Monseñor Matti: “Si Macron supiera qué significa su nombre, no atacaría a los cristianos de Siria”

Charlamos con monseñor Nikolaus Matti, arzobispo vicario patriarcal de la Iglesia Siriaca Ortodoxa, sobre la actualidad de Siria y de las comunidades cristianas de Oriente Medio, hoy esparcidas por todo el mundo tras años de guerras regionales y persecución religiosa.

0
2156

Monseñor Nicolás Matti Abd Alahad es un hombre tranquilo de mirada serena y sonrisa dibujada que deja entrever que es una persona extrovertida a la que le gusta hablar largo y tendido con total sinceridad.

Matti nació cerca del río Tigris. Ha vivido en Grecia, en el Líbano, en Argentina –donde aprendió el idioma- y ahora es el encargado de la comunidad cristiana siria en España con el título de arzobispo vicario patriarcal de la Iglesia Siriaca Ortodoxa.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En esta ocasión hemos querido en Actuall tratar con él el tema de la guerra de Siria y, con ello, la presencia (cada vez más escasa) del cristianismo en la región, cada vez más limitada por los continuos genocidios sufridos desde el principio del siglo XXI, especialmente el llevado a cabo por Daesh (Estado Islámico). Las respuestas las da sin prisa, seleccionando las palabras adecuadas para expresar los matices adecuados.

Usted nació en Siria. ¿En qué momento se sintió llamado para ser quien es hoy en día?

Nací en una ciudad a 12 kilómetros del río Tigris, se llama Malikiya, en Mesopotamia en una familia muy humilde que ama su vida cristiana y sufrió mucho para serlo antes y ahora. La región es la tierra de nuestros antepasados, la tierra de la generosidad, la tierra de la bendición de Dios donde empezó todo.

Cuando éramos pequeños siempre estuvimos en la iglesia, en centros de educación eclesiástica, catequesis, etc. y así se metió la semilla de la fe en nuestros corazones y comenzó a crecer.

En 1984 fui al monasterio y allí estudié teología general, la Biblia, historia de los Padres Orientales, etc.; en 1990 terminé mis estudios y me gradué como diplomado en el Colegio Teológico de San Efrén; en 1991 fue mi ordenación como monje; en 1992 me mandó el Patriarca a Grecia para continuar mis estudios y allí estudié cinco años, graduándome Teología Pastoral. Me nombra el Patriarca en 1997 como el rector de nuestro Colegio Teológico en Damasco hasta 2004, cuando me envía a Argentina para preparar esa diócesis y en 2005 me nombra como arzobispo metropolitano vicario patriarcal para toda Argentina. Trabajé allí 10 años.

Cuando empezó la guerra vi que era para largo y que nuestros feligreses ya estaban derramados por toda Europa, en concreto en España. Como conozco el idioma español pedí que me cambiaran a este país y me nombró como arzobispo metropolitano vicario patriarcal en toda España para trabajar con los hermanos refugiados.

¿En qué estado se encuentra su comunidad de sirios cristianos? ¿Dónde hay mayor número de ellos?

El cristianismo se expandió por primera vez en Antioquía, donde fueron los discípulos. Ahí fundó San Pedro su primera sede y, según la tradición de nuestra Iglesia, allí estuvieron los primeros cristianos y los arameos que son antepasados nuestros.

Se sabe que a lo largo de la Historia ha habido muchos genocidios. Durante el imperio romano fueron diez grandes genocidios hasta el siglo IV cuando se convirtió el imperio al cristianismo con Constantino en 312. Allí empezaron a respirar un poco pero no fueron tan libres y tan cómodos en esta zona de Oriente Medio. La Siria de hoy es una parte del Gran Siria de antaño. Sufrieron el Imperio Persa, sufrieron después el Imperio Otomano pero la fe siempre era más fuerte. Querían apagar el fuego del cristianismo pero la llama de la fe siempre estaba encendida.

“Hasta el día de hoy en Siria puedo asegurar que los que están debajo del ala del Estado sirio viven bien”

Desde allí empezaron a derramarse de la zona nuestros feligreses. Empezaron a irse a Iberoamérica (Brasil, Argentina, Bolivia, Venezuela…) y llevan casi más de 100 años allí.

Con la Turquía moderna y las guerras de Oriente Medio empezaron a irse a Australia, Europa, Estados Unidos, etc. sobre los años 60, pero fueron pocos. Algunos fueron para estudiar, otros para trabajar y ayudar a los familiares.

La primavera árabe fue la causa de que salieran todos los cristianos. En Irak fue antes, cuando mandó EEUU la democracia que fue tan buena que empezaron los radicales musulmanes a matar a los cristianos (sacerdotes, obispos). Ante este genocidio todo el mundo miraba para otro lado y nadie quería saber nada.

Después de todo esto nació el Daesh, que no es algo nuevo aunque se cambie el nombre (la ideología permanece desde que nació el radicalismo de wahabitas, salafistas, etc.). Ahora hay grupos armados de esa ideología en Siria e Irak aunque antes allí vivían en paz, tenían sus valores y derechos como patriotas y el orgullo de haber hecho algo en sus países. Hasta el día de hoy en Siria puedo asegurar que los que están debajo del ala del Estado sirio viven bien.

¿Cómo era la comunidad cristiana en Siria antes de la guerra?

Éramos el 11 por ciento pero ahora no hay un número exacto porque se han ido muchísimos. Puede llegar al 4 por ciento o menos, pero no puedo decirlo exactamente.

Con Assad vivían en paz.

Totalmente, y siguen viviendo en paz. El tema es que Occidente no da una visión clara para que se sepa qué está pasando. Los medios están vendiendo lo que quieren, no es todo verdad lo que están diciendo. No estoy defendiendo a nadie pero me siento mal cuando escucho estas cosas, como que los seres humanos no somos nada.

El presidente de Siria, Bashar al-Assad (drch.), visitó la ciudad cristiana de Maalula.
El presidente de Siria, Bashar al-Assad (derecha), visitó la ciudad cristiana de Maalula.

Están tomando el pelo a la gente y pensando que somos tan necios que no entendemos nada. Hay razones en la vida que no son fáciles de entender para el ojo humano. En el siglo XXI, y con la tecnología que hay, uno debe ser más prudente y más despierto para saber la verdad.

Sobre manipulación informativa tengo la sensación de que Occidente tiende a ponerse una venda en los ojos para no saber lo que pasa y seguir viviendo en una burbuja. ¿Qué opina usted?

Me acuerdo de otro supuesto ataque químico hace unos años. Puro teatro. Yo me enfadé mucho cuando en las noticias nos decían que el gobierno de Assad bombardeaba niños. ¿Cómo era eso posible? Pero cuando empecé a investigar más, conocí que atacaron en tres lugares y resultó que las víctimas del supuesto ataque químico fueron los mismos actores. Todo el mundo vio que era mentira pero atacaron Siria igualmente… Pasó lo mismo en Irak hace más de 13 años cuando dijeron que había armas de destrucción masiva y hasta el día de hoy no se han encontrado. Es como cuando uno envidia a otro y pones cualquier excusa para atacarlo, así fue esto último.

Con el tema del ataque químico de Guta pasó algo semejante. Cuando ya sabíamos que el Ejército iba a ganar en esa ciudad, nadie dijo que esos rebeldes también estaban atacando Damasco.

Nuestros obispos que viven en Siria dicen que, antes de ese ataque falso químico, llovían misiles sobre Damasco y murieron muchísimos cristianos pero a nadie le importaba en las noticias. ¿Por qué en Occidente no se habló nada? ¿Por qué no quieren hacer nada al menos para los cristianos? ¿Es que la sangre del cristiano de Oriente Medio no sirve para nada?

Pareciera que de lo que se trata es de eliminar el cristianismo de Oriente Medio y dejar un rastro de radicalismo como usted ha mencionado antes…

De motivos políticos no estoy tan informado. Me gusta razonar las cosas, conocer la verdad, nada más. ¿Qué hay en Siria? ¿Qué hizo?

Primero, cuando empezamos a hablar has dicho ‘conflicto’ y no hay que caer en ese pozo porque no existe un conflicto. Es un ataque extranjero: de 180 países entraron rebeldes a Siria. Tampoco podemos decir guerra civil. Es una guerra internacional contra Siria y a día de hoy ya vemos la verdad. ¿Ahora quién ataca? Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Ya se quitaron la máscara para decir que esos fueron sus manos (Daesh) y ahora son ellos los que iban a atacar.

“No estamos contra nadie, como cristianos queremos vivir en paz, queremos encontrar la paz interior, la paz de la vida, la verdad”

Mandé un mensaje al presidente de Francia, un presidente joven pero sin experiencia como político o como cristiano. Si supiese lo que significa su nombre (Emmanuel-Dios es con nosotros) no atacaría a los cristianos Siria. Empezó a llorar por los rebeldes que están atacando a los cristianos y no preguntó por los dos obispos secuestrados hace cinco años. No preguntó por los sacerdotes secuestrados y sacrificados por las manos que ellos defienden en Siria frente al Ejército sirio y eso que Francia siempre dijo que ayudaba a los cristianos.

Occidente tiene que abrir los ojos. ¿Para tapar sus problemas anteriores están atacando otros países que están viviendo en paz? Esa es la pregunta, si Occidente quiere abrir los ojos o no.

¿Ha podido visitar Siria de nuevo?

Claro. Durante la guerra la última vez fue en 2016.

¿Y qué sintió?

Lloré. He ido en 2011, 2012, 2013, 2014… pero unos días tan solo. Después me iba y salía al Líbano por trabajo. La última vez fui tres días nada más y, como hacía más de seis años desde 2010 que no había visto a mi familia, viajé con mucho peligro para llegar a ver a mis padres. La vida está en las manos de Dios pero quería verles. En Siria vivimos el día a día, con el pan de cada día como el Padre Nuestro. Uno no sabe, igual sale de casa y nunca vuelve.

Me dolió de corazón ver la diferencia con lo que era Siria antes de la guerra, un país tan pacífico y autosuficiente. No había uno que dijera que era cristiano, otro sunita, otro alauita… nada. Siria es un mosaico. Los españoles que conocen Siria lloran, porque saben qué es.

A día de hoy, Siria está en peligro de caer en manos de los rebeldes y de la ideología que metieron en la cabeza de los jóvenes. Occidente dice que quiere terminar con el terrorismo del mundo y Siria tiene la experiencia de cómo lo hacen, pero seguro que no pasa por apoyar el terrorismo. El terrorismo es ideología.

Esto quizás piensen ustedes que está solo en la cabeza de los musulmanes. No. Está en nuestras casas, en la cabeza nuestros hijos, en las películas violentas que vemos todos los días, en los videojuegos… todo es violento. Es una ideología de cómo matar.

Con esta ideología muchos europeos fueron a Siria a combatir. Estaban jugando cazando gente sin saber por qué… solo para jugar, realmente. Esto lo vemos de vez en cuando como por ejemplo en Estados Unidos cuando un chaval sale y mata a todos sus compañeros. Tenemos que educar a nuestros hijos bien, tenemos que abrir los ojos de la verdad. No estamos contra nadie, como cristianos queremos vivir en paz, queremos encontrar la paz interior, la paz de la vida, la verdad. Nunca la veremos si no abrimos bien nuestros ojos y nuestros corazones para que venga el señor a ayudarnos.

Hablando religiosamente, en la batalla entre el bien y el mal, ¿puede estar ganando el mal?

Si te doy un vaso de agua, lleno a la mitad, ¿qué vas a decirme? Si eres un hombre negativo, lo veras medio vacío, si eres positivo, vas a decir que está medio lleno. La vida es así.

Al menos 652 niños murieron en 2016 en Siria / EFE.
Al menos 652 niños murieron en 2016 en Siria / EFE.

Nuestra guerra no es con carne y huesos, nuestro enemigo está andando en las calles como un león para comerse a cualquiera. Tenemos tres enemigos como cristianos: el diablo, el pecado y la muerte. A la muerte ya la venció Cristo con su resurrección, el pecado lo borró, el diablo está apresado. No puede hacer nada, nuestros Padres Orientales han dicho que el diablo es como un perro atado, tiene su límite para llegar al hombre. Si nosotros no nos acercamos hasta su límite, no puede hacer nada pero nosotros nos metemos en su límite y le dejamos que haga lo que quiera. Con nosotros puede ladrar pero no puede hacer nada mientras estamos lejos. La maldad no existe cuando el Señor, Sol de la vida, está con nosotros. Toda la oscuridad se va con la llama de una vela. Así es la maldad.

En Siria siguen estando protegidos por Al Assad pero en regiones como la Llanura del Nínive han desaparecido a pesar de la presencia durante 2.000 años. Algunas informaciones señalan que poco a poco están volviendo. ¿Cree usted que esas comunidades podrán recuperarse?

Hemos perdido todo en Nínive y en Mosul. Nuestras iglesias, monasterios… Conozco Mosul muy bien y nuestras iglesias también.

Las cosas materiales se recuperan porque son materiales, no hay problema, pero la civilización que hemos perdido, las cosas antiguas que se han destrozado… eso ya no tiene remedio. ¿Cómo vamos a recuperar la cabeza o el cerebro de la gente que desde hace años, desde 2003 hasta el día de hoy, está viviendo rodeados de muerte?

A los niños, ¿cómo vas a darles educación para cambiar? Ni 50 años… Según los psicólogos esas son las cifras… Imagínese. Un niño con cinco años cuando empezó la guerra, hoy tiene 18 años y todos los días de toda su vida desde que entendió el mundo ha visto miseria y destrucción. Para un hombre así, matar a otro hombre es como matar un pájaro.

Ya hoy a esa zona volvieron algunos cristianos y recuperaron sus casas e iglesias pero estamos hablando de miles de familias que han salido de Mosul y han perdido todo totalmente. Y si vuelven, será sin nada.

En su voz se aprecia resignación.

Es un genocidio contra los cristianos de Oriente Medio y esto hay que decirlo siempre para que nuestros hermanos cristianos católicos de Occidente recuerden las palabras de su Santidad Juan Pablo II: “El cristianismo tiene dos pulmones, uno en Oriente y otro en Occidente, y si enferma uno, enferma el otro.”

¿Qué intereses ve usted detrás de todo esto?

Si leemos la Historia, esta zona (el Gran Siria) siempre fue un lugar de guerra, no porque ese lugar hiciera guerra, sino porque los demás atacaban porque tiene de todo. No necesita nada de afuera.

Ya ahora es muy claro lo que está pasando y Estados Unidos habla claramente. El que alimenta la guerra es Arabia Saudí y los países aliados que tienen petróleo. Como han descubierto gas en la costa de Palestina, de Siria y del Líbano… eso es otra razón.

“¿De qué democracia estamos hablando? Si lo que está haciendo Daesh (cortar manos y cabezas, etc.) son las leyes de Arabia Saudí”

Los agresores están buscando el poder para dirigir el mundo y ya sabemos que Arabia Saudí no tiene lamentablemente los hábitos de Occidente. Ahora los saudíes dicen que buscan la libertad de Siria, la democracia, etc. Pero es que cuando nosotros vivíamos en democracia y en libertad, ellos vivían todavía en camellos y carpas. Ahora, solo por la presión de Estados Unidos, aceptaron que la mujer condujera… ¿De qué democracia estamos hablando? Si lo que está haciendo Daesh (cortar manos y cabezas, etc.) son las leyes de Arabia Saudí. Daesh viste de negro y en Arabia Saudí de blanco, todo lo demás es lo mismo. Al que roban, le cortan la mano, si creen que una mujer es adúltera la matan con piedras…

A día de hoy, en Arabia si encuentran contigo droga es una pena concreta, pero hay también penas si encuentran contigo una Biblia o un Evangelio. ¿Es esa la libertad que están vendiendo? ¿De verdad es esto lo que está escuchando Occidente? Estados Unidos está haciendo únicamente su negocio.

¿Qué mensaje lanzaría a Occidente en favor de Siria?

Rezo todos los días para que Dios abra los ojos a la gente, saque la cáscara que está tapando la conciencia de Occidente. No solo es rezar, sino saber de qué manera y cómo donar y a quién donamos y cómo tenemos que hacerlo. Lamentablemente han mandado ropas, por ejemplo, y vemos que las ropas se venden y no son donaciones aunque la gente dé. Muchas ONG la venden. Mandan dinero y no llega nada, medicinas y no llega nada, lo sabemos bien.

Tenemos que acoger a nuestros hermanos cristianos porque tienen que saber que un cristiano no va a dañar a nadie y no va a matar a nadie porque tiene la paz interior. Por eso salió de la zona de la guerra buscando la paz exterior.

Hermanos en Cristo, tenemos que tener la paz interior también nosotros para que podamos rezar para nuestros hermanos en Oriente. Si un miembro del cuerpo sufre, todo el cuerpo sufre, como dice Juan Pablo II. Todos somos miembros, no hay diferencias a ojos de Dios entre ortodoxos y católicos, somos cristianos.

También te puede interesar:

Caballeros de Colón envía más de 1 millón de dólares a cristianos de Siria e Irak por Pascua

Comentarios

Comentarios