si obtiene un resultado que le permita hacerlo, y si no puede dejará gobernar al que pueda. Lo que ha hecho en las autonómicas y en las municipales ha sido eso, permitir la formación de gobierno. Gobiernos lógicos, no gobiernos de todos contra uno. Siempre apoyaba las opciones más lógicas.

    ¿Cuál es su quiniela?

    Yo tengo la quiniela que dan todas las encuestas. Creo que va a ganar el PP con un margen estrecho y vamos a ver qué pasa de aquí al final de la campaña. La campaña del PSOE está siendo desastrosa. Va a estar muy reñido en cualquier caso. El segundo puesto va a estar muy reñido.

    “El tripartito me parece descabellado, le conviene mucho al PP agitar ese fantasma, pero yo no lo veo”

    ¿Descarta un Frente Popular PSOE- Podemos?

    Sin Rivera ese ‘Frente Popular’ no suma, y con Rivera lo descarto porque no me imagino a Rivera gobernando con Podemos. Son como el agua y el aceite. Aunque yo ya tengo unos años y he visto de todo, y eso me lleva a no descartar nada ni poner la mano en el fuego por nadie. Pero esto del tripartito que dicen algunos medios me parece bastante descabellado. Le conviene mucho al PP agitar ese fantasma, pero yo no lo veo.

    ¿Cree que en la recta final de campaña puede haber sorpresas o está todo el pescado vendido?

    Está siendo una campaña muy abierta en la que hay cuatro fuerzas rivalizando por el voto y además todos los votos van a contar. No está a todo el pescado vendido ni mucho menos.

    ¿Ha perdido vd. la fe en los políticos?

    Hace mucho tiempo.

    ¿La tuvo alguna vez?

    Hubo un tiempo en que tenía mucha fe en la política y en todos los políticos, cuando vi al PP y a los concejales del PSOE jugarse la vida en el País Vasco por sus convicciones y sus principios, pero hace mucho tiempo que dejé de creer. Sigo creyendo en la democracia, en que es el menos malo de los sistemas y en que alguien tiene que gobernar un país por supuesto, pero me temo que es mucho más una cuestión de intereses y de búsqueda del poder que una búsqueda de principios con el afán de mejorar las cosas.

    Hemos pasado de la ilusión del cambio en la Transición y los primeros gobiernos democráticos al hastío de este final de etapa…

    Evidentemente. En la Transición salíamos de una dictadura, y cualquier democracia es mejor que cualquier dictadura. Pero no se trata tanto del hastío, se trata de la decepción. La corrupción ha hecho mucho daño. Amigos míos a las que he admirado mucho resulta que también están metidos en este pringue de corrupción y de podredumbre y de búsqueda del poder por el poder. Al final todo se reducía a conseguir ese poder y perpeturarse en él. Por eso digo que es una cuestión de decepción y de asco.

    “Mayoría absoluta es sinónimo de abuso de poder; ya hay pactos de gobierno en todas partes porque no hay mayorías absolutas”

    ¿Bipartidismo rima con clientelismo?

    Más que bipartidismo, lo que rima con clientelismo es el poder absoluto. Mayoría absoluta para mí ha sido sinónimo de abuso de poder. Porque se traduce en politización de la justicia y corrupción… En España, donde la corrupción está arraigada, la única forma de evitar la corrupción (no hablo solo el robo, sino la corrupción de los principios, de los programas…) es que haya control, que un partido controle a otro, que haya muchos mecanismos de todo tipo, para evitar el abuso de poder.

    ¿Cree que tenemos bipartidismo para rato?

    No. Creo que el bipartidismo, al menos después de estas elecciones, va a estar muerto o agonizando. Ya no hay bipartidismo: muy pocas instituciones son gobernadas por un solo partido. Hay pactos de gobierno en todas partes porque no hay mayorías absolutas y en las elecciones generales va a pasar lo mismo.

    ¿Son las víctimas del terrorismo los mártires de estos últimos 40 años?

    Son los grandes olvidados del sistema. Han hecho un sacrificio tremendo por la libertad y a cambio lo que han recibido ha sido, durante muchos años silencio y miseria, y después una pensión razonable y silencio. Han tenido muy poquito tiempo de reconocimiento público y de compensación en términos de justicia, de memoria y de dignidad. Ver a cómplices de asesinos ocupando cargos públicos a mí me produce náuseas.

    El personaje de su novela Imperator, el emperador Federico II, es “tan soberbio como Aznar” dijo vd. una vez, ¿ZP es tan bobo / incompetente como Fernando VII?

    Más que a Fernando VII se parece al rey Mauregato (siglo VIII) que pagaba un tributo a los reyes moros a cambio de paz. A él se le atribuye el tributo de las cien doncellas. En aquella época hubo reyes que combatieron y hubo otros a los que la historia recuerda como reyes holgazanes. Zapatero también pagó tributos a cambio de paz.

    El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero / Wikimedia
    El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero / Wikimedia

    ¿Iglesias le llega a la altura del zapato a Lenin o no es más que un Dani el Rojo con ínfulas?

    A Lenin no le llega desde luego. No por falta de talante autoritario sino por falta de preparación política. Yo creo que se queda más bien en Nicolás Maduro.

    “Rivera, de momento, es una incógnita con buenas perspectivas”

    ¿Y Rivera es un Adolfo Suárez del siglo XXI o sólo un espejismo?

    Albert Rivera de momento es una incógnita con buenas perspectivas labradas en el parlamento catalán. Una promesa del parlamento catalán.

    ¿Y a Rajoy con quien lo compararía?

    Déjeme pensarlo.

    ¿Qué fue antes: la Isabel San Sebastián periodista o la Isabel San Sebastián novelista?

    Fue mucho antes la Isabel San Sebastián periodista. Yo de niña sólo tenía claro que quería ser madre. Me hice periodista un poco por casualidad y por descarte. Hice la carrera, empecé a trabajar en periodismo y el trabajo me encantó. Y lo seré siempre, aunque no tenga donde ser periodista, seré en mi corazón periodista.

    ¿Por qué le gusta el periodismo?

    Porque soy muy curiosa, todo me interesa, me gusta enterarme de las cosas antes que nadie; y porque tengo un afán probablemente un poco infantil por cambiar el mundo. Me parece un oficio apasionante.

    También le gusta Historia…

    Me encanta desde niña y me parece que el periodismo es una forma de participar en la historia como protagonista y al mismo tiempo como relatora. Además, la novela histórica es como la máquina del tiempo, te subes a ella e invitas a tus lectores a que lo hagan contigo.

    ¿Qué tiene pasarse un año o dos escribiendo una novela que no tenga la adrenalina de un telediario?

    Son cosas distintas. Con el periódico de hoy se envuelve el pescado de mañana. Una novela en cambio queda en la estantería, la pueden leer tus hijos y tus nietos y sigue conteniendo sentimiento. Es algo mucho más hondo y perdurable. El periodismo transmite información y pensamiento, pero con la literatura transmites información y emociones y sentimientos. Cuantos más años tengo más importancia doy a las emociones.

    ¿Porque es un año o dos lo que debe tardar en escribir una novela?

    Dos o tres años. Lleva tiempo, requiere mucho esfuerzo. Por eso cuando me dicen que pagar 20 euros por un libro es caro me dan ganas de contestar a quien lo dice que escriba un cuento de 10 páginas.

    La novela es ficción pero ¿puede transmitir verdades?

    Sobre todo la novela histórica, claro que transmite verdades. Es ficción en el sentido de que hay una trama de ficción para facilitar la lectura. Pero se basa en hechos verídicos.

    ¿Escribimos para que nos quieran o para sacar los demonios fuera?

    Escribimos por todo un poco y porque tenemos un afán un tanto exhibicionista de contarnos a nosotros mismos

    ¿Algún lector ha dicho que sentía lo mismo que usted refleja en sus novelas?

    Sí, y es lo más gratificante.

    Por ejemplo…

    Una lectora me dijo una vez, por mi primera novela La visigoda, que acaba de venir de ver la casa que yo describía en la novela. Supongo que una escribe para compartir eso. También he recibido críticas, pero todas constructivas.

    “Uno lee las crónicas musulmanas de la Edad Media y ve que los procedimientos de islaMización violenta eran los mismos de ahora”

    Sus novelas La visigoda y Astur se ambientan en  los orígenes cristianos de España…

    Más que en los orígenes, en la resistencia frente a la islamización de España.

    ¿La civilización europea vuelve a estar ahora como en aquellos siglos oscuros?

    Lo que se está viviendo es una segunda islamización. Uno lee las crónicas musulmanas de la época y los procedimientos eran los mismos, de violencia, cabezas cortadas… Absolutamente salvaje.

    En La mujer del diplomático aparece la guerra fría y la crisis de los misiles… otro escenario que parecía lejano pero que revive ahora…

    Efectivamente, ahí estamos otra vez reviviendo con Putin, que algunas cosas me recuerda al Breznev de la URSS. Es una situación inquietante.  No creo que llegue la sangre al río, pero la sigo con preocupación.

    Pero a la vez es una novela autobiográfica de un mundo que conoce muy bien, la diplomacia.

    Yo crecí en eso porque mis padres eran diplomáticos. Ser hija de diplomáticos me ha abierto la mente, me ha ayudado a no abrazar esa enfermedad tan extendida en España, que es el sectarismo. Detesto el sectarismo. Defiendo y reivindico la individualidad. El derecho y la obligación de vivir tu propia vida y pensar con tu propia cabeza y de no seguir ninguna consigna de ninguna secta ni de ninguna tribu.

    Portada de la novela de Isabel San Sebastián, 'La mujer del diplomático'.
    Portada de la novela de Isabel San Sebastián, ‘La mujer del diplomático’.

    El diplomático tiene careta, pero usted presume de lo contrario, de ser usted misma…

    Lo de ser diplomático como sinónimo de fingimiento no tiene nada que ver la realidad, eso es un topicazo carente de base. Evidentemente una de las facetas de la diplomacia es la resolución pacífica de conflictos: es el arte de evitar la guerra. Para eso se requiere un lenguaje mesurado, pero bueno, esto es una parte positiva y no tiene la connotación negativa que se le suele dar.

    “Algunos grandes periodistas, como Indro Montanelli, me han enseñado que la independencia es posible si uno está dispuesto a pagar el precio”

    ¿Qué es lo que te ha enseñado el periodismo?

    Que nada es lo que parece. Hay que contrastar muy bien las cosas. Lo que ven los ojos no es necesariamente cierto y todo suele tener varias caras. Y la independencia. Algunos grandes periodistas, como Indro Montanelli, me han enseñado que la independencia siempre es posible si uno está dispuesto a pagar el precio, que suele ser alto.

    ¿Cree que se puede cambiar el mundo con la palabra o se conforma con entenderlo?

    A la edad que tengo creo que no se puede cambiar el mundo

    Entonces…

    Pero creo que hay que intentarlo, incluso creo que hay que morir en el intento.

    ¿Eso es práctico?

    Si no hubiera habido gente decidida a cambiar el mundo con la palabra seguiríamos viviendo en las cavernas. Hay que luchar con valores y principios. El mundo es mejor hoy de lo que era hace 300 años.

    Nos quedaba una pregunta, ¿el personaje histórico con el que compararía a Rajoy?

    Con Chamberlain.

    O sea que no quedan ‘chúrchiles’.

    No, me temo que no tenemos un Churchill, lamentablemente.

    Comentarios

    Comentarios

    Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Fue fundador y director de Actuall. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.