José Antonio Kast: “Se puede derrotar a la izquierda y gobernar con ideas claras de derecha”

    0
    José Antonio Kast, líder del Partido Republicano de Chile /Actuall
    José Antonio Kast, líder del Partido Republicano de Chile /Actuall

    José Antonio Kast (Santiago de Chile, 1966) es un abogado y político chileno, líder del Partido Republicano de Chile. En las últimas eleccionespresidenciales chilenas, quedó en cuarto lugar con un mensaje netamente provida y profamilia. 

    Hijo de Miguel Kast y Olga Rist y casado con María Pía Adriasola, es el décimo de sus hermanos y tiene nueve hijos. Y aunque, confiesa, «nos habría encantado tener un hijo más», considera que «Dios nos regaló 9 hijos maravillosos y ya sumamos un yerno y una nieta y estamos felices».

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Sus padres, emigrantes a Chile, siempre le inculcaron el amor por su patria. En su recuerdo, organiza dos grandes reuniones familiares. Una en mayo, alrededor de las fechas de su fallecimiento (los dos el mismo mes, con un año de diferencia) y otra en octubre, para rememorar el aniversario de sus padres. 

    Aficionado a la lectura, busca huecos en su apretada agenda para pescar con sus hijos y ver series televisivas. De paso por España, hace un alto para entrevistarse con diversos líderes sociales y políticos como Igancio Arsuaga, presidente de HazteOir.org y CitizenGO y Santiago Abascal, dirigente de Vox, partido con el que comparte algunas bases prepolíticas. 

    Aprovecha la ocasión para establecer esta conversación con Actuall. 

    ¿Qué le trae por España?

    Una gira internacional para conocer los cambios políticos que se han dado en Europa que han permitido la recuperación de la política en base al sentido común que llevan adelante distintos partidos políticos de derecha.

    Al igual que hice con Bolsonaro (Jair Bolsonaro, presidente de Brasil), me ha parecido interesante reunirme en España con Santiago Abascal, que lidera a la derecha un un partido político, que no esconde sus valores ni los utiliza como resorte político, sino que está orgulloso de ellos.

    Europa necesita partidos que defiendan los valores que la hicieron posible, sobre todo en el periodo de posguerra

    España y Chile son naciones hermanas. Con Santiago Abascal ha quedado clara la buena sintonía. Somos ambos parte de una derecha sin complejos, pero también sin calificativos. Somos de “derecha” sin más.

    ¿Qué opinión le merecen los resultados de las elecciones presidenciales en España?

    Lamento que no se haya dado un resultado que impidiera de forma más clara derrotar a la izquierda. Creo que al igual que en Chile el resultado habría sido mejor si los partidos de centro derecha hubiesen tenido claro que el adversario está en la izquierda y no en la derecha.

    Me alegro de que VOX haya ingresado con un buen número de diputados al Parlamento para que puedan demostrar en el tiempo la importancia de hablar claro en política.

    Europa necesita partidos que defiendan los valores que la hicieron posible, sobre todo en el periodo de posguerra.

    De izquierda a derecha: Iván Espinosa de los Monteros y Santiago Abascal (vox) y José Antonio Kast y Alejandro Martini (Partido Republicano de Chile).
    De izquierda a derecha: Iván Espinosa de los Monteros y Santiago Abascal (vox) y José Antonio Kast y Alejandro Martini (Partido Republicano de Chile).

    ¿Y de las europeas?

    Paso a paso, al igual que a nivel de los distintos países europeos, se va recuperando el espacio para hacer posible acuerdos de distintos tipos sin pasar a llevar la soberanía de cada país.

    Dice usted que se gana con ideas de derechas y se gobierna con ideas de centro-izquierda en Chile. ¿Pasa esto en general en el mundo?

    Sí, y es una lástima. Pasa también en Europa y otros países latinoamericanos. Pero está dándose ahora el fenómeno contrario: Trump en EEUU, Bolsonaro en Brasil, Orban en Hungría, Salvini en Italia y Morawiecki en Polonia. Esto demuestra que, si la sociedad de un país quiere, se puede derrotar a una izquierda y gobernar con ideas claras de derecha.

    ¿De qué adolecen España, en particular, y Europa, en general, en el aspecto ideológico en este momento?

    Europa necesita partidos que defiendan los valores que la hicieron posible, sobre todo en el periodo de posguerra. Hoy en día el comunismo ha desaparecido en países como Polonia o Hungría, y es cada vez más marginal en el oeste de Europa, pero eso no significa que no estén perdiendo los valores tradicionales de la derecha. Gente como Salvini en Italia o Abascal en España surgen porque la gente pide un respeto para esos valores. Unos valores que la izquierda socialista denosta reiteradamente.

    El resultado de un 7,9% de apoyo en la primera vuelta presidencial -superando a Carolina Goic (DC)- aviva la idea de una derecha sin complejos en el espectro político chileno. Ya ha comenzado su andadura con un proyecto de nuevo partido político, Republicano, distinto a los la derecha RN y UDI. ¿En qué consiste?

    En volver a recuperar para la sociedad los principios fundamentales de una sociedad libre y responsable. Despertar a las personas y señalarles que de cada uno depende que la política, la cultura y la sociedad entera recupere desde el sentido común un espíritu sano que permita un desarrollo sustentable en base al mérito, el emprendimiento y el respeto sin un Estado omnipresente sino en el rol subsidiario que le corresponde.

    De izquierda a derecha Luis Losada, María Pía Adriasola, José Antonio Kast e Ignacio Arsuaga. /Actuall
    De izquierda a derecha Luis Losada, María Pía Adriasola, José Antonio Kast e Ignacio Arsuaga. /Actuall

    El partido Republicano una “derecha sin complejos” para Chile, tal y como la ha definido usted?

    Sí. Una derecha fundada en el sentido común, el rol subsidiario del Estado y la libertad en su sentido más profundo

    ¿Se puede decir que el segundo mandato del presidente de Chile, Sebastián Piñera -a quien usted respaldó en segunda vuelta-, ha dado “un giro hacia la derecha”?

    El Gobierno de Sebastián Piñera fue electo por un abanico amplio de personas que esperaban se cumpliera el programa de gobierno propuesto a la ciudadanía, cosa que en varios aspectos no se ha dado.

    Piñera ha acogido algunas de las banderas del marxismo cultural. ¿Se arrepiente de haberle dado el apoyo prácticamente sin condiciones?

    En ese momento político e histórico no cabía otra actitud que no fuera el llamar a votar por responsabilidad por Sebastián Piñera. Claramente hoy tenemos diferencias en algunas políticas públicas, pero de haber seguido gobernando la izquierda estaríamos mucho peor.

    En Brasil ganó Bolsonaro y en Argentina se prepara Centurión. ¿Cree que Ud. puede ser el Bolsonaro chileno?, ¿qué diferencias considera que tienen?

    A Bolsonaro lo criticaron por frases que no dijo, esa es una tendencia de los medios que compartimos algunos políticos en el mundo, también Abascal en España. Ya dije que si yo hubiera sido brasilero, habría votado a Bolsonaro. También hay cosas en las que no estamos de acuerdo, pero vengo a reiterar que para mí él representa el orden público, la autoridad, la familia tradicional y el desarrollo económico. Esos son los planteamiento que yo quiero proponer a los chilenos desde el Partido Republicano.

    ¿Cree que en caso de gobernar podrá resistir las enormes presiones internacionales para mantener el aborto y una política con perspectiva de familia?

    En el aborto, hay dos casos muy obvios: hay veces que el médico se equivoca, que cree que un bebé no va a salir adelante y sale sano. También en el caso de violación, que es el crimen más horrible que se puede infligir a una mujer, el aborto no borra la imagen de ese delito. Toda política internacional que no reconozca estos dos casos, no debería influir a Chile. Porque, aunque haya grupos de presión insistiendo en lo contrario -no precisamente gente de derecha- la nación todavía es un concepto vigente y Chile es un país soberano, libre de tomar sus decisiones.

    ¿Se ha planteado alguna suerte de alianza con otros gobiernos con más peso económico y poblacional como Brasil para resistir eficazmente esas presiones?

    Así es, y es en parte el objetivo de esta gira por Europa.

    ¿Se sentiría cómodo en un Mercosur avanzado?

    Siempre y cuando el Mercosur sea un instrumento para sus miembros para emprender, cooperar, y no como un lastre para los países miembros, estamos de acuerdo en lo esencial, en planteamientos liberales. Eso no significa que tengamos que tener una inmigración descontrolada, como les está ocurriendo en Europa.

    ¿De qué adolece Chile en el aspecto ideológico en este momento pese a que lo preside un gobierno de derechas?

    De lo mismo que pasó en España cuando gobernaba el centro derecha con el Partido Popular, un partido, que en parte estamos viendo colmado en Vox, que defiende los valores de la derecha: trabajo, libertad, y también valores fundamentales y trascendentes.

    Bolsonaro en Brasil, Centurión en Argentina; ¿hay un giro a la derecha en la región?

    Y en el mundo, también. Ya desde 2016 lo estamos viendo. Y es un giro a una derecha completamente nacional, en cada país con su estilo. Y nosotros tenemos mucha suerte de poder nutrirnos ideológicamente de corrientes de un río que vienen de distintos lugares, de diversas fuentes.

    Comentarios

    Comentarios

    Cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en redacción de noticias, gestión de contenidos informativos, gestión de medios de comunicación, relación con periodistas y comunicación corporativa. La mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en Europa Press, donde concluyó su etapa profesional como subdirectora de Sociedad. Ha sido profesora colaboradora de la Universidad San Pablo CEU y de la Villanueva. Ha sido directora adjunta de este diario. En la actualidad, colabora con la agencia EFE y las revistas Mundo Cristiano Farmanatur y Mi Herbolario. Es licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU y colabora en varias empresas y asociaciones en Comunicación Corporativa.