Julio Borges, respresentante de Juan Guaidó ante el grupo de Lima, durante la III Cumbre Transatlántica de la Political Network for Values, celebrada en Bogotá /Diego Hernández.
Julio Borges, respresentante de Juan Guaidó ante el grupo de Lima, durante la III Cumbre Transatlántica de la Political Network for Values, celebrada en Bogotá /Diego Hernández.

Aunque el narcotráfico es uno de los factores que ha retrasado una solución efectiva a la crisis Venezolana, hay otro factor determinante para la manutención de la dictadura: el dominio que ejerce Cuba sobre el régimen chavista.

Nicolás Maduro se ha negado a pactar cualquier salida negociada y ha optado por la violencia porque a Cuba no le conviene que cierre “el chorro petrolero” con que se sustenta. Si Maduro cae, habrá un efecto dominó que alcanzará a Nicaragua, Bolivia y a la propia Isla.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El análisis es de Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y representante del presidente Juan Guaidó ante el Grupo de Lima.

Borges es abogado por la Universidad Andrés Bello y realizó estudios de posgrado en el Boston College y en Oxford, fundó el partido Primero Justicia y fue presidente de Legislativo venezolano en 2017, el año de las mayores movilizaciones contra el régimen dictatorial.

Para este venezolano su país se ha convertido en una colonia de Cuba. No se trata de una frase hecha, la dice con dolor, como si mostrara una herida abierta. Y con la misma intensidad afirma que el cambio llegará inexorablemente.

Los diarios Actuall y D’Vox conversaron con Borges en la III Cumbre Transatlántica organizada por la Political Network for Values los días 4 y 5 de abril, en la que participó como ponente en el diálogo que abrió el evento.

La crisis venezolana parece estar en un impasse. ¿Qué acontece?

Nosotros estamos recorriendo un camino muy duro, con subidas, bajadas y saltos, pero que es el camino válido, el correcto, que nos va a llevar inexorablemente a un cambio en Venezuela.

Nos corresponde resistir dentro del país, unir fuerzas y crear condiciones; hacia fuera, debemos seguir sumando la voluntad de más países, dejando claro al mundo entero que esta no es una lucha ni de derechas ni de izquierdas, es algo más profundo, es una lucha humanitaria contra una dictadura.

Se debe tener en cuenta que Nicolás Maduro destruyó la industria petrolera, los servicios públicos, la salud y el abastecimiento alimentario. Le hemos puesto a Maduro todas las ofertas para que pueda tener una salida pacífica y democrática, y él ha escogido el camino de la violencia.

El dictador produjo un Estado fallido y nosotros estamos convencidos que muchos países, que antes veían el conflicto bajo una óptica partidista, lo entienden ya como un problema que va más allá de afinidades ideológicas.

Algunos gobiernos de izquierda siguen brindando respaldo a Maduro…

Sí, pero otros no. Antes le respaldaban en bloque. Ahora no; hemos logrado que algunos se desmarquen del dictador. Hacemos sistemáticamente un llamado a los gobiernos y partidos de izquierda para que dejen atrás su solidaridad automática con Maduro.

Es increíble que algunos sectores de la izquierda sigan protegiendo a Maduro simplemente porque dice que la suya es una revolución que se inspira en la Revolución Cubana.

Ni la dictadura de Maduro ni la dictadura de los Castro merecen el apoyo de cualquier político de izquierda que se asuma democrata. En el Parlamento Europeo y en la propia América Latina ya hubo deslindes muy claros.

El expresidente Rodríguez Zapatero es de los pocos apoyos extranjeros a las elecciones farsa convocadas por Maduro en Venezuela el 20 de mayo de 2018. /EFE
El expresidente Rodríguez Zapatero es de los pocos apoyos extranjeros a las elecciones farsa convocadas por Maduro en Venezuela el 20 de mayo de 2018. /EFE

¿Como el caso del presidente Lenin Moreno de Ecuador?

Sí; se ha posicionado contra la dictadura.

¿La articulación del Grupo de Lima ha sido relevante?

Mucho. Es importante reconocer que el Grupo de Lima esta enviando un mensaje al mundo: la solución de la crisis humanitaria y política en Venezuela debe ser regional, debe ser una solución que “sepa” a América Latina.

Ningún otro actor, sea Rusia o China, tiene que ‘meterse’ en la solución del problema venezolano sin considerar el liderazgo que América Latina tiene para construir y desarrollar soluciones para la región.

¿Esto se aplica a Estados Unidos también?

Estados Unidos ha sido respetuoso de no pasar por encima del consenso del Grupo de Lima.

El caos que se vive en Venezuela comenzó con Maduro en el poder, desató un proceso de hiperinflación, de destrucción de la producción nacional y de las instituciones. Su camarilla ha devorado las riquezas de nuestro país y pisoteado nuestra tradición democrática.

Las medidas duras el gobierno de Estados Unidos ha tomado son consecuencia del caos que Maduro propició y buscan es evitar que se siga robando la riqueza de los venezolanos. No se puede decir lo mismo de China o de Rusia.

“Hoy por hoy, el factor Cuba es determinante. Cuba ha convertido a Venezuela en una colonia”

¿Qué falta que haga la comunidad internacional?

El apoyo que la comunidad internacional ha dado al legítimo Parlamento y al presidente Juan Guaidó ha sido muy importante; hablamos de más de media centena de países.

El respaldo que han dado al pueblo venezolano está por encima de cualquier diferencia política o ideológica, pero a raíz de la destrucción sistemática y el caos que impera en el país esta crisis puede desbordarse.

Como ya dije, Maduro se ha negado a aceptar una salida negociada y democrática, optado por la violencia, aunque use una narrativa en la que se victimiza, como si “el poder imperial” quisiera adueñarse de Venezuela. Él es la causa de la crisis venezolana.

La comunidad internacional debe tener muy claro que la presión contra la dictadura debe continuar y que su única meta es la salida del dictador y la convocación de elecciones libres.

¿Y si la presión cede?

Maduro se afirmará en el poder y, con ello, la crisis puede acelerarse y desbordarse para toda la región. Tenemos, hasta ahora, cinco millones de personas que se han ido de Venezuela y la situación está cada día peor, por lo que ese número puede crecer.

No solo es grave el tema migratorio, sino también otros aún más destructivos como la ‘carta blanca’ dada al narcotráfico, al contrabando de gasolina, al contrabando de armas, al contrabando de oro. Venezuela se ha convertido en un paraíso para el crimen organizado y esta situación se puede desbordar y anarquizar a toda la región.

¿Venezuela, como Cuba, es una narcodictadura?

Totalmente.

“Nuestra lucha contra esta dictadura lo que esta gestando es la caída del muro de Berlín treinta años después y en territorio latinoamericano”

¿El Cártel de los Soles, comandado principalmente por militares, es uno de los factores que ha complicado una solución a la crisis venezolana?

Si. Hay un factor de corrupción, ligado a todo este Estado fallido que el régimen gestó, al que se añade el crimen organizado, especialmente el narcotráfico, que impiden una salida democrática en este momento, pero hay otro factor, tan importante como ese: Cuba.

Tenemos que entender que, hoy por hoy, el factor Cuba es determinante. Mire, con todo y la crisis que está viviendo nuestro país, Maduro le manda a la dictadura cubana 50.000 barriles de petróleo diários, se los mandó ayer, se los mandó hoy, se los va a mandar mañana. Cuba ha convertido a Venezuela en una colonia.

Nicolás Maduro y Raúl Castro
Nicolás Maduro y Raúl Castro

Explíqueme la naturaleza de esa subordinación del régimen chavista a Cuba.

Maduro desde muy joven tuvo relaciones con el régimen cubano, cuando tenía 20 años vivió en Cuba, fue formado e ideologizado bajo el sello cubano. La decisión de que Madura fuera el sucesor de Hugo Chávez fue tomada en La Habana y no en Caracas.

Lo que Maduro ha hecho permanentemente es regalarse al castrismo y financiarlos, darles petróleo, darles dinero, permitir que sus agentes tomen las decisiones más importantes en el país y que se busque siempre línea de la Isla para responder a las presiones o percances. Los agentes cubanos tiene un dominio total sobre las fuerzas armadas, sobre los aparatos de represión, sobre los mecanismos de inteligencia y sobre toda la estructura dictatorial.

Ellos juegan un papel fundamental en el retraso de una salida pacífica para Venezuela.

Esa trama se viene tejiendo desde hace muchos años, y nosotros la hemos denunciado insistentemente. Por eso, yo insisto, nuestra lucha contra esta dictadura lo que esta gestando es la caída del muro de Berlín treinta años después y en territorio latinoamericano.

¿Si cae Maduro caen Castro y Ortega?

Sin duda alguna, la caída de Maduro desencadenaría un efecto dominó, por eso temen tanto a una derrota del régimen chavista. Cuba vive, en buena parte, de los recursos de Venezuela, que hace lo que en su momento hizo la Unión Soviética, les subsidió hasta que se colapsó porque no podía dar más.

Hoy Venezuela ya no pueda dar tanto dinero como antes, por eso estallaron las crisis de Centro América, como en Nicaragua y Haití, donde hay protestas porque ya no llega el dinero. Así de crudo, la caída de Venezuela significa cortar el chorro petrolero para esos países que desestabilizan la democracia en la región.

La libertad de Venezuela significa la libertad de Latinoamérica, significa que se abra un nuevo capítulo para una Cuba verdaderamente democrática, una Nicaragua democrática, una Bolivia democrática; un salto a la libertad para toda la región.

¿Es un golpe también para el vapuleado Foro de São Paulo?

Si. El Foro trabajó para la llegada de sus miembros a los gobiernos de la región, y amalgamó diversas vertientes, no solo a los países con una mayor subordinación a Cuba, como Venezuela, Nicaragua y hasta cierto punto Bolivia, sino también a Lula en Brasil, los Kirchner en Argentina o Correa en Ecuador.

¿Y al final qué han significado todos esos gobiernos? Una enorme corrupción, una catastrófica destrucción del crecimiento y una profunda regresión democrática, hubo autoritarismo, personalismo, reelecciones indefinidas, parecían querer destruir todo lo que eran avances de la democracia en América Latina.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Es periodista y corresponsal de Actuall. Formado en ciencias de la comunicación. Actualmente reside en Brasil con su esposa e hijos.