Álvaro Uribe: «La defensa de la familia es determinante ante el riesgo de anarquía»

    Álvaro Uribe fue el encargado de dar la bienvenida a los 200 participantes de la III Cumbre Transatlántica de la Political Network for Values. Para el exmandatario colombiano los ‘provida’ realiza una gran contribución defendiendo la seguridad de los seres humanos desde la concepción.

    0
    El expresidente de Colombia Álvaro Uribe en la III Cumbre Transatléntica de la Political Network for Values. /Diego Hernández.
    El expresidente de Colombia Álvaro Uribe en la III Cumbre Transatléntica de la Political Network for Values. /Diego Hernández.

    La gran confrontación que hoy domina nuestros países no es de la izquierda contra derecha, como tradicionalmente eran entendidas, sino entre la anarquía versus el estado de la ley y el orden, allí se juega el futuro, y las familias y el movimiento cívico provida juegan un papel decisivo.

    El análisis no es de un ‘militante’ provida o profamilia, sino de un expresidente y uno de los políticos conservadores más prestigiados de Latinoamérica: Álvaro Uribe.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Abogado formado en las universidades de Antioquia y de Harvard, fue alcalde de Medellín, gobernador de Antioquia y presidente de Colombia de 2002 a 2010, cuando en toda Latinoamérica se multiplicaban los gobiernos socialistas. Actualmente es senador.

    Uribe participa de la III Cumbre Transatlántica que ha tenido lugar en el Congreso de la República de Colombia y que ha reunido a dos centenares de políticos, académicos y líderes sociales de 30 países de Europa, América y África, para dialogar sobre la actual crisis civilizacional y los desafíos que representa.

    La Political Network for Values (Red Política por los Valores), que organiza el evento, invitó a Uribe a dirigir un discurso de bienvenida a los participantes, la noche del pasado jueves en una recepción en el Hotel de La Ópera, en pleno centro de Bogotá. Allí, Actuall conversó con el exmandatario:

    Latinoamérica vive un significativo cambio, se está quebrando la hegemonia política y cultural que por décadas mantuvo la izquierda…

    Uno ve hoy que en muchos de nuestros países la confrontación no es izquierda contra derecha, yo no dudaría decir que una de las principales confrontaciones de nuestro tiempo es el de la anarquía versus el estado de la ley y el orden.

    ¿Es un fenómeno latinoamericano?

    Es global y se agrava si consideramos la falta de líderes que conduzcan a sus países y custodien los valores fundamentales de sus pueblos. La familia aquí tiene un papel fundamental.

    ¿Por qué?

    Los líderes no nacen de la nada, se forman a lo largo de los años en la família, allí beben valores, desde allí deciden custodiarlos… Sin líderes no hay como integrar esos valores en la sociedad. La familia es una una especie de “máquina” de donde salen los hombres que conducen a sus pueblos.

    Para un mundo que tiene hoy un enorme riesgo de anarquia que amenaza las instituciones fundamentales la defensa de la familia es determinante.

    Repito, la “ley y el orden” comienzan en el núcleo familiar, no empiezan en las instituciones del estado, la escuela puede confirmar esos valores pero antes debieron haberse recibido en casa, si no esos valores tienden a desaparecer.

    En su país la Corte dictó a lo largo de años fallos agresivos a la vida y a la familia pasando incluso sobre el Poder Legislativo. El resto de los países de la región sigue el mismo camino. ¿cómo enfrentar este problema? 

    La verdad es que si se piensa enfrentar solamente desde la esfera política las dificultades son bastante grandes, debe, sin duda debe darse esa batalla para evitar la extrapolación de poderes, también gobernando y legislando positivamente en favor de esos principios fundamentales.

    La solución de Venezuela debería provenir de una decisión de las Fuerzas Armadas de Venezuela que le den el respaldo al presidente Juan Guaidó

    Pero no basta. Hay que enfrentar este problema también desde la esfera de la sociedad, desde la esfera de la familia, con la práctica y la promoción de los valores. Debe formarse a las nuevas generaciones en estos principios para salir de la actual situación, mudar el rumbo.

    Los movimientos de ciudadanos que defienden la vida y la familia tienen un importante rol en esto. Son una voz relevante.

    ¿Qué tan relevante? 

    Mire usted, veamos como ya he dicho otras veces, el tema desde esta perspectiva: la seguridad. El individuo tiene derecho fundamental a vivir seguro en sociedad.

    Estos movimientos están prestando al mundo una gran contribución al defender la familia, por las razones que ya señalé y al defender el derecho a la seguridad del ser humano desde el momento de la concepción.

    No se trata de algo religioso o ético, es una expresión de la defensa jurídica y política de un derecho fundamental. Es una aportación invaluable.

    Sus gobiernos fueron una ‘isla’ en Sudamérica cuando se multiplicaron los gobiernos socialistas; ahora hay un cambio de signo ¿qué le dice un expresidente a sus los nuevos mandatarios no izquierdistas?

    Hay que mostrar éxitos, gobiernos regidos por principios democráticos por el respeto a las libertades, que den gran impulso a la inversión privada y a las políticas sociales.

    Creo que es importante crear conciencia en el continente de que las políticas sociales sólo pueden tener recursos para sustentarse si tienen éxito las politicas de desarrollo económico, de impulso a la empresa privada.

    Sin empresas vigorosas no hay cómo dar sustentabilidad a las políticas sociales.

    Una de las causas de la crisis venezolana fue que Hugo Chavez quiso hacer una política social muy importante, pero fracasó porque impuso severas restricciones a las empresas privadas.

    Sin una iniciativa privada pujante que genere riqueza es imposible sacar adelante las politicas sociales de forma sustentable, así se tengan recursos aparentemente infinitos de petróleo, gas u otros.

    ¿Hay una salida para la grave crisis política de Venezuela?

    El gobierno de Colombia ha venido liderando la ofensiva diplomática, hay que persistir en eso y la solución debería provenir de una decisión de las Fuerzas Armadas de Venezuela que le den el respaldo al presidente Juan Guaidó en nombre de cumplir con las obligaciones humanitarias que derivan de la Carta de las Naciones Unidas.

    ¿El vínculo de altos mandos militares con el narcotráfico, especificamente en el comando del Cártel de los Soles no es un complicador?

    Yo creo que ese vínculo con el narcotráfico no es general. Hay militares que tienen condiciones de romper con la dictadura y apoyar el presidente Guaidó. 

    Comentarios

    Comentarios