Policía denunciado, detenido y absuelto por violencia de género, a Actuall: «El protocolo no se cumple»

    Ser denunciado por violencia de género, detenido y absuelto es un drama por el que pasan miles de hombres en España. La situación se agrava cuando son policías, que conocen cómo prácticamente nunca se contrastan los datos de la denuncia antes de detener al varón.

    0

    El ministro del Interior Juan Ignacio Zoido reconocía hace pocas fechas que la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género es un fracaso.

    Una ley que fomenta un sistema en el que se mueven miles de millones de euros en función del número de denuncias interpuestas, aunque el 87,7% no termine en condena.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    En el 87,7% de los casos la denuncia queda archivada o sobreseída, y el varón denunciado, por tanto, es inocente. Sin embargo, tras la denuncia se produce de forma automática su detención sin apenas contrastar los extremos sobre lo que se refiere.

    Esta situación va a provocar una ola de querellas por las detenciones ilegales por violencia de género.

    Estas detenciones son más humillantes cuando las sufren los propios agentes, porque son los que mejor conocen que se detiene a los varones sin hacer pesquisas

    Ese tipo de detenciones son más crudas y humillantes si cabe cuando las sufren los propios agentes de la autoridad.

    Cualquier hombre que sea denunciado por una mujer puede ser detenido por un agente de la autoridad. Eso, por supuesto, no excluye a los varones que sirven en la Policía Nacional, la Guardia Civil, los cuerpos de seguridad autonómicos (País Vasco, Cataluña, Navarra y Canarias), así como en los cuerpos municipales y locales. En total, unos 200.000 agentes varones.

    Precisamente son ellos los que mejor conocen que se incumple de forma sistemática la aplicación del Protocolo de Actuación de la Comisión Nacional de Coordinación de la Policía Judicial y la Norma Técnica de 2008 del Ministerio del Interior que regula la actuación de la Guardia Civil en estos casos.

    Actuall se ha puesto en contacto con algunos agentes de la autoridad que, además de conocer las dificultades en la aplicación de estas normas, han sido detenidos por denuncias que finalmente quedaron archivadas o sobreseídas.

    Todos denuncian ser detenidos sin que se cumpliera una mínima actuación investigatoria, amén de salir absueltos a posteriori.

    Sus nombres y sus caras han sido ocultados por motivos de seguridad. Sus voces, distorsionadas. Pero sus testimonios resultan elocuentes.

    Detenido por «insultos» de tres años antes de la denuncia

    El primero de los testimonios que ofrece Actuall es el de un policía que trabaja en una de las principales ciudades españolas. Fue denunciado por la madre de su hija.

    Dos años después de terminar su convivencia y cumplir con normalidad un convenio de relaciones paternofiliales, fue denunciado por violencia de género (insultos), detenido y absuelto el mismo día. 

    Desde entonces no han dejado de lloverle demandas por asuntos relacionados con la hija de ambos y su carrera profesional se ha visto muy perjudicada.

    La madre de la menor está asistida por Yolanda Corchado, una de las abogadas más relevantes en el esquema de organizaciones que se benefician de los miles de millones de subvenciones provenientes de la Unión Europea relacionados con los malos tratos.

    Este agente reconoce que su caso era «su palabra contra la mía» y que, por tanto, es difícil hacer averiguaciones aunque subraya que «nunca se hace en este tipo de delitos».

    Esta es su historia:

    ¿Cuántas veces le han denunciado por violencia de género?

    La madre de mi hija me denunció una vez por estos temas, por violencia de género.

    ¿Qué tipo de denuncia fue?

    Me denunciaba principalmente por tres cosas que habían ocurrido tres años antes de interponerla y básicamente se trataba de insultos.

    Por eso me vi implicado en esta historia, me detuvieron, tuve que ir al juzgado en un juicio rápido y salí absuelto el mismo día.

    Hubo que esperar a que pasara el plazo correspondiente para que fuera sentencia firme y a partir de ahí me ha llovido una serie de demandas para intentar modificar todo el tema del convenio de relaciones paternofiliales.

    Ella ha intentado modificar todos los puntos del convenio a base de sentencias y quitarme la patria potestad que tenemos compartida. Gracias a Dios no lo ha conseguido.

    «Me dijeron que me tenía que presentar en las dependencias policiales o que si no mandaban un vehículo patrulla los compañeros de Policía Nacional»

    ¿Se realizó alguna pesquisa o averiguación previa a su detención?

    Absolutamente ninguna. Ella interpuso la demanda, al día siguiente me llamaron, me dijeron que me tenía que presentar en las dependencias policiales o que si no mandaban un vehículo patrulla los compañeros de Policía Nacional; y me fui para allá.

    Una vez que estaba allí procedieron a la detención, me leyeron todos los derechos y me dieron cita para el juicio rápido.

    Pero en ningún momento hicieron ningún tipo de averiguación ni de pesquisa, entre otras cosas porque en mi caso concreto era imposible que pudieran hacer nada y nunca se hace además en este tipo de delitos.

    En mi caso concreto era su palabra contra la mía y no había más.

    «El protocolo no se cumple a rajatabla como dice la ley que hay que hacer, porque es muy delicado»

    ¿Cree que se cumplen los protocolos de actuación policial en estos casos?

    El protocolo no se cumple a rajatabla como dice la ley que hay que hacer, porque es muy delicado. Al final lo que hace cada compañero es utilizar el sentido común…

    Que es el menos común de los sentidos…

    Entonces cada uno actúa de una manera diferente dependiendo de la situación. Cuando llegas y te encuentras una persona que ha sido agredida, primero le preguntas si quiere asistencia médica y luego le informas de que va a tener que venir a Comisaría denunciar los hechos.

    Pero hay muchas veces que cuando llegan a comisaría cambian la versión y al final te ves tú perjudicado como policía porque tienes un hombre detenido por unos supuestos malos tratos y una mujer que se arrepiente de haber ido a comisaría.

    Y encima terminas tú como denunciado. Al final tienes que tenerlo muy muy claro y con unas lesiones evidentes para llevarte al agresor detenido. Si no, en principio no actúas.

    Protocolo como tal, existe, pero es muy difícil de cumplir porque luego le policía es el que se ve perjudicado. Es el que tiene que tomar la decisión y el que tiene que hacer de policía, de juez, de abogado, de fiscal en tres minutos. Y claro, es muy complicado.

    «Si te llevas a un hombre detenido sin haber una denuncia de por medio y sin que esa mujer te manifieste la verdad, tienes un problema delante del juez»

    ¿Cómo es la actuación policial cuando la mujer denuncia en una comisaría?

    Cuando la mujer se presenta en comisaría a denunciar unos hechos de malos tratos automáticamente se le recoge la denuncia y se le da toda la serie de posibilidades que hay.

    Se envía un patrulla a buscar a esa persona [denunciado] a su puesto de trabajo,  a su domicilio o donde esté para llevarlo a comisaría y que quede detenido. Al día siguiente, o a los dos días, se va a tener que presentar en el juzgado.

    ¿Y cuando es un aviso mientras el policía se encuentra patrullando?

    La intervención es algo diferente porque ahí valoras directamente en el momento. Hay veces que llegas y a lo mejor te dicen pues que simplemente ha habido una discrepancia matrimonial, pero que no han llegado a las manos y que no ha habido nada… Te marchas del lugar.

    Pero siempre te quedas con la incertidumbre de qué puede pasar, si dentro de media hora eso ha ido a más y hay un fallecimiento… si hay una agresión que provoca la muerte, el responsable eres tú. Entonces dejas a esa mujer indefensa.

    Pero si te llevas a ese hombre detenido sin haber una denuncia de por medio y sin que esa mujer te manifieste lo que ha ocurrido de verdad, el problema también lo tienes delante del juez.

    Te estás llevando a una persona sin hacer ningún tipo de averiguación, sólo por manifestaciones de otra persona, de la mujer, que no se ha presentado en comisaría a formularlas como hay que hacerlo.

    Siempre, de cara a los policías, para estar perfectamente cubiertos lo que necesitamos es la denuncia de la mujer. Que luego en el juzgado dice que se arrepiente, pues ese ya es su problema, pero nosotros tenemos que tomar una decisión en cinco o diez minutos.

    «Los compañeros te dan de lado, te miran de otra manera totalmente diferente, los mandos también, se nota que la gente te rehúye»

    Cuando se encuentra en esa situación ¿qué es lo principal? 

    Sobre todo solucionar ese problema que es grave. Porque cuando alguien está en una situación violenta en un domicilio y hay ninos de por medio, el policía tiene que solucionar eso como sea. Si se va de allí sin solucionarlo, si ocurre algo… el responsable es el policía.

    El juez de guardia que haya automáticamente lo primero que va a hacer es sacarte de la cama y decirte que te presentes a ver qué ha ocurrido.

    ¿Cuáles han sido las consecuencias de su detención en su entorno laboral?

    Las consecuencias han sido muy malas y cinco años después todavía las sigo sufriendo. Los compañeros te dan de lado, te miran de otra manera totalmente diferente, los mandos también, se nota que la gente te rehúye.

    Si hubiera sido condenado, Asuntos Internos me habría sancionado como mínimo de uno a tres años de empleo y sueldo. Me habría quedado en la miseria económica y sin poder hacer frente a todos los gastos y a la manutención de mi hija que es lo más importante.

    Con esta primera demanda lo que intentó ella sobre todo fue destrozarme a nivel profesional y humano.

    En la familia ha afectado muchísimo porque esto afecta a todo el mundo: a mis padres, a mis hermanas, incluso en la relación con mi hija, que es muy buena, pero claro, se ha tambaleado porque uno está inestable emocionalmente.

    «No denuncio a la madre de mi hija porque no puedo denunciarla. Es el único delito en el que la persona demandada no tiene la presunción de inocencia»

    ¿Por qué decide no denunciar por falsa acusación al salir absuelto?

    No denuncio a la madre de mi hija porque no puedo denunciarla. Es el único delito en el que la persona demandada no tiene la presunción de inocencia. Es decir, no tengo forma de probar que lo que ella está diciendo es mentira. Entonces, no da lugar a la denuncia.

    ¿Es lo que le aconsejó el abogado?

    El abogado me aconsejó que no lo hiciera porque ella decía que yo le había dicho una serie de cosas hace tres o cuatro años, pero claro, es su palabra contra la mía y la mía contra la suya. Yo no puedo demostrar eso.

    En cualquier delito del Código Penal la persona denunciada tiene la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario. Aquí es al revés. Aquí tienes tú que demostrar que lo que está diciendo la persona que te ha denunciado es falso. No había forma ni camino de interponer denuncia.

    ¿Por qué cree que llegó la denuncia después de dos años sin problemas con un convenio de relaciones paternofiliales? 

    Las abogadas que ella se buscó, son unas abogadas que han estado imputadas por denuncias falsas hacia los hombres. Yolanda Corchado es la letrada que llevó el juicio por la denuncia de violencia de género.

    Seguramente también el tema de la nueva pareja de ella. El convenio que teníamos seguramente no se ajustaba a las necesidades que ella tuviera con esta nueva pareja.

    Ha sido un cúmulo de estas dos circunstancias. Pero sobre todo, la mujer esta que se buscó de abogada es una persona que encima cobra subvenciones del Estado para defender a mujeres maltratadas. Pero claro, mujeres verdaderamente maltratadas, no este tipo de casos que lo único que hacen es intentar hundir a los hombres a base de denuncias falsas.

     

    También te puede interesar: 

    Ley de Violencia de Género / Alud de querellas por detenciones ilegales de varones

    Comentarios

    Comentarios

    Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".